sábado 14 de diciembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Editorial

Biobío se merece equipos de trabajo de excelencia

Leyla Bascur Contreras. Periodista Diario La Tribuna


 Por LESLIA JORQUERA

16-02-2018_20-55-251__LeylaBascurContreras.

En toda empresa o institución el capital humano es uno de los recursos más complejos pero a la vez el más importante, sobre todo cuando se atraviesa por una crisis o un episodio poco afortunado. Por lo tanto, fortalecer y lograr una cohesión es un trabajo constante que parte de un liderazgo eficiente, ético y responsable; lo anterior refleja una empresa o institución, saludable para soportar cualquier tipo de dificultad.

Hoy se conoce como team building, y en español es ‘construcción de equipos’, una práctica que congrega  actividades tanto dentro como fuera del lugar de trabajo que tienen como objetivo desarrollar el espíritu de equipo y optimizar la comunicación (herramienta vital) entre todos los compañeros de labor. En general, toda institución o empresa destina algunas horas y capital para este trabajo que no se puede realizar una sola vez sino es parte de un programa. Si se realiza con convicción los resultados comienzan a notarse antes de un año.

Otras acciones como favorecer un ambiente de confianza, establecer el hábito de la cultura colaborativa y transmitir mentalidad constructiva también permiten a los trabajadores, empleados, profesionales, bandos medios e incluso a la misma gerencia o directivos alejarse del concepto de individuo y focalizar el de equipo a todos los niveles.

La capacidad de liderazgo es vital para una gestión estratégica optimizada de los equipos de trabajo, sean de 2 personas o más de 100.

Frente a esto, y de acuerdo a mi perspectiva local, es notoria la ausencia de buenos líderes en puestos importantes, y eso se refleja en la crisis que se proyecta fuera de las empresas o instituciones, que van en desmedro de su prestigio y además si son de orden público crean un ambiente de desorden o negatividad social.

Es más fácil adoptar hábitos constructivos como los mencionados anteriormente, que a la larga apuntan a mejorar como sociedad desarrollando conceptos como empatía solidaridad, valor y respeto que implementar prácticas abusivas, manipuladoras y amedrentamiento, respaldado en la oferta de un contrato, acciones legales e incluso repercusiones salariales.

A mi juicio un buen trato, básico, como el saludo diario por ejemplo, pone de manifiesto inmediatamente la intención de hacer un ambiente laboral saludable que da pie a la creación de un equipo de trabajo feliz. Tanto trabajadores como sus superiores están llamados a cuidar su actitud y generar acciones de comunicación virtuosas.

No es fácil implementar esto, partiendo por que los seres humanos son diferentes y reaccionan según la totalidad de estímulos del medio; sin embargo, cuando se tiene la oportunidad de ejercer un cargo o se obtiene una fuente laboral el punto de inflexión es “adaptarse positivamente” y eliminar el “trabajo bajo presión”.

Biobío se merece lo mejor; podríamos adoptar el desafío de ser conocidos como la provincia pionera en el país que ostenta la mayor cantidad de equipos de trabajo de excelencia y con esto no me refiero únicamente a los profesionales sino a todos aquellos que formamos parte del mundo laboral público y privado.

Leyla Bascur Contreras.

Periodista Diario La Tribuna

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes