suscríbete al boletín diario

Destacados

Reclusión de alcalde de Negrete pone nueva cuota de duda por retraso en obras de alcantarillado en Coigüe

Las faenas a cargo de la empresa Figuz debían entregarse en 300 días pero ya llevan tres años sin que se vislumbre su entrega. Lo peor es que la detención del alcalde puede dilatar mucho más una posible solución.


 Por Juvenal Rivera

retraso en obras en Coigüe, Negrete (4)

Si hace algunas semanas, los vecinos de la localidad de Coigüe (comuna de Negrete) estaban muy molestos por el excesivo retraso en las obras de construcción del sistema de alcantarillado para la localidad Negrete, ahora observan que el panorama se tornó mucho más complicado.

Es que la encarcelación del alcalde Francisco Javier Melo – formalizado por delitos de fraude al fisco, soborno y cohecho en el denominado “Caso Led”- pone una cuota enorme de duda acerca de lo sucederá con el proyecto que iba a mejorar la calidad de vida de los residentes.

El jefe comunal está recluido en la cárcel El Manzano de Concepción, como parte de una indagación que contempla una trama de corrupción que relaciona a la empresa Itelelcom con algunos municipios del país por las multimillonarias licitaciones de ese sistema de iluminación.

La prisión preventiva de Melo, sin embargo, deja a los residentes en ascuas sobre lo que sucederá con sus reclamos por las demoradas obras de instalación del sistema de alcantarillado, las cuales llevaron – incluso – a protagonizar una protesta que cortó la circulación vehicular en el puente Coigüe.

Sin embargo, en 2017, los vecinos de esa localidad estaban en una postura diametralmente opuesta. ¿Por qué? Porque celebraban el inicio de las obras de construcción del sistema de alcantarillado, con una inversión nada de despreciable: 3 mil millones de pesos. Se trataba del cumplimiento de un anhelo postergado hace más de una década y que beneficiaría a poco más de 300 viviendas que, por fin, estarían conectadas a una red de alcantarillado. Así se terminarían de una vez y para siempre con las fosas sépticas y los insalubres pozos negros con los cuales han convivido los vecinos durante décadas.

Pablo Morales es uno de los vecinos de Coigüe. Confiesa estar muy preocupado porque el encarcelamiento del alcalde significa dilatar cualquier posibilidad de solución a un problema que se arrastra hace mucho tiempo.

Él mismo cuenta que lo que partió con toda la fe que duraría 300 días para la ejecución de las obras (10 meses), después se convirtió en un año, dos años y ahora ya son tres.

Si bien se instalaron las cañerías y las cámaras, faltan las conexiones directas a cada uno de los domicilios. Solo algunas casas tienen sus trabajos terminados y en otras, solo se aplicó a uno de los baños. Como si fuera poco, muchas de esas obras presentan problemas, como rebalses o malos olores.

Lo peor es que los trabajos no solo están inconclusos sino que fueron abandonados hace varios meses. Ningún operario de la empresa a cargo se ha observado en el último tiempo, lo que aumenta las inquietudes de los residentes.

Morales explica que las faenas fueron adjudicadas a la empresa Figuz por decisión del Concejo Municipal, mientras que el municipio negretino es el mandante, es decir, tiene la responsabilidad de fiscalizar el correcto cumplimiento de las faenas.

De hecho, el 3 de octubre de 2017 el cuerpo colegiado dio el visto bueno para que la citada compañía se hiciera cargo de las obras por un monto que asciende a los 3 mil millones 367 millones de pesos.

Sin embargo, las continuas demoras ocasionaron que los concejales Carlos Torres y Marcos Troncoso, el pasado 7 de febrero, ingresaran a la Contraloría General de la República una denuncia a fin de esclarecer y fiscalizar los hechos relacionados a esta obra. Sin embargo, aún se está a la espera de un pronunciamiento de dicho organismo.

AGUA POTABLE RURAL

Como si fuera poco, ahora se sumó otro problema, precisó Pablo Morales. Se trata de la ampliación del agua potable para el sector rural de Los Sauces, también dentro de Coigüe, que está en plena ejecución pero, aparentemente, sin la aprobación del Concejo Municipal.

La obra tiene asignado poco más de 100 millones de pesos – también entregada a la empresa Figuz – pero ha enfrentado la oposición del Comité de Agua Potable Rural de la localidad debido a que no se les ha consultado la opinión ni se ha visto si existe la factibilidad de aportar el recurso a los residentes de esa zona campesina. También, según el vecino, las faenas se observan detenidas en los últimos días.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes