domingo 25 de agosto, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Destacados

Trabajadora contratada por ley de inclusión: “Esta normativa nos permite a los discapacitados volver a sentirnos útiles”

Evelyn Figueroa, quien quedó con una discapacidad cerebral, recomienda a todos los que estén en su situación a atreverse a regresar al mundo laboral: “no hay barreras”, asegura.


 Por Gustavo Soto

7.4 evelyn figueroa patuelli

Hace algunos días comentábamos en La Tribuna cómo las empresas se están adecuando a la nueva Ley de Inclusión Laboral para personas con algún grado de discapacidad, normativa que está en plena marcha blanca y que pretende hacer justicia con aquellos que muchas veces son discriminados por la sociedad.

¿En qué consiste? En que todas las empresas pequeñas, medianas y grandes deben necesariamente cumplir con que el 1% del total de sus trabajadores sea una persona en situación de discapacidad, regla que aplica para todos los emprendimientos que tengan más de 100 trabajadores en su planta, con el fin de brindar trabajo y avanzar en la igualdad de oportunidades.

Sobre experiencias alentadoras relativas al tema, conversamos con el presidente de la Fundación Chilena para la Discapacidad, Matías Poblete, de profesión Educador Diferencial con mención en Discapacidad Intelectual y con un magíster en Gobierno y Asuntos Públicos. Poblete bien sabe que, como reza el dicho popular, “si se quiere, se puede”, pues salió adelante y conquistó sus logros superando un difícil escollo, pues él es discapacitado visual.

Matías Poblete, presidente de la Fundación Chilena para la Discapacidad.

En ese sentido, Poblete recalcó: “las discapacidades tanto físicas como psiquiátricas no tienen por qué ser un obstáculo, incluso pueden ser la fortaleza para alcanzar los objetivos”, es por ello que confía en que “esta ley de inclusión va a nivelar hacia arriba, entregando oportunidades a todos para salir adelante. Hasta antes de la aparición de la ley teníamos muy pocas personas trabajando y ahora ya llevamos 12 mil personas con capacidades diferentes insertas en el mundo laboral de forma activa”.

Poblete agregó que en la fundación están concentrados en un siguiente paso de la ley, que más que preocuparse del porcentaje de personas discapacitadas trabajando dentro de una empresa, se enfoquen en que el empleo sea digno y bien remunerado, pues “comúnmente pasa que se les contrata para cumplir con la normativa y se les paga incluso menos del mínimo”, situación que hay que erradicar, como por ejemplo ya se terminó con el “contrato de aprendizaje” con el que habían empleadores que mantenían por años contratada a la gente con remuneraciones demasiado bajas y horarios extensos.

Desde la fundación afirman que la inclusión no tiene límites.

EXCELENTE EXPERIENCIA

Una de las empresas que ha trabajado codo a codo con la fundación es el grupo dedicado al calzado y accesorios deportivos Patuelli, quienes tienen presencia en el comercio desde Copiapó al sur.

Andrés Albornoz, encargado de Recursos Humanos, explicó que este cambio en la mentalidad al interior de la empresa ha reportado sólo buenos resultados, pues “hemos podido comprobar que todos nuestros trabajadores que tienen algún grado de discapacidad ya sea mental o física, son igual o más eficaces que el resto de sus compañeros”.

Por lo que hace un llamado a todos los empresarios a que se pongan una mano en el corazón, “dejen los miedos de lado y se atrevan a contratar, no sólo por cumplir la ley de inclusión, sino que también para brindar más oportunidades. Acá en Patuelli sólo sacamos cuentas alegres con nuestros empleados”.

Justamente, una de ellas es Evelyn Figueroa, asistente de contabilidad de la empresa, quien quedó con una discapacidad psicológica producto de un traumático asalto con un arma blanca, la que le afectó cierta zona del cerebro.

Afortunadamente, dice ella, “luego de 6 meses de tratamiento y de quedar pensionada de invalidez, me pude reintegrar al mundo laboral, a pesar de los traumas y las secuelas sicológicas que me quedaron”, es por eso que ella recomienda a los empresarios a que contraten a personas con discapacidad, pues “nosotros –al superar situaciones límite- apreciamos aún más la vida y nos tomamos el trabajo como una segunda oportunidad para salir adelante, por lo que somos más comprometidos en el ámbito laboral”, pues ella explicó que “no se trata sólo de un sueldo, sino de una validación dentro de la sociedad, pues nos sentimos más capaces que antes”.

Evelyn Figueroa, asistente de Contabilidad y Finanzas, grupo Patuelli.

Sobre cómo pudo salir adelante, Evelyn comentó que nada habría sido posible sin la colaboración del equipo médico de Hospital del Trabajador de Santiago y sin el ejemplo de los demás pacientes: “A mí me llegaba a emocionar el ver cómo habían personas que a pesar de haber perdido un brazo, hacían sus ejercicios para poder rehabilitarse, o ver a gente que usa prótesis y que se esfuerza como cualquier otro trabajador”.

Para ella, la ley de inclusión “ha servido mucho para dar visibilidad a todas aquellas personas que han sufrido algún daño físico o cerebral, ayudando a demostrar que todos estamos en igualdad de condiciones para desarrollar un mismo trabajo, respetando siempre las diferencias” y es por ello que hace un llamado a todas las personas que han quedado discapacitadas “a no quedarse ahí, a que retomen su vida, con mucha fuerza y ánimo, que se atrevan a incluirse en el mundo laboral, pues ahora tenemos esta ley que es una herramienta primordial para facilitar la obtención de un puesto laboral, que nos permite volver a sentirnos útiles”.


  • Compartir:
etiquetas
Ley de InclusionLey de Inclusión Laboralteleton

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes