suscríbete al boletín diario

Destacados

Parques eólicos en el ojo del huracán por conflictos con comunidades

Empresas con desavenencias con comunidades cercanas y petición del alcalde al Ministerio del Medio Ambiente para no construir más parques eólicos en Los Ángeles fueron replicadas por autoridades gubernamentales que defendieron esta alternativa de generación.


 Por Juvenal Rivera

ParqueEolico5

Aunque distantes a poco más de 30 kilómetros, los sectores rurales de El Ciruelo Sur (en la salida poniente de Los Ángeles por el camino a Nacimiento), El Agro (al sur de Negrete) y Sol de Septiembre (al surponiente de Mulchén) comparten una situación en común: han tenido o tuvieron una relación conflictiva con las empresas que levantan parques eólicos.

Desde reclamos por la falta de información, por paso incesante de maquinaria de alto tonelaje que provocan barro o polvo, efectos de las fundaciones en las napas subterráneas hasta quejas por el ruido debido las cercanías de los aerogeneradores con las viviendas.

El primer parque eólico que se emplazó en la zona fue Cuel (2014), al poniente de la ciudad de Los Ángeles, que marcaría el punto de partida para una decena de proyectos similares que usan la fuerza del viento para producir electricidad. Sin embargo, a poco andar, esa iniciativa se enfrentó a los reclamos de las comunidades vecinas por el ruido ocasionado por las enormes aspas.

El año pasado, residentes de la zona campesina de Sol de Septiembre, en Mulchén, se quejaron por el impacto en el camino debido al paso de maquinaria de alto tonelaje para un parque eólico. Después lo hicieron en El Ciruelo, alegando también que no fueron informados de ese tipo de intervención en el territorio. Al igual que la comunidad de El Agro, en Negrete, comparten la preocupación por la cercanía de los aerogeneradores con las viviendas.

En otros sectores, como Santa Fe y Las Trancas (ambos de Los Ángeles), hay incipientes movimientos de vecinos por los eventuales impactos negativos de este tipo de proyectos de generación.

En medio de este conflicto en ciernes, el alcalde de Los Ángeles Esteban Krause, envió un oficio a la ministra de Medioambiente, Carolina Schmidt, donde la exhortaba a detener la construcción de nuevos parques eólicos en la comuna.

En el documento, divulgado a principios de la semana, el jefe comunal aseguró que “dichas instalaciones están construidas en sectores rurales con una alta densidad de población y el número de proyectos ya construidos está afectando seriamente la calidad de vida de nuestros vecinos”.

En razón de lo anterior, Krause solicitó detener “la construcción de nuevos proyectos eólicos y, en particular, en el sector sur poniente de nuestra ciudad, ya que se encuentra saturado de este tipo de proyectos”.

RESPUESTA GUBERNAMENTAL

Sus palabras causaron reacciones en las autoridades gubernamentales que defendieron este tipo de proyectos. Uno de ellos fue el seremi de Energía en la Región del Biobío, Mauricio Henríquez.

Sin referirse directamente a la petición realizada por el jefe comunal, la autoridad defendió el desarrollo de proyectos eólicos en virtud a que emplean energías renovables. Argumentó que “el mundo entero está viviendo los efectos del cambio climático y Los Ángeles y la provincia de Biobío no han estado exentos de aquello. Por eso, los esfuerzos de todos los países están por avanzar en energías limpias y en eso Chile es un ejemplo, cerrando centrales a carbón y construyendo centrales de energía limpia en el norte y en la zona centro sur”.

Precisó que “Los Ángeles y la provincia de Biobío tienen un papel fundamental. Hoy se construyen cinco parques eólicos y en este año empiezan la construcción otros dos más. Este es el futuro, esto es lo que vive el mundo entero, es la forma en que se combate el cambio climático. Más del 70% de los gases del efecto invernadero vienen del sector energía. De ahí este trabajo y esfuerzo que estamos haciendo todos para enfrentarlo”.

Cerró sus declaraciones haciendo una invitación “a todos los actores a sumarse: las familias, las comunidades y a las empresas a entender el proceso que estamos viviendo y hacerse responsable”.

El gobernador de Biobío, Ignacio Fica, fue más directo y aseguró que “cuando uno es autoridad debe ser sumamente serio al emitir opiniones” y, sin mencionar al jefe comunal, lo exhortó a “no ser populista”.

Explicó que el Ejecutivo está en un plan de cierre de centrales con energías contaminantes, como las termoeléctricas. “En cambio, le hemos abierto la puertas a estas nuevas energías que son limpias y renovables, como son las centrales eólicas”, añadió.

“Por eso, el llamado es a evitar el populismo porque debemos ser responsables en el desarrollo de nuestro país en los próximos 30 años. Para eso, creemos que las energías renovables no convencionales son el futuro de nuestra provincia, de la región  y del país”, concluyó.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes