miércoles 21 de agosto, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Editorial

Una sociedad que clama por justicia infantil

Marcela Vidal Periodista Diario La Tribuna


 Por LESLIA JORQUERA

09-02-2018_20-17-111__MarcelaVidal

“Somos seres emocionales que aprendimos a pensar, no máquinas pensantes que aprendimos a sentir”. Esta es la frase con la que la sociedad actual trata de crear conciencia y a la vez manifestarse en contra del abuso infantil.

Por ello nadie ha quedado indiferente ante los constantes casos de abusos a menores de los que hemos sido testigos en los últimos días y en el último tiempo a nivel nacional.

Niños abusados, torturados y traumatizados por adultos, han causado un revuelvo social por la brutalidad de los acontecimientos, donde pequeños han sufrido penas de gran impacto.

Sobre esta realidad, índices del Consejo de Infancia y Subsecretaría de Prevención del Delito, revelaron que cerca de un 65% de niños, han sido víctimas de algún tipo de violencia en sus hogares y entorno.

Ícono de esta realidad fue la pequeña Sophia de Puerto Montt, quien a sus cortos dos años, fue inhumanamente golpeada, quemada y torturada por su progenitor, a quien su madre encubrió de manera fehaciente cuando pereció esta lactante en el centro asistencial.

El hecho provocó rabia y pesar a nivel nacional, por la importante cantidad de ciudadanos que se identificaron con el dolor de esta menor y quienes actualmente claman por justicia y penas más duras para el agresor, en una iniciativa titulada como “Ley Sophia”.

En otro punto del país y en un hecho similar, ya va más de una semana en que se busca intensamente a Emmelyn, una pequeña de once años con residencia en Licantén, a quien un hombre -ex convicto- se llevó de su casa en extrañas circunstancias, las cuales son investigadas.

Esta menor fue abusada a temprana edad y por injusticias de la vida su camino se cruzó con un hombre con el que al parecer se habría vinculado tiempo atrás. Este hecho sin duda ha calado en el corazón de cientos de madres y ciudadanos que no quieren esperar más y piden justicia dura.

Entre todos estos casos, que ya han conmocionado a la opinión pública, nos preguntamos ¿Qué le sucede a esta sociedad?

Los hechos hablan por sí solos, ya que actualmente, muchos ciudadanos han tomado cartas en el asunto exigiendo la necesidad de poner un alto y severo castigo a quienes cometan estos brutales actos.

Al parecer las condenas carcelarias ya no son suficientes para ejercer el rigor de la Ley, y una vez más las acciones de presión las está tomando la sociedad con sus propias manos, generando un círculo de violencia que no termina.

Hoy son miles las personas que imploran justicia efectiva para actos criminales que atenten contra los más indefensos de la sociedad, quienes no tienen más objetivos que el de disfrutar y ser amados.

Si no entregamos cariño y dedicación ¿Qué se puede esperar para la sociedad futura? ¿Acaso más violencia? Hasta ahora podemos vislumbrar que ante la falta de leyes efectivas que sean iguales para todos, la comunidad corre el riesgo de sumirse en un espiral de rabia e impotencia.


  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes