suscríbete al boletín diario

Editorial

Sumarios y contaminación

Las empresas grandes y pequeñas, deben dar el ejemplo al resto de la ciudadanía, para que se vea una verdadera responsabilidad social con el entorno en que se emplazan y no sólo se perciban como una entidad preocupada del negocio y no de sus consecuencias.


 Por La Tribuna

03-05-2016_20-42-031editorial.gif

Hace unos días comentábamos en este mismo espacio editorial, las debilidades comunicacionales que presenta la autoridad sanitaria a nivel provincial, trabajo que no ha mostrado mejoras. Sin embargo, en esta oportunidad, hay que hacer notar que profesionalmente, en lo que se refiere a las funciones exactas de la entidad, sorprendió positivamente en la comunidad el anuncio de que se inició un sumario sanitario contra dos empresas, responsabilizadas por su presunta contaminación ambiental, principalmente caracterizada por olores nauseabundos que se han esparcido por toda la ciudad de Los Ángeles.

Cabe indicar, que fueron los propios vecinos quienes alertaron a las oficinas locales acerca de este episodio de contaminación, por lo que es destacable la participación ciudadana que está existiendo para denunciar.

La tarea que tiene hoy la oficina provincial de la Seremi de Salud, es resguardar y hacer cumplir el mandato que por constitución se asegura a todas las personas que es “el derecho a vivir en un medio ambiente libre de contaminación. Es deber del Estado velar para que este derecho no sea afectado y tutelar la preservación de la naturaleza”. En esta indicación se añade que “La ley podrá establecer restricciones específicas al ejercicio de determinados derechos o libertades para proteger el medio ambiente”.

En este sentido, sería positivo conocer en detalle y semanalmente la estadística de fiscalizaciones a empresas y domicilios que realiza el organismo, las sanciones que ha dictado y los mecanismos con los cuales pretenden velar por un medio ambiente sano.

Hoy estamos a la espera de lo que determinará la investigación respecto a las dos más grandes compañías insertas en el centro de la ciudad, pero también hay que hacer hincapié en que el problema no es generado únicamente por las empresas. Los focos de contaminación de Los Ángeles, están en su mayoría relacionados a la calefacción domiciliaria. En este sentido, la comunidad debe ser lo suficientemente responsable para respetar las restricciones en uso de leña, ya que la calidad del aire depende de cada habitante. Si se encienden estufas durante los periodos de contaminación, es muy probable que tengamos un aumento de enfermedades respiratorias, privación de hacer deporte y hasta en cosas domésticas como ropa con mal olor.

Asimismo, las empresas grandes y pequeñas, deben dar el ejemplo al resto de la ciudadanía, para que se vea una verdadera responsabilidad social con el entorno en que se emplazan y no sólo se perciban como una entidad preocupada del negocio y no de sus consecuencias.

 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes