martes 12 de noviembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Editorial

Hay que modernizar las calles de Los Ángeles


 Por Zazil-Ha Troncoso

11-12-2016_20-34-261editorial.gif

Los últimos años no hay quien pueda sostener que faltan esfuerzos por mejorar la conectividad. Hay nuevas calles y avenidas que han venido a descongestionar, en parte, las arterias angelinas visitadas diariamente por cientos de personas de las comunas de la provincia y utilizadas por sus propios habitantes. Muchos hablan de un verdadero caos.

Hay que enfatizar que existe un retraso particular en esta materia y que tiene que ver, en primer lugar, con las calles, veredas y ciclovías.

Muchas de las principales rutas de la ciudad se encuentran con un retraso importante. Es cosa de ver las calles Mendoza, Colo Colo, Lautaro y Villagrán, entre otras, que pese a ser vías en pleno centro, son estrechas y, lo que es peor, no se visualizan posibilidades de mejorar sus instalaciones ante la gran expansión inmobiliaria o edificios que se han levantado en las últimas décadas, y que son imposible de expropiar.

En segundo lugar, los semáforos de nuestras calles tienen serias deficiencias y aquí se podría hacer mucho. Las autoridades locales están conscientes de aquello y, pese a que hacen esfuerzos considerables por abordar el tema, se necesita una inyección de recursos desde el nivel central para poder elaborar estas obras de modernización.

Esto permitiría tener una Unidad Operativa de Control de Tránsito y, además, realizar una correcta programación de los equipos, para que así la circulación de los vehículos sea lo más expedita posible.

La actual administración municipal debe recoger este anhelo ciudadano. Claramente, hay obras que son prácticamente imposibles de concretar por los costos que implican, pero pensando en el futuro, las nuevas villas y poblaciones deben contemplar calles nuevas, amplias y con sus debidas instalaciones.

Finalmente, en tercer lugar, y no menos importante: los cables del tendido eléctrico. Estas instalaciones otorgan una contaminación visual a las calles, haciéndolas perder cualquier encanto estético que aporten los árboles o las nuevas arquitecturas.

Debería existir un plan de largo plazo para soterrar el tendido eléctrico y exigir a las constructoras que los nuevos proyectos contemplen la urbanización subterránea.

Es cierto que se necesitan recursos para poder ejecutar todas estas iniciativas, pero si no se empieza por una parte, Los Ángeles continuará quedando atrás, generando incomodidad en sus habitantes y perjudicando la calidad de vida. Hay una tarea interesante en esta materia.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes