sábado 24 de agosto, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Editorial

La importancia de contar con buenos colegios

Falta de equipamiento, filtraciones de ventanas, humedad, mobiliario defectuoso es parte del escenario que se podrá descubrir si uno recorre las instalaciones presentes en los sectores más vulnerables de la provincia de Biobío. Cuando se avance de forma real en esas zonas, podremos hablar de calidad en la educación.


 Por LESLIA JORQUERA

25-04-2016_21-17-431editorial.gif

Se ha dado mucho énfasis a la reforma educacional. Sin duda alguna este es un tema de infinitas necesidades. Los cambios tecnológicos, los avances pedagógicos, los sistemas de evaluación han evolucionado de forma considerable. Los más adultos lo entenderán de mejor manera. ¿Recuerda usted que incluso antes los profesores podían fumar en las aulas? Afortunadamente eso y otras prácticas han cambiado.

Hoy, con el trabajo que se está desarrollando, se eliminó el copago y los colegios deben establecer si serán gratuitos y con ello adscribirse a un estándar desde el Mineduc o, si serán pagados, donde podrán establecer sus programas.

Hoy todo se ha centrado en la calidad de la educación. Algunas palabras son al vacío puesto que no explican claramente a que se refieren con calidad. Una vez que esté definido, se podrá avanzar sin mayor inconveniente.

Sin embargo, hay un tema que es de suma relevancia. Hay establecimientos públicos, que no se encuentran de la mejor manera en cuanto a su infraestructura. Una parte importante de ellos, son los destinados a la educación rural, donde prácticamente es un apostolado del profesor poder entregar la enseñanza.

Está por comenzar el invierno o la época de frío y la provincia de Biobío sabe que esto es un problema. Estar en un aula a baja temperatura, significa proliferación de enfermedades respiratorias, ausencias a clases y en definitiva un perjuicio en la entrega de conocimientos a los niños.

Por otro lado, muchos de los colegios, escuelas y liceos, tienen dificultades cuando caen precipitaciones, puesto que las goteras son cosa de todos los días.

Sin ir más lejos, la ciudad de Los Ángeles sabe de aquello y en años anteriores, los propios alumnos han realizado marchas para exigir mejores condiciones para poder educarse.

Por otro lado, ha sido común ver en la última década a diversos alcaldes trasladarse hasta las propias oficinas del Palacio de la Moneda, para poder obtener recursos que permitan solucionar este tipo de inconvenientes, como si a nivel local no lograran ser escuchados o priorizados.

En Alto Biobío, caracterizado por la cultura pehuenche, hace falta desarrollar en las comunidades la educación intercultural, pero de verdad, con profesores que hablen el idioma indígena.

Falta de equipamiento, filtraciones de ventanas, humedad, mobiliario defectuoso es parte del escenario que se podrá descubrir si uno recorre las instalaciones presentes en los sectores más vulnerables de la provincia de Biobío. Cuando se avance de forma real en esas zonas, podremos hablar de calidad en la educación.

 


  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes