domingo 25 de agosto, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Editorial

Día mundial de la justicia social

Chile tiene grandes desafíos estructurales en cuanto a alcanzar la dignidad para todas las personas. Aunque es la sociedad y el propio individuo chileno quien tiene también una gran responsabilidad de mirar con dignidad a sus semejantes y comportarse con todos por igual.


 Por LESLIA JORQUERA

19-02-2018_20-36-371__1editorial.gif

Nuestro país sabe mucho de injusticias. También como sociedad mundial hemos sido testigos de grandes infamias contra la humanidad, ya sean perpetradas en actos de guerra, en pos de establecer una determinada ideología, o incluso en nombre de Dios.

En nuestra historia moderna y contemporánea, la región latinoamericana potenció su carácter desigual y con ello se pasan por alto grandes atentados contra la dignidad de las personas.

Prueba de ello es el descontrol criminal en países como México o Venezuela, quienes ya sea por mafias civiles o de Gobierno, han caído en esa situación.

Sin embargo también en Chile podemos identificar la injusticia social, en la cara de desesperanza de un pobre que espera por atención en algún servicio público, o en la frustración de un estudioso adolecente que descubre que las oportunidades no son para él, y que aún en esta era el nacimiento lo puede ser todo.

El mundo de hoy proclama la abundancia y subestima el agotamiento de los recursos naturales. En el ambiente también puede verse la injusticia social estructural, tan sólo tomando en cuenta que los países que más emiten contaminantes no son precisamente los que más sufren sus consecuencias.

La ONU dice que la celebración del Día Mundial de la Justicia Social busca apoyar la labor de la comunidad internacional encaminada a erradicar la pobreza y promover el empleo pleno y el trabajo decente, la igualdad entre los sexos y el acceso al bienestar social y la justicia social para todos.

Apuntan a que es un principio fundamental para la convivencia pacífica y próspera, dentro los países y entre ellos. La búsqueda de la justicia social universal representa el núcleo del desarrollo y la dignidad humana.

Chile tiene grandes desafíos estructurales en cuanto a alcanzar la dignidad para todas las personas. Aunque es la sociedad y el propio individuo chileno quien tiene también una gran responsabilidad de mirar con dignidad a sus semejantes y comportarse con todos por igual.
Aristóteles, en su obra “Ética a nicomaquea”, sostiene que la virtud más necesaria de todas para la conservación del mundo es la virtud de la justicia, considerada como la suma de todas las virtudes, afirmando que es la virtud completa, por cuanto refiere a otras personas, pues es más difícil ejercer la virtud con los demás que solamente consigo mismo.

Asimismo, el francés Antoine de Saint-Exupery, autor de El Principito, afirmó que: “si queremos un mundo de paz y de justicia, hay que poner decididamente la inteligencia al servicio del amor”.


  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes