suscríbete al boletín diario

Destacados

Javier Pezoa: “Si no hay medidas para enfrentar esta situación, esto va a terminar muy mal”

Dos camiones y una grúa de propiedad del empresario fueron destruidos en la jornada de este miércoles, en un nuevo episodio de violencia en la provincia de Arauco. Ya ha sido víctima de otros cuatro hechos similares en los últimos tres años.


 Por Juvenal Rivera

BeFunky-collage (21)

Javier Pezoa empezó trabajando como capataz en el fundo San Luis de Micauquén, cerca de Mulchén. A su cargo tenía un motosierrista y seis hacheros y al frente tenía una faena de raleo.

Era el año 1974 y Pezoa había egresado recién de la Universidad de Concepción con un cartón bajo el brazo con el título de técnico forestal.

Cuarenta y seis años más tarde, este empresario de Los Ángeles confiesa sentirse orgulloso de lo realizado. A sus 68 años, ha forjado una empresa que tiene entre 200 y 250 empleos en los distintos frentes de faenas, todas ligadas al ámbito forestal.

”Llevo 46 años trabajando en el sector forestal. Doy pega a mucha gente, algunos llevan 35 años conmigo. No tengo problemas con mi gente de ningún tipo. En esto que yo me he ganado mi vida, he hecho mi vida gracias al sector forestal”, señala.

Sin embargo, en la jornada de ayer, Javier Pezoa volvió a ser impactado por una noticia imprevista. Muy temprano, cuando estaba en un tratamiento kinesiológico por una dolencia en su rodilla, fue avisado por teléfono que desconocidos armados irrumpieron en el fundo San Ernesto, en la comuna de Contulmo, provincia de Arauco. Después de amenazar a los trabajadores, le prendieron fuego a siete camiones y dos grúas que participan en la cosecha de un fundo forestal de la empresa Mininco.

Dos de esos camiones y una de las grúas eran de su propiedad. El monto de los daños alcanza a los 800 mil dólares (cerca de 600 millones de pesos).

Pero no se trata del primer incidente de ese tipo que le afecta. En los últimos tres años, otros cuatro episodios similares le han afectado a camiones y maquinaria de su empresa (Contulmo, Santa Bárbara, Collipulli e Imperial).

Lo positivo es que, más allá de lo traumático de la experiencia, ninguno de sus trabajadores ha resultado herido, pese a la violencia y al uso de armas de fuego de alto poder de fuego. “Tengo a personas que – y con mucha razón – presentan licencias por estrés. Los viejos salen de acá con temor a que les pase algo”, acota.

FUTURO NEGRO

A la hora de comentar lo sucedido por la ola de ataques de los últimos meses en la macro-zona sur que, incluso, han terminado con el asesinato del joven Moisés Orellana (en Cañete) y del trabajador Pedro Cabrera (en Collipulli), Javier Pezoa hace un análisis lapidario: “esto es un problema país, no es que uno pida que haya más resguardo y listo. Estamos sobrepasados por todos lados”.

A juicio del empresario, se trata simplemente de “terrorismo puro. A mis choferes los atacaron personas con fusiles, probablemente fusiles de guerra. Es el tercer ataque desde un mes atrás en ese mismo predio”.

Para Pezoa, es “inconcebible que los políticos estén pensando en acusar a los ministros” y no se dediquen a buscar soluciones a un conflicto, que a su juicio, sigue aumentando en gravedad. “Es una lástima lo que está pasando y esto tienen la culpa los políticos porque para eso están, para hacer algo”, agrega.

Según su opinión, “si no hay medidas en que realmente se enfrente esta situación, todo esto va a terminar muy mal. ¿Dónde está el estado de derecho? Somos como un país sin ley”.

También Javier Pezoa rescata la importancia del rubro forestal porque “genera un alto impacto en el empleo, el 60 ó 70% del trabajo de esta zona tiene que ver con el rubro. Y si no podemos trabajar, ¿Qué va a pasar con esas personas? Hay pegas, muchas pegas pero no se pueden tomar porque no hay seguridad para ejecutar las faenas”. “No digo que vaya a dejar de trabajar porque tengo que jubilarme y terminar mi vida laboral en este tema. Me dediqué a trabajar en esto, exclusivamente en esto. Es lo único que he hecho en mi vida, es lo mejor que sé hacer. Me enorgullezco de lo que he hecho pero no podemos estar así”.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
ataque incendiarioCamionescontulmoempresario forestalJavier Pezoa

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes