suscríbete al boletín diario

Editorial

A paso lento aparecen candidatos presidenciales

Se ha iniciado un proceso de especulaciones y debates en la sociedad que buscan determinar qué figura política del país, tiene la fuerza, la transparencia y la idoneidad para ocupar el sillón más importante de la nación. Quien esté a la altura, tiene tiempo para demostrarlo, pero sin esconder basura bajo la alfombra.


 Por La Tribuna

10-04-2016_23-31-571editorial.gif

Las últimas semanas no han estado exentas de declaraciones que permiten dilucidar posibles candidaturas presidenciales para el próximo año.  Si bien al interior de las coaliciones políticas del país como la Nueva Mayoría o Chile Vamos aún no logran despegar de las encuestas y menos solucionar las discrepancias entre los partidos, lo cierto es que el tiempo sigue avanzando y las caras deben irse asomando para sondear el terreno que se avecina y enfrentar fortalecidos el proceso.

Así, la Nueva Mayoría comienza a manifestar entre sus militantes, nombres como el del senador Ignacio Walker (DC), el ex presidente Ricardo Lagos (PPD), el actual ministro del Interior, Jorge Burgos (DC) o la senadora Isabel Allende (PS), entre otros.

Por su parte, el pacto Chile Vamos – otrora Alianza por Chile – también ha comenzado a dar nombres como el del ex Presidente Sebastián Piñera, el senador Alberto Espina (RN), Andrés Allamand (RN), José Manuel Ossandón (RN) o José Antonio Kast (UDI).

Si bien los nombres no tienen ninguna oficialidad por ahora, lo cierto es que con la crisis de confianza que tiene sumido a los partidos en una bola de nieve que aún no termina, lo más importante es que “el elegido” que salga dentro de los próximos meses, esté totalmente limpio de corrupción, irregularidades o vínculos empresariales que atenten contra la autonomía del cargo que buscan ostentar. De lo contrario, se continuará manchando la imagen política del país tanto a nivel nacional como internacional.

Por ahora, es de suma relevancia observar cómo reaccionará la ciudadanía frente al proceso eleccionario de alcaldes y concejales que se llevará a cabo el 23 de octubre. De existir una notoria participación ciudadana en las municipales, la motivación de los candidatos podría demandar una campaña sin tanto esfuerzo, pero si de lo contrario, la ausencia en las urnas aumenta aún más – considerando que para la segunda vuelta presidencial entre Bachelet y Matthei, la abstención superó el 59% – la situación puede ser bastante preocupante, pues el elegido no tendrá ni siquiera un piso de apoyo real y gobernará bajo un clima de total inseguridad.

Por otra parte, dentro de los próximos meses, se podrá analizar también el impacto de las candidaturas que podrían iniciar el líder del Pro, Marco Enriquez-Ominami, que fue decisivo en la elección entre Piñera y Frei el 2010.

Así las cosas, se ha iniciado un proceso de especulaciones y debates en la sociedad que buscan determinar que figura política del país, tiene la fuerza, la transparencia y la idoneidad para ocupar el sillón más importante de la nación. Quien esté a la altura, tiene tiempo para demostrarlo, pero sin esconder basura bajo la alfombra.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
candidatosEditorialElecciones

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes