suscríbete al boletín diario

Editorial

Chile: los hijos del rigor

No es hora de cuestionamientos, es momento para que nos preocupemos de hacer campañas para recolectar ayuda, para unirnos en una sola causa que es encontrar soluciones para aquellos que lo perdieron todo a raíz de estos siniestros.


 Por La Tribuna

22-01-2017_19-14-541editorial.gif

Siempre se ha dicho que “después de la batalla, todos son generales”. En la mayoría de los casos, esta frase calza a la perfección, pero cuando se trata de una situación de emergencia, antes de alcanzar tal ‘rango’, hay que preocuparse por las soluciones. Responsables podremos encontrar después.

Durante la última semana, y a través de redes sociales, fueron cientos de personas las que comenzaron a hacer circular imágenes de Pumanque, y no precisamente por los atractivos turísticos, sino porque estos se veían afectados por uno de los incendios más grandes en la historia del país.

Durante el año pasado, 7391 hectáreas se vieron afectadas por las llamas, pero este 2017, la cifra asciende a los 178 mil, y aún puede seguir en aumento. Esta es una de esas cifras que no nos interesa superar.

En cifras oficiales, 56 viviendas han sido consumidas, 124 personas han quedado damnificadas, hay 198 personas evacuadas y 86 personas están en albergue.

Estos datos fueron aportados tras el Comité Operativo de emergencia, instancia en la que participó el subsecretario del interior, Mahmud Aleuy.

Por su parte, Conaf, indicó que se mantienen 17 alertas rojas activas a lo largo del país; de la totalidad de incendios, 11 han sido destruidos, 34 controlados y 70 aún permanecen en combate. Esto, según el balance que realizó la institución, 91.782 hectáreas está o han estado bajo las llamas.

Son muchas las comunas afectadas, y que ven cómo los voluntarios de Bomberos y de Conaf se han sacrificado hasta el límite para poder proteger la vida de miles de personas.

La Presidenta Bachelet ha señalado en diferentes medios de comunicación, que se han hecho todos los esfuerzos humanamente posibles, pero a la mandataria también se le ha cuestionado por no decretar Estado de Emergencia a tiempo, situación que ha desencadenado una ola de críticas desde diferentes espacios o ‘tribunas’.

En esta última parte es donde aparecen los ‘generales’ de los que hablamos en un inicio, preocupados más de destruir la imagen presidencial, más que de buscar soluciones posibles a este mega incendio, o las emergencias que hay, incluso, en la región del Bío Bío.

No es hora de cuestionamientos, es momento para que nos preocupemos de hacer campañas para recolectar ayuda, para unirnos en una sola causa que es encontrar soluciones para aquellos que lo perdieron todo a raíz de estos siniestros, es tiempo de que se colabore con hidratación a los voluntarios.

Señoras y señores, estimados lectores, ya habrá tiempo de poder apuntar con el dedo a los responsables, de sancionarlos o enjuiciarlos en los tribunales, y esperamos que así sea. Todo a su debido tiempo, no antes ni después, pero cuando sea, que el rigor de las leyes haga su trabajo. Además, recordemos que en nuestra propia provincia hay incendios forestales.

 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes