suscríbete al boletín diario

Editorial

Incendio en Mulchén: un manto de dudas que alguien debe responder

¿Por qué no existían cortafuegos si había viviendas colindantes con el predio forestal, una zona de alto riesgo? ¿Cómo no hubo ningún organismo del Estado o municipio preocupado de esto?


 Por La Tribuna

Opiniones-1.gif

La lamentable situación acontecida durante la jornada del domingo en la comuna del bureo terminó con más de 12 viviendas consumidas por las llamas y otras tres con daños de consideración.

Cerca de 50 personas quedaron damnificadas producto de la fuerza del fuego que comenzó como un incendio forestal y que consumió más de 70 hectáreas de bosques.

Pero, ¿por qué no existían cortafuegos si había viviendas colindantes con el predio forestal, una zona de alto riesgo? ¿Cómo no hubo ningún organismo del Estado o municipio preocupado de esto?

Realmente, Chile no para de sorprender con su mala calidad de construcción de viviendas, especialmente cuando se trata de casas para las personas más vulnerables del país.

¿Quién responderá por los daños, si la negligencia no fue de los vecinos? ¿El Estado, la empresa dueña de los bosques, el municipio, Moya?

Los incendios forestales de verano son prácticamente imposibles de evitar. Año tras año, cientos de miles de hectáreas de la región de Bío Bío se incendian, terminando con añosos árboles de un área que con el tiempo se ha ganado un importante espacio en la zona, el rubro forestal.

Pero, ¿hay algún plan de emergencias conocido por la comunidad para enfrentar emergencias de este tipo? ¿Se pudo haber evitado esta desgracia?

Durante este lunes, la Corporación Nacional Forestal (Conaf) cifró en 39 los incendios forestales que existen en el país. Con ese panorama, es oportuno preguntarse ¿el Gobierno o los gobiernos, acaso sólo pueden diseñar campañas de prevención y nada más?

En la mayoría de los siniestros que afectan durante la temporada estival, generalmente se comprueba que son intencionales. En este contexto, se hace estrictamente necesario que exista una legislación más dura contra quienes, de forma irresponsable o delincuencial, optan por causar este daño a las empresas o a las personas.

Pero el tiempo pasa, las flores vuelven a nacer y, así, aquellos bolsillos de clase media que deben volver a construir lo perdido, muchas veces sucumben al endeudamiento para poder recuperar parte de lo que el fuego se llevó.

Es injusto que una familia pierda los recuerdos de su historia en medio de llamas que se pudieron haber evitado. Es hora de esperar la investigación de la dramática jornada de Mulchén y el o los responsables deben pagar ante la justicia por tapar con cenizas el sueño y la vida de la comunidad.

Hoy los vecinos de Villa Rehuén comenzaron su etapa de reconstrucción y necesitan del apoyo de toda la comunidad para poder recuperar no sólo lo material, sino también las fuerzas para ponerse de pie y salir adelante ante un hecho tan doloroso como este.

Del resto alguien se encargará, quizás. Es parte del manto de dudas que deja este hecho.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
bureofuegoincendiomala construccion chileMULCHENresponsabilidades

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes