suscríbete al boletín diario

Economía

Gremios locales no ven con buenos ojos la reducción a 4 días de la semana laboral

Consideran que esto vendría a afectar enormemente a la productividad, y empeoraría la estancada economía del país.


 Por La Tribuna

24-01-2017_21-20-355.

Estamos a poco más de dos meses, de que entre en vigencia de la Reforma Laboral, aprobada en 2016, y uno de los puntos, de esta nueva ley, que de esta medida que ha dado que hablar durante las últimas semanas, es la reducción de los días de trabajo a 4 y así tener tres días de descanso.

Acá, los empleadores y trabajadores podrían acordar jornadas de lunes a jueves. Es decir, fines de semana de tres días.

La reforma establece que un máximo de 45 horas semanales de trabajo que podrían distribuirse en 4 días. Esto se diferencia de lo que ocurre hasta ahora, que solo deben dividirse en no menos de 5 días y no más de 6.

La condición para que esto ocurra, de acuerdo al artículo 375, es que la jornada no podrá exceder las doce horas diarias de trabajo efectivo, incluidas la jornada ordinaria, extraordinaria y descansos.

De este modo, si el empleador y los trabajadores llegan a un acuerdo, los días de descanso podrían aumentar a tres.

Sin embargo, esto no es aplicable para todas las empresas, sino sólo para aquellas que tengan una afiliación sindical igual o superior al 30% de trabajadores. Tendrán la posibilidad de acordar con sus empleadores los cambios de manera directa, y de efectuarse, tiene una duración máxima de tres años.

 

DESDE EL COMERCIO LOCAL

En este sentido, el presidente Cámara de Comercio Los Ángeles, Walter Aránguiz, sostuvo que, “aquí hay dos formas de ver el tema, uno si nosotros vemos por el lado del trabajador, creo que puede ser positivo que se trabaje algunos días menos cumpliendo las horas laborales que establece el Código del Trabajo, las 45 horas. Pero, por otro, lado también vemos que no todas las empresas podrían acogerse a este –llamémosle- beneficio”.

De este modo, Aránguiz enfatizó que “lo que más me importa a mí, que el país todavía no está preparado para asumir una reforma de este tipo, por lo tanto creo que va a ser un poco con dificultad este trayecto. Pero en general puede ser positivo,  en la medida también que los trabajadores tomen conciencia de que las horas laborales que tienen que trabajar se realicen”.

A ello, agregó que se necesita tomar conciencia que las horas laborales hay que cumplirlas, porque se paga el 100% de estas,  por lo tanto, el desempeño debe ser equivalente, y hoy día, a su parecer, muchas empresas no está la conciencia de trabajar al 100%. 

“Aquí es el propio trabajador que tiene que tener la motivación,  porque él llegó a solicitar trabajo a una empresa, la empresa se lo dio, por lo tanto él debe estar con la motivación bien en alto para cumplir las expectativas de lo que le están solicitando en el trabajo”, manifestó el presidente de la Cámara de Comercio.

HORAS DE TRABAJO, Y PRODUCTIVIDAD

Por su parte, José Miguel Stegmeier, presidente de Socabío, explicó que esta medida, es -nada más- que una posibilidad respecto de algún acuerdo entre empresa y sindicato. “Es imposible pensar que en Chile se van a trabajar 4 días si estamos con un programa serio de productividad y lo único que pensamos nosotros es en crecer, tener mejores índices de crecimiento y una medida así, de esta naturaleza por supuesto que inhibiría un crecimiento adecuado para el país”.

Alemania, es uno de los países que trabaja menos horas y se considera uno de los más desarrollados. Chile es el quinto país de la OCDE que tiene más tiempo a sus empleados en el trabajo. Consultado sobre lo que pasaría con nuestro país si se reducen los días de trabajo, Stegmeier expuso que “lo que pasa es que nuestra productividad es muy mala, Alemania con lo que trabaja produce mucho más por trabajadores que nosotros, pero 5 o 6 veces más por trabajador que nosotros”.

De este modo, agregó que, en definitiva, hay un problema que es la productividad, y eso no se ha enfrentado adecuadamente, “nosotros estamos -hoy día- con un bajo índice de productividad, somos el país de la OCDE con más baja productividad por trabajador, lo cual significa entonces que tenemos que hacer mucho para que efectivamente nuestros trabajadores sean más productivos… capacitación, incentivos de otra naturaleza y también por supuesto tecnificación”, sostuvo el presidente de Socabío.

A ello, añadió que “creemos que muy pocas empresas tomarán esta alternativa porque eso significa –sencillamente- bajar más nuestra productividad. Son propuestas que se están haciendo, se están analizando e insisto que no es que se vaya a aplicar a todas las empresas del país”.

FALTA DE ANÁLISIS

Para que la norma se aplique se va a necesitar un 30% de afiliación sindical de los trabajadores, y debe ser de común acuerdo entre empresa trabajadores, no puede ser imposición de todo el sindicato tampoco a la empresa, “sería absurdo, una empresa no puede estar pensando en que van a trabajar 4 días a la semana, sobre todo, si estamos pensando en empresas agrícolas, empresas comerciales, me refiero a las empresas que tienen que ver con comercio transacción de productos, industrias, producción de materiales, las que procesan alimentos, o sea en definitiva es una de las cosas más que se están proponiendo en el país que no se han estudiado bien, y puede que en uno de los casos se lo adecuado, que calce, pero que en definitiva desde el punto de vista normado, general es absurdo”, subrayó Stegmeier.

 

HORAS DE PRODUCCIÓN

“Nos falta capacitación, tecnificación, nos falta un poco de iniciativa personal para poder hacer las cosas mejor, es un problema que tenemos en Chile endémico y curiosamente en vez de subir la productividad la hemos bajado, y eso significa efectivamente que estamos con un gran problema”, expresó el presidente se Socabío.

De la misma manera, expuso que “nosotros estamos en algunos casos, el caso de Alemania con Chile por ejemplo, estamos produciendo una quinta parte de lo que produce un trabajador alemán por ejemplo, entonces claramente tenemos un desfase que es enorme y eso no nos va a poder transformar en un país desarrollado mientras no superemos esa parte”

Finalmente, dijo que hoy día el trabajador chileno tiene un alto costo para la empresa, justamente, porque es poco productivo, aunque las remuneraciones puedan ser más bajas para los países desarrollados, del punto de vista del producto final, son más altas que los países desarrollados nuestras remuneraciones internas.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes