lee nuestro papel digital

Editorial

Los funcionarios públicos y un punto de vista práctico

La movilización continúa por estos días y el resto de los trabajadores de Chile, ven con molestia que todo esté paralizado, pero sin lugar a dudas, la mayoría quisiera que en sus empleos, cada año se pudiera renegociar los sueldos. Es lo justo, lo que pasa es que no se aplica en prácticamente ninguna empresa y ante el temor del despido, se actúa sumisamente.


 Por La Tribuna

02-11-2016_20-14-241editorial.gif

Las últimas semanas han estado marcadas por diversas movilizaciones de los empleados fiscales. Aquí caben todos, desde el chofer municipal, hasta los médicos de los hospitales.

Todos los años, el sector público negocia un reajuste salarial. Para muchas personas, esto es una gran molestia, debido a que no se pueden realizar trámites de ningún tipo e incluso, se complica la atención de salud. Es lógico que la ciudadanía se moleste, mal que mal, cada una de esas remuneraciones sale del bolsillo de los chilenos y en algunas ocasiones, la atención que se brinda no está a la altura de lo que se espera.

Sin embargo, hay que enfatizar en algo importante. Siempre se aduce que los funcionarios públicos ganan “millones” y eso es una falsedad. Si bien hay algunos sueldos que son justos y que debieran tener una equivalencia en el sector privado que cada vez paga menos, lo cierto es que existe una cantidad importante de trabajadores que – con estudios universitarios, con carreras técnicas e incluso aquellos con 4º medio, pero que desempeñan labores de alta exigencia y de horas extensas de trabajo – tienen condiciones laborales muy vergonzosas.

Sumado a los bajos sueldos, la mayoría no tiene ninguna estabilidad laboral. Hay que aclarar que no todos los puestos existentes son favores o cargos políticos. Está claro que los hay y muchos se aprovechan de ello, pero en la gran masa, un porcentaje no menor 5, 10 o 20 años trabajando y con grados salariales que no se ajustan a la realidad. Lo que es peor, cada mes de diciembre, no se sabe si se continuará o no en la oficina, porque si se le antoja al jefe de turno (que si es político), ese contrato se finaliza y no hay nada más que hacer. Todo lo construido se va a la basura, para apernar a un nuevo “amigo” en dicho puesto.

La movilización continúa por estos días y el resto de los trabajadores de Chile, ven con molestia que todo esté paralizado, pero sin lugar a dudas, la mayoría quisiera que en sus empleos, cada año se pudiera renegociar los sueldos. Es lo justo, lo que pasa es que no se aplica en prácticamente ninguna empresa y ante el temor del despido, se actúa sumisamente.

Ahora bien, los funcionarios públicos, especialmente los que tienen que atender a las personas, deben también prestar oídos a los comentarios que hace la ciudadanía. Si hay molestia es porque en el fondo, parte de los reclamos son ciertos. Muchas personas que hacen sus trámites o buscan atención de salud, sufren de una mala atención. Principalmente se refieren al trato, más que a las demoras que pueda tener el servicio.

Así como se pide y se lucha por las mejoras, también hay una tarea pendiente y esa es empatizar con el ciudadano que forzosamente descuenta parte de su sueldo para financiar al sistema público.

Si todos fortalecen este engranaje, el funcionamiento será mejor para todos.

 


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes