suscríbete al boletín diario

Editorial

Nepotismo, ¿dónde?

“Queremos decirle sí al mérito, al compromiso y a la responsabilidad en la función pública”, fue una de las frases del presidente aquella jornada, mientras a su espalda aparecía el ministro del Interior, su primo.


 Por La Tribuna

26-07-2018_20-16-151__1

Tensa fue la espera para por fin conocer al nombre de quien será el nuevo gobernador de la provincia de Biobío. Nombres existían muchos y es que cada partido del oficialismo aportó con quienes a su criterio reunían los requisitos para poder ejercer el cargo.

Nombres de peso político hubo muchos, pero para sorpresa de la comunidad y de quienes gustan de la política el elegido no cuenta con un currículum, que normalmente sería el ad hoc al puesto.

Con 29 años, Vladimir Fica Espinoza se transforma en uno de los gobernadores más jóvenes.

Pese a ello, la polémica ya está instalada. En el gobierno, desde un principio se criticó las actitudes de nepotismo del mandato de Michelle Bachelet, donde uno de los casos más bullados fue el de Caval, donde precisamente se vio involucrado Sebastián Dávalos, hijo de la Presidenta.

Para no caer en el mismo error, desde el gobierno de Sebastián Piñera intentaron impulsar desde el primer día una Ley anti nepotismo, lo más recordado fue el impasse de Felipe Kast en una entrevista con Constanza Santa María, donde hablaba de ello y fue cuestionado por la periodista, quien le refutó “este gobierno ya está partiendo mal entonces, porque tenemos al ministro del Interior que es primo del Presidente, lo que ya pasó en su primer gobierno, tenemos además dos hijos del propio ministro del Interior que van a trabajar en  gobierno, por nombrar algunos casos, más una hija de Piñera que trabaja con él”, a lo que Kast sólo se limitó a decir que por ser el Presidente, habían una excepción a lo que pretendían impulsar.

El nombramiento de Fica llama la atención considerando precisamente lo anterior.

Los méritos políticos, no son precisamente lo que lo ha llevado al mando de la provincia de Biobío y lo llamativo es que se trata del hijo homónimo del alcalde de Laja.

El pasado 5 de junio, Sebastián Piñera firmó el proyecto de Ley antinepotismo. “Queremos decirle sí al mérito, al compromiso y a la responsabilidad en la función pública”, fue una de las frases del Presidente aquella jornada, mientras a su espalda aparecía el ministro del Interior, su primo.

Cuando se criticó el gobierno pasado por cometer este mismo tipo de hechos, es irónico que, con una ley de por medio, desde el oficialismo sigan en esa misma línea.

Si bien, la ley no aplica por no ser la máxima autoridad lajina la que nombra al gobernador, sí queda en claro que de una u otra forma, el nombre pesó.

Y lo que queda más a discreción de lo ético es que los Fica deberán trabajar en conjunto para velar por ciertos aspectos, considerando que debe haber un buen contacto entre los alcaldes de las distintas comunas y el gobernador de turno.

Más allá de la polémica, esto deja en evidencia que las decisiones, parecieran ser tomadas de forma apresurada y no con la tranquilidad que esto requiere. El fuego, pareciera estar siendo apagado con bencina.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes