suscríbete al boletín diario

Editorial

Árboles para mi ciudad, por favor


 Por La Tribuna

31-03-2017_21-02-23GabrielHernández

Una ciudad bella se caracteriza por un buen diseño urbano, por una correcta armonía, distribución de sus espacios y también por sus áreas verdes, aquellas que congregan a las familias en los tiempos de esparcimiento.

Los parques son lugares de encuentro, donde surge la amistad y el amor, donde se afianzan los lazos entre padres e hijos y donde se nutre la unión de las personas. Aunque suene a cliché, los espacios urbanos son una herramienta fundamental para construir la identidad y la cultura de un pueblo.

Aquí es donde surge la necesidad de tener áreas verdes que permitan dar un respiro a la rutina.

Hace unos días, nuestras autoridades, aquellas que siempre criticamos por su negligente acción o actos de corrupción, nos entregaron una gran noticia. Si bien son informaciones de bajo impacto, sí son de alta importancia y serán un aporte para toda la comunidad.

En los próximos meses se comenzará a construir un parque urbano en el estero Quilque que permitirá tener un espacio de esparcimiento equivalente en extensión al Parque Ecuador de la ciudad de Concepción.

Esto significará un crecimiento sustancial en materia de áreas verdes por habitante de nuestra ciudad de Los Ángeles, que estaba bastante al debe.

Este es un aspecto importante que deben ejecutar las autoridades de la capital provincial; somos la capital forestal de Chile y cada vez tenemos menos árboles. Faltan plazas y parques en varios sectores. El crecimiento prácticamente sin control de los conjuntos habitacionales está exterminando todo el territorio que podrían ocupar perfectamente los parques.

Espacios hay. Por ejemplo, por qué el municipio no adquiere el terreno que está a un costado de Sodimac en avenida Alemania o compra el terreno que está detrás de la villa El Avellano, antes de que una constructora lo haga propio.

Son grandes espacios que se ubican en sectores residenciales bastante poblados y que otorgarían gran calidad de vida a sus habitantes. Misma situación en Paillihue. Hay sectores que se podrían adquirir y mejorar para que en distintos puntos de la comuna existan parques y plazas.

Los árboles le dan belleza a las ciudades.

Si usted visita Chillán, podrá darse cuenta de que al ingresar por calle O’Higgins, los árboles le darán una bienvenida que hace sentir más acogedora la ciudad.

A Los Ángeles le faltan árboles.

El día de ayer, en Diario La Tribuna pudimos enterarnos de que el 60% de las especies arbóreas de nuestra ciudad se encuentran en mal estado y el municipio tiene un plan de trabajo para poder mejorar la calidad de sus podas y también para plantar distintos tipos de árboles en los parques y plazas, pero no es suficiente.

Hay que diseñar a largo plazo un plan de trabajo que contemple construir más parques y plantar más árboles. Al menos, ahora se percibe que tanto el alcalde como el Serviu tienen interés en que este tipo de acciones se lleven a cabo, por lo tanto, aquí humildemente han quedado algunas ideas que se pueden llevar a cabo.

La calidad de vida no son sólo obras de cemento; también la naturaleza nos permite mejorar la ciudad y el bienestar de la sociedad.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes