suscríbete al boletín diario

Editorial

A preparar el tendido eléctrico

Si lo hacemos juntos, entre la comunidad y los privados, no sólo cumpliremos con la ley, sino que aportaremos a la calidad de vida de todo el territorio.


 Por La Tribuna

16-05-2018_17-53-121__1

El invierno está a poco más de un mes de instalarse en pleno y como cada año, los cortes de electricidad producto del viento, caída de árboles y otros, están latentes para todos los habitantes de la provincia de Biobío.

Aún estamos a tiempo de poder generar un mecanismo de prevención que permita abordar las emergencias con la rapidez que se requiere y para ello, la acción de las empresas y las personas es clave.

 

En los sectores rurales, las empresas forestales han realizado un gran trabajo para respetar la faja que exige la ley y así evitar accidentes eléctricos.

 

La comunidad debe tener esto bien claro, por su bien y el de sus propios vecinos: De acuerdo a lo establecido en la norma, los árboles que están en la proximidad de líneas aéreas en conductor desnudo, deben ser derribados o bien podados suficientemente para no exponer esas líneas a un peligro.

 

Se da mucho que por la tozudez de los propietarios, en reiteradas ocasiones no quieren perder un árbol que está generando riesgo a la población, ya sea por la sombra que da en el verano o por cualquier otra razón. Sin embargo, llegada la época invernal, estas ramas terminan cortando los cables. Esto no puede ser.

 

Las empresas eléctricas y forestales han estado dispuestas a generar mayor seguridad al tendido eléctrico. Hay un trabajo permanente y necesario. Sólo en caso de las empresas contratistas que realizan los trabajos, a veces falta una mayor prolijidad para la poda o para retirar de la faja de seguridad, las ramas o árboles que generan peligro. 

 

Sin un verdadero trabajo comunitario, no sirve de nada el esfuerzo público y privado.

 

Ante esto, se requiere que las juntas de vecinos de las 14 comunas de la provincia de Biobío, contribuyan a detectar los puntos de riesgos, para informarlo a las autoridades.

 

El invierno está cada vez más cerca y la electricidad es clave para el funcionamiento de las ciudades e incluso para las personas electrodependientes, que necesitan de la continuidad del servicio para vivir.

 

No le dejemos todo el trabajo a las autoridades. Como vecinos también debemos hacer esfuerzos para aportar al bien común de la sociedad y en el caso del servicio eléctrico hay mucho por hacer.

 

Esperamos que las empresas eléctricas tengan todo dispuesto para los meses que se avecinan y así podamos dejar atrás aquellas largas jornadas o días sin servicio que han tenido que vivir algunas familias de nuestra zona.

 

Si lo hacemos juntos, entre la comunidad y los privados, no sólo cumpliremos con la ley, sino que aportaremos a la calidad de vida de todo el territorio.

 

 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes