lee nuestro papel digital

Editorial

Las silenciosas gestiones de Harboe que podrían traer el mecano

Esta semana, conocimos que los diputados Poblete y Pérez se suman al discurso del senador, pero es hora que aporten con gestión y presión que permita avanzar en este anhelo.


 Por La Tribuna

09-11-2016_20-05-561editorial.gif

El terremoto del 27 de febrero de 2010, no hizo otra cosa que generar gran destrucción. La capital regional, sufría con viaductos y edificios en el suelo. Miles de personas estaban afectadas. Por ello, una de las medidas que se ideó para permitir la conectividad del Biobío, debido a las fallas que presentaba el puente Juan Pablo II y el desmoronamiento cual dominó del puente viejo, fue la instalación de un puente mecano. El más grande del mundo según algunos.

Sin embargo, siempre se supo que esta estructura no estaría eternamente ahí. Bajo el gobierno de Sebastián Piñera, se anunció y puso en marcha la construcción del Puente Chacabuco y actualmente se está trabajando fuertemente por la administración de Michelle Bachelet, para concluir lo antes posible las obras.

Lo cierto es que hace unos meses comenzó el desarme del mecano y con ello la batalla para ver quien se quedará con él.

Aquí surge la imagen del senador por Ñuble y Biobío, Felipe Harboe, quien fue una de las primeras voces que solicitó que esta obra debía tener como destino final, la provincia de Biobío.

Fue así que en el año 2013, a pocos días de ser electo comenzó a trabajar fuertemente en el tema. De esta manera, el parlamentario se reunió con los alcaldes de Laja, Los Ángeles, Nacimiento y Negrete junto a las autoridades del ejército, encabezadas por el secretario general John Griffiths, con el sólo objetivo de reubicar el puente mecano frente a la comuna de Laja.

Desde ese entonces, Harboe, junto a los ediles, han sostenido, diversos encuentros con el MOP, la Intendencia y personeros del gobierno, para concretar este anhelo, que no sólo beneficiaría a las comunas aledañas, sino a dos provincias desconectadas de forma gravísima en sus zonas menos pobladas y que perfectamente podrían mejorar la economía y calidad de vida de estas zonas.

Hay que ser realistas. Pese a los grandes esfuerzos que hacen los municipios de ese sector, incluido el de Santa Juana en la provincia de Concepción, es difícil que el progreso llegue a la zona. El poder del centralismo siempre tiene mayores urgencias con mayor densidad poblacional. Es lógico desde cierto punto, pero no por ello se va a postergar eternamente a los territorios con menos habitantes.

Esta semana, conocimos que los diputados Poblete y Pérez se sumaron al discurso del senador, lo que es muy positivo. Ahora se requiere que aporten con gestión y presión a las autoridades del nivel central y regional, que permitan avanzar en este anhelo. Lo mismo para el sector de la oposición, que hasta ahora más allá del discurso crítico, no se percibe por la comunidad que aporte fuertemente en materias de desarrollo para la provincia.

El puente mecano se debe quedar en Biobío y para ello hay que unir fuerzas como territorio. Al trabajo del senador Harboe y de los alcaldes Hugo Inostroza, José Pinto, Javier Melo, Esteban Krause y ahora los alcaldes electos de Laja y San Rosendo, Rabindranath Acuña y Vladimir Fica, se debe sumar toda la población. Hay que dejar los ataques de lado. Esto no es sobre ideologías políticas ni partidistas, es sobre permitirle a un sector de nuestro territorio, con grandes postergaciones, acceder a un beneficio para todos. Construir la provincia también es tarea de la ciudadanía. El próximo 15 el intendente tomará la decisión.

 


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes