martes 16 de julio, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Editorial

¿Qué es el amor?

Es posible enamorarse del trabajo. Amar lo que se hace. Hay quienes pueden amar escribir, hay también espacio para amar un libro, enamorarse de una situación, un recuerdo que cada vez que es evocado revuelve el estómago con cosquilleos.


 Por LESLIA JORQUERA

13-02-2018_22-17-201__1editorial.gif

Es posible enamorarse del trabajo. Amar lo que se hace. Hay quienes pueden amar escribir, hay también espacio para amar un libro, enamorarse de una situación, un recuerdo que cada vez que es evocado revuelve el estómago con cosquilleos.

¿Qué es estar enamorada o enamorado? ¿Hay signos inequívocos para identificarlo? ¿El amor es uno solo? ¿Hay tipos de amor?

Preguntarse acerca de la naturaleza de una palabra tan utilizada en la vida cotidiana podría parecer innecesario. Sin embargo, pensar en el hecho de que tras la aparente evidencia de lo obvio hay tantos cuestionamientos. Una respuesta provisoria en ese universo de interrogantes es que no sólo es posible amar a personas. Tampoco hay una única forma de amar pese a la aparente dictadura del concepto amor: “Cambia, todo cambia”, diría Mercedes Sosa; “Cinco siglos igual”, canta León Gieco.

¿Definiciones de amor? Tantas como formas de describirlo existan o puedan construirse. “El Banquete”, de Platón, una obra filosófica tan antigua como vigente, ilustra cómo en torno a una idea pueden discutirse tantas formas de definirla. Todas contradictorias entre sí, todas convergentes al mismo tiempo, unidas por la palabra misma que las convoca: El Amor.

Distintos pensadores se reúnen en torno a un banquete, celebrado en la casa de Agatón, a discutir ¿Qué es el amor? Cada cual con su discurso, cada cual con su propia verdad acerca de lo que se podría pensar es indiscutible.

Fedro cree en el dios del amor, que es Eros. Esta divinidad hace que los hombres terrenales sientan vergüenza y ambición, además el amor inspirado por Eros es una fuerza que es capaz de inspirar acciones heroicas.

El segundo discurso de Pausanias distingue dos tipos de amor. Sostiene que el amor es lo que inspira a buscar lo corporal aunque también cree que es aquello que moviliza a buscar la perfección moral.

El médico Erixímaco cree que la obligación de su profesión es identificar los buenos deseos, sustancia primordial del amor. En la discusión también hay lugar para concepción fantástica pues Aristófanes define tres tipos de seres humanos cada uno de los cuáles satisface sus deseos de modo diferente.

Agatón dice tener el fundamento del verdadero amor que se encuentra en la belleza, la sabiduría y la justicia, entre otros valores.

A diferencia de los anteriores, quienes creen en la divinidad, el discurso de Sócrates plantea que el amor se define en la intersección entre lo bello y lo bueno. El amor es el deseo de alcanzar algo, de poseerlo, pero que nunca se alcanza ni tampoco se puede asir por completo.

Una posible enseñanza de ‘El Banquete’: Es posible enamorarse del trabajo. Amar lo que se hace. Hay quienes pueden amar escribir, hay también espacio para amar un libro, enamorarse de una situación, un recuerdo que cada vez que es evocado revuelve el estómago con cosquilleos, o risas espontáneas viendo el tiempo pasar con la mirada perdida en alguna desconocida e invisible capa de la realidad.

 


  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes