lee nuestro papel digital

Economía

Inversiones San Carlos SpA persevera con proyecto de central hidroeléctrica en río Biobío

En medio de las críticas y reparos de autoridades, en mayo la empresa desistió de continuar la iniciativa que se ubicará entre Los Angeles y Mulchén. Sin embargo, el pasado 30 de junio reingresó el proyecto al organismo que evaluará si cumple las condiciones y requisitos ambientales.


 Por Juvenal Rivera

12, puente sobre el río Biobío en San Carlos de Purén

Menos de 40 días alcanzó a estar en proceso de tramitación ambiental el proyecto de la central hidroeléctrica San Carlos, que se pretende emplazar sobre el río Biobío, en las cercanías de la localidad homónima, entre las comunas de Los Angeles y Mulchén.

La iniciativa de la empresa Inversiones San Carlos SpA, por 420 millones de dólares, fue ingresada al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) el pasado 28 de marzo. Sin embargo, el 5 de mayo, envió una carta al mismo organismo público para comunicar formalmente su desistimiento del proyecto con un potencial de generación de 154,4 megawatts (MW).

En esos 40 días de tramitación, la propuesta generó voces de desaprobación del parte del alcalde de Mulchén, Jorge Rivas, y también motivó un planteamiento en contra de parte del Consejo Regional de Gobierno del Biobío.

El jefe comunal consideró que el río Biobío ya ha sufrido varias intervenciones por proyectos de energía similares (en referencias a las megacentrales en el curso superior de dicho afluente), lo que se suma al agudo déficit hídrico generalizado.

En el caso del Consejo regional, las objeciones surgieron a partir de un informe de la División de Planificación y Desarrollo Regional, que estimó que la central hidroeléctrica impactará al río Biobío y las comunidades presentes en el territorio.

En lo específico, el cuerpo colegiado objetó varios aspectos, uno referido a la delimitación precisa de la zona de inundación y de creación del espejo de agua, a las medidas consideradas insuficientes de mitigación, reparación y compensación; además de “no presenta una identificación, balance y análisis de la perdida de servicios ecosistémicos de la zona a inundar”.

Menos de dos meses después, la empresa Inversiones San Carlos SpA volvió a la carga con el proyecto de la central hidroeléctrica San Carlos, manteniendo las mismas características generales de aquella que fue sometida a evaluación en la primera ocasión. Sin embargo, la compañía declinó comentar el proceso reciente de tramitación ambiental, así los cambios incorporados en esta ocasión.

En efecto, el pasado 30 de junio fue ingresada la iniciativa al SEA y, básicamente, se considera la construcción de una central hidroeléctrica de pasada con capacidad de regulación intradiaria y un caudal de diseño de 750 metros cúbicos por segundo.

Usará los recursos hídricos del río Biobío en un punto localizado a 1.200 metros aguas arriba en línea recta del antiguo puente de la Ruta 5 Sur (actual ruta Q 619), muy cerca de la localidad de San Carlos Purén.

Una de sus principales particularidades es que utiliza la modalidad de generación conocida como “run of river” que emplea el caudal natural del río para mover las turbinas que se instalan sobre el cauce, sin necesidad de grandes embalses de acumulación del recurso.

Para materializar el proyecto, se intervendrá una superficie de poco más de 702,92 hectáreas, que incluye todas las obras permanentes y temporales.

PROYECTO DE GENERACIÓN

La central tendrá tres estructuras principales que manejarán el cauce del río Biobío por medio de un pretil de cierre y una barrera fija a la ribera derecha y un pretil de cierre por la ribera izquierda.

Para controlar las crecidas, se incluye una barrera móvil y una casa de máquinas al costado izquierdo que alberga las unidades de generación. Estas estructuras configuran un espejo de agua que tiene como objetivo elevar el nivel de las aguas para obtener la altura necesaria para hacer girar las turbinas hidráulicas acopladas a los correspondientes generadores eléctricos.

En la casa de máquinas se alojarán tres turbogeneradores para capacidad instalada de generación de 154,4 MW. La energía será evacuada a través de una subestación eléctrica al costado de la Casa de Máquinas y se incorporará al Sistema Eléctrico Nacional (SEN) por medio de una línea de Alta Tensión (LAT) de 0,65 km que empalma a la a Línea San Carlos –S/E Mulchén.

Para la fase de construcción del proyecto, se considera la habilitación de una instalación de faenas, la cual servirá de apoyo a la construcción de la central, una zona de acopio y una planta de hormigón, cuya ubicación se encontrará al interior del predio “Mastigane”, de propiedad de Inversiones San Carlos SpA.

ARGUMENTOS

Dentro de las argumentaciones para llevar a cabo esta central hidroeléctrica, se mencionó el combate al cambio climático a través de la modificación de matriz energética que apunta a prescindir del uso de combustibles fósiles.

De esta forma, se añadió, el proyecto contribuye a satisfacer el aumento de la demanda energética debido al retiro de las centrales térmicas y a darle mayor estabilidad al suministro, por la intermitencia de las otras energías renovables, como la eólica y solar.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
Central Hidroeléctricacentral san carlosMulchénRío Biobío
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes