suscríbete al boletín diario

Editorial

Tiempos de cambio

Claramente, estamos viviendo tiempos difíciles, pero que apuntan, sin lugar a dudas, a tener una sociedad mejor, donde se respeten las instituciones, las personas y desde ahí, desarrollar un cambio cultural, que va, aparentemente, por buen camino. Sólo, no hay que exagerar las formas de hacerlo.


 Por La Tribuna

21-05-2018_19-33-441__1

Durante los últimos meses, en la sociedad chilena se ha instalado una serie de temas que son de gran relevancia para desarrollarnos mirando al futuro.

Desde la instalación del actual gobierno, los movimientos sociales -incluso a nivel religioso- han dado qué hablar, anhelando cambios para que los errores, las equivocaciones y los delitos no se repitan.

Por ejemplo, hoy, a nivel gubernamental, el debate ha estado centrado en el nepotismo, comportamiento que se ha llevado a cabo prácticamente desde que Chile es Chile, pero que hoy es mal visto y no es aceptado que un integrante del gobierno use sus influencias para que sus hermanos, primos u otros parientes sean ingresados a ocupar cargos en organismos del Estado, ganando altas sumas de dinero.

Se habla de una legislación al respecto, hecho que, sin lugar a dudas, marcará un antes y un después en la forma de hacer política.

Lo mismo cabe señalar respecto al debate que se ha centrado en los llamados “cargos de confianza”, pero que no están estipulados en la ley. Hoy, el asunto del nepotismo es un tema que los parlamentarios no deben obviar, ya que no se puede ensuciar el trabajo de los funcionarios públicos por los operadores políticos.

A nivel social, se puede criticar la forma en que se está protestando y hay un debate sobre si hay excesos en la manera en que se instala la discusión, pero las mujeres están exigiendo mayor respeto, dignidad y que no sean degradadas en las aulas de los colegios y universidades.

Lo que sí, las familias, los colegas en las oficinas y otros, están conversando y evaluando un cambio cultural respecto al trato que han tenido las mujeres durante la historia.

Así mismo, a nivel religioso, el papa Francisco ha dado una señal que se estaba esperando hace décadas en Chile. Atrás quedará esa sensación de encubrimiento respecto a casos de abuso sexual. Se pretende cambiar la forma en que se ha dirigido la Iglesia Católica en el país, apuntando a transparentar los hechos, hablar de los errores, pedir perdón y reconstruir las confianzas, que es lo más importante.

Claramente, estamos viviendo tiempos difíciles, pero que apuntan, sin lugar a dudas, a tener una sociedad mejor, donde se respeten las instituciones, las personas y desde ahí desarrollar un cambio cultural, que va, aparentemente, por buen camino. Sólo, no hay que exagerar las formas de hacerlo.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes