suscríbete al boletín diario

Destacados

Municipalidad de Mulchén consigue traspaso en comodato de tradicionales escalinatas del convento

Las escalinatas del convenio de San Francisco son una verdadera postal de Mulchén que están desde la fundación de la comuna pero pertenecían a la entidad religiosa. Sin embargo, recién hace unos días el municipio consiguió el traspaso en comodato que permitirá invertir en mejor sus condiciones.


 Por Juvenal Rivera

Convento de San Francisco, Mulchén (1) (1)

La comuna de Mulchén es bastante joven. Al contrario de la gran mayoría de las localidades, fue fundada justo a fines de diciembre de 1861, como parte de la decisión del Estado para establecer soberanía en la margen sur del río Biobío que era habitado por comunidades mapuche.

Fue bajo el mandato del Presidente José Joaquín Pérez Mascayano que se inició la ocupación militar de la zona que partió en Mulchén y Negrete y que terminó a fines del siglo XIX con la creación del poblado de Villarrica.

El hito fundacional de la comuna bureana ocurrió el 28 de diciembre de 1861 cuando el coronel Cornelio Saavedra. En paralelo a la instalación del fuerte militar, se empezó a construir el convento de San Francisco, debido a la presencia de esa orden religiosa en el territorio.

Desde esa etapa germinal que datan sus prolongadas escalinatas que culminan en un semicírculo que tiene la figura del padre Alejandro Manera (creador de la primera escuela llamada San Bernardino de Sena) y que antecede al convento propiamente tal que domina el amplio valle de lo que ahora es el área urbana mulchenina.

Ese lugar es un elemento identitario de los vecinos de Mulchén. Es una imagen o de postal que es absolutamente reconocible y que forma parte del imaginario colectivo de sus habitantes que tiene la particularidad de remontarse a esa época fundacional de la comuna.

Sin embargo, ese terreno pertenecía a la orden franciscana, lo que frenaba cualquier inversión pública que se quisiera en el lugar.

Por eso, el alcalde mulchenino, Jorge Rivas, se declaró profundamente alegre al conseguir, en beneficio de la municipalidad que él dirigente, la entrega en comodato por parte de la orden franciscana, a través de su representante legal, Mario Antolín Manríquez Andrade.

No fue un proceso breve ni rápido. Fueron más de siete años de reuniones y gestiones que culminaron el martes pasado cuando, en la Región Metropolitana, se suscribió el acuerdo que ratifica el traspaso.

La fecha de la firma del convenio también es representativa y simbólica, por cuanto sucede un día después que la comuna celebrara los 159 años de existencia.

Específicamente, se trata de todo el retazo de terreno que comprenden las escalinatas del Convento San Francisco de Mulchén, incluida la medialuna.

Para el jefe comunal, se trata de un hito relevante en la comuna por cuanto se rescata un lugar “que es muy apreciado y reconocido para los mulcheninos. Es uno de esos sitios que todos conocemos, que todos identificamos, que es parte de nuestra identidad”.

Jorge Rivas tuvo palabras de agradecimiento para la orden Religiosa “el ser escuchados y compartir nuestra gestión, la que sin duda alguna contribuirá a hermosear y enaltecer el señalado lugar histórico”.

PRIMERAS INVERSIONES

En lo inmediato, el alcalde mulchenino sostuvo que destinarán 40 millones de pesos para ejecutar obras de mejoramiento en el lugar “por pasar a ser parte de la administración municipal”.

Anticipó que ahora se trabajará en el diseño de iniciativas que permitan obtener más recursos que le saquen partido a uno de los lugares más reconocidos de la comuna de Mulchén.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes