jueves 22 de agosto, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Editorial

¿Y la calidad del aire?

 La comunidad también debe tener conciencia del problema que se está generando. Los habitantes juegan un rol realmente relevante y su respeto por el medio ambiente y la comunidad también serán clave para mejorar la calidad del aire en Los Ángeles. Pero con mayor información y educación de la autoridad sanitaria, todo sería mejor.


 Por LESLIA JORQUERA

20-06-2018_19-24-161__1

Como ha sido ya tradicional, la autoridad sanitaria respecto al trabajo que se realiza para mantener informada a la comunidad sobre las alertas o emergencias ambientales, sigue estando al debe. Su comunicación con la ciudadanía debe ser lo más importante, pero lamentablemente, pareciera no ser de interés.

Los medios de comunicación, afortunadamente, recibimos diariamente el índice de calidad del aire en un apoyo de la Seremi de Salud desde su oficina en Concepción, pero poco vemos realmente que se promueva una política social responsable respecto a la descontaminación. La autoridad sanitaria a nivel provincial, año tras año, sigue con el mismo comportamiento.

Es más, en cifras de la propia repartición, entre el 10 de mayo y el 5 de junio, se fiscalizan sólo 10 casas al día, un número muy bajo en consideración con el gran problema que se está viviendo durante las tardes.

Difícilmente se podrá hacer una labor inspectiva relevante con esa baja cifra de viviendas revisadas, porque de acuerdo al último censo, existen 74.936 viviendas en la ciudad de Los Ángeles.

Pero como todo no es sólo criticar, en La Tribuna queremos plantear algunas sugerencias que permitan ser un aporte para mejorar los canales de comunicación.

La entidad debe hacer reportes semanales de su trabajo para que de esa manera, la comunidad esté enterada de la labor activa que se puede estar generando y de esa manera también se cree conciencia al respecto.

Por otro lado, se deben intensificar las campañas publicitarias en medios de comunicación, radios, diarios, redes sociales y cualquier otra plataforma, que les permita llegar con el mensaje a todos los rincones de la ciudad, no sólo para informar las medidas restrictivas, sino también para educar a la población en relación a la contaminación ambiental y la forma en que la pueden reducir. De eso, no hay nada.

De la misma manera, se podría por ejemplo instalar semáforos o utilizar las pantallas led de la ciudad, para informar de las alertas y emergencias, y anunciarlas con especial atención en las horas de mayor tráfico, para que así se logre masificar lo más posible el mensaje.

Y por último, lo más importante, fiscalizar a los vendedores de leña, que como ya sabemos, muchos la obtienen por medios irregulares, la venden húmeda y no tienen los permisos. Ellos son el inicio del problema, junto con la sociedad.

Aumentar las fiscalizaciones de 10 a 30 casas, por lo menos, sería también un desafío importante para que la gente pueda tener mayor responsabilidad.

Finalmente, la comunidad también debe tener conciencia del problema que se está generando. Los habitantes juegan un rol realmente relevante y su respeto por el medio ambiente y la comunidad también serán clave para mejorar la calidad del aire de Los Ángeles. Pero con mayor información y educación de la autoridad sanitaria, todo sería mejor.


  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes