suscríbete al boletín diario

Editorial

Nos preocupamos de las AFP ¿y las isapres?


 Por La Tribuna

29-03-2017_21-41-321editorial.gif

Este domingo, las calles de Los Ángeles fueron el escenario, al igual que las del país, de una nueva marcha contras las AFP.

A juicio de los ciudadanos, estas empresas que administran los fondos de pensión lucran con el dinero de los chilenos, sin devolver las ganancias que realmente corresponden.

A través de estas movilizaciones, nuestros compatriotas intentan promover un sistema público de repartición en que los dineros se puedan ocupar y sacar de diferentes lugares.

Otra alternativa obedece a una administradora estatal, sin embargo, el temor de todos con esta es que funcione igual que las privadas.

Mientras se vive ese debate, la Superintendencia de Salud dio a conocer las ganancias de las isapres, y una vez más quedamos, literalmente, con la boca abierta, no por las cifras, sino porque no se entiende bajo qué lógica siguen ganando tanto dinero.

La cifra de 51 mil millones de pesos en utilidades de las isapres Banmédica, Cruz Blanca, Colmena, Vida Tres, Consalud y Óptima obligó a que la Superintendencia de Salud no sólo diera a conocer el monto, sino que además sentenciara que no hay razones para subir los planes con esas ganancias.

Es por respeto que se debe aclarar, en este punto, que tanto Banmédica como Vida Tres llevan dos años sin subir sus planes, pero podrían hacerlo, mientras que el caso de MasVida pone en evidencia a una empresa que toma malas decisiones a nivel corporativo, y que en consecuencia y de manera simple, podría morir.

En concreto, “la Superintendencia de Salud dio a conocer los resultados financieros oficiales del Sistema Isapre del año 2016, y que arrojó ganancias del sistema por $51.062.000.000, lo que implica un crecimiento del 62,2% (nominal) respecto a las utilidades del año anterior”, informó la fiscalizadora.

Ante este escenario, y comparándolo con las AFP, aquí si existe una alternativa conocida como Fonasa, un fondo de salud de carácter estatal que cobra el 7% sobre el sueldo imponible, dinero de la fuerza laboral que es reinvertido en la salud de todos los chilenos que no pueden costear sus atenciones, es decir, que funciona sobre la base de un principio solidario. Sobre la calidad de esta atención, bueno, eso da para una editorial distinta. 

Si bien estamos en un modelo económico de libre mercado, el problema con las ganancias de las isapres es que los chilenos sienten que abusan de ellos, tanto estas como otras instituciones, y lo que piden a la salud privada (al menos los que pueden pagarla) es una atención de calidad y humanizada. 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes