suscríbete al boletín diario

Editorial

El enredo electoral más grande de la historia

Hoy, a 5 días de una elección, no se sabe cómo podrán participar los ciudadanos del proceso. No hay claridad. Esto es una falta de respeto a todos los chilenos y chilenas. Demuestra una irresponsabilidad de las autoridades que son incapaces de velar porque uno de los momentos más propios de una democracia que es una elección, se desarrollen con la transparencia que hoy exige todo un país. Alguien debe responder por esto.


 Por La Tribuna

17-10-2016_21-18-141editorial.gif

La Real Academia Española, define la palabra “error”, como una: acción desacertada o equivocada. Esto es precisamente lo que hizo el Registro Civil y que ha generado una polémica y un daño prácticamente irreparable al proceso electoral del próximo domingo 23 de octubre. Habrá desconfianza en la legitimidad de las elecciones y quedarán serias dudas. Una verdadera falta de respeto al país.

Todo este conflicto se originó en las propias oficinas de este organismo, quizás uno de los más importantes de las reparticiones públicas. La falla inicial hizo que se entregaran datos errados de casi 8 millones de personas, es decir, casi el 50% del patrón electoral.

Tras esta vergüenza administrativa, el Servel, pudo depurar la información reduciéndola a poco más de 4 millones 700 mil caos, esto porque al menos 3 millones de personas estaban muertas, duplicadas o simplemente nunca existieron.

Con esa información, a estos 4 millones de electores se les cambió el domicilio, pero dentro de la misma comuna.

Pero, la bomba estalló y más de 485 mil casos de cambios de domicilio hoy, son francamente inaceptables y groseros.

Personas que tienen que ir a votar a la Antártica, Coyhaique o Viña del Mar y que han vivido toda su vida en Los Ángeles, por mencionar algunos casos, es el panorama actual. Es verdad.

En la página del Servicio Electoral, se indica que para cambiar domicilio para una elección, el trámite gratuito es acudir a las direcciones regionales del Servel o a las oficinas de Chile Atiende y ahí dentro de los plazos pertinentes se asignará la nueva mesa y circunscripción.

Sin embargo aquí, nada de eso ocurrió y simplemente se tomó una decisión arbitraria y se dejó pasar el escándalo para evitar un nuevo conflicto, el cual hoy nos tiene armando leyes exprés para salvar la elección, pero que no rescatará el descrédito del proceso.

Mientras tanto, extraña la pasividad de la Presidenta de la República frente al hecho. El director del Registro Civil sigue trabajando regularmente al igual que la ministra de Justicia, ambos demócrata cristianos, y lo que correspondería éticamente  es que se tomaran acciones duras frente a este grave error. Hoy, a 5 días de una elección, no se sabe cómo podrán participar los ciudadanos del proceso. No hay claridad. Esto es una falta de respeto a todos los chilenos y chilenas. Demuestra una irresponsabilidad de las autoridades que son incapaces de velar porque uno de los momentos más propios de una democracia que es una elección, se desarrollen con la transparencia que hoy exige todo un país. Alguien debe responder por esto.

 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes