lee nuestro papel digital

Desarrollo

Conoce la casa que aparece y desaparece

Una vivienda es capaz de emerger de la tierra en pocos minutos y volver a una posición sepultada, utilizando un poderoso elevador hidráulico y quedando oculta a la vista sin dejar rastro. Es el primer ejemplo de un nuevo concepto denominado “arquitectura dinámica” que puede aplicarse a infinidad de espacios habitables.


 Por Agencia EFE

La casa que aparece y desaparece
Un usuario de la casa IX observa el paisaje circundante. Foto de Bianna Creative Lab.

El arquitecto Miquel Subiràs y su equipo del estudio Bianna Creative Lab (BCL) han proyectado y construido en Gerona (Cataluña, España), una casa capaz de emerger de las profundidades de la tierra en solo seis minutos y volver a hundirse quedando oculta, fuera de la vista y del paisaje, autónomamente o según lo requieran sus ocupantes.

Esta edificación que BCL describe como “el primer proyecto arquitectónico concebido como un espacio en movimiento”, se denomina IX, término que proviene  del verbo ‘eixir’, que quiere decir ‘salir hacia fuera’ en balear, un dialecto del catalán, que se habla en las islas Baleares, explican desde este estudio.

El sistema IX de arquitectura dinámica, ofrece diferentes modelos, adaptables a entornos urbanos o naturales y pensados para dar soluciones a diferentes sectores como el residencial, hotelero, negocios, lúdico, según BCL.

Su movimiento de ascenso y descenso es muy poco perceptible, y  puede controlarse de dos modos: Básico y Eco.

En el modo Básico el usuario puede decidir donde posicionar el habitáculo respecto al exterior, en función de sus necesidades, mientras que en el modo Eco, IX se eleva o desciende de manera autónoma, en función de las condiciones del entorno, como la temperatura, el viento o la insolación exteriores.

Gracias a su avanzada ingeniería y mediante un potente sistema hidráulico, la casa IX consigue elevarse en pocos minutos desde una posición sepultada hasta situarse a ras de la superficie, ofreciendo a los ojos de un observador, el aspecto de una vivienda estática convencional.

“IX es un espacio arquitectónico que puede emerger del suelo y también desaparecer, sin dejar rastro, cuando se lo quiere proteger o no se lo utiliza” de acuerdo a Subiràs, que lidera BCL (https://biannalab.com/es) junto con el empresario Jordi Sala.

EDIFICACIÓN Y MÁQUINA A LA VEZ

Esta máquina y hábitat a la vez, donde se conjugan técnicas de construcción e ingeniería, es un exponente de un nuevo concepto de habitabilidad: La arquitectura dinámica, consistente en construcciones capaces de moverse, espacios que afloran y se esconden, según las necesidades, según BCL.

Señalan que la fabricación de la casa IX y de su sistema, hidráulico que es adecuado a la proporción del espacio y le permite elevarse y descender, es de tipo modular y sigue un proceso de producción industrial.

En su diseño y fabricación ha trabajado un equipo de setenta profesionales, entre ingenieros, arquitectos y montadores.

La producción de la casa IX sigue un proceso homologado y certificado que cumple todos los requerimientos de seguridad y control, siendo proyectada, fabricada y suministrada ‘llave en mano’ desde Gerona (Girona, en catalán), donde la empresa opera su centro productivo, de más de 14.000 metros cuadrados.

“Tenemos que avanzar hacia procesos de fabricación cada vez más eficientes para crear una arquitectura más precisa y más rápida, en una evolución de la arquitectura hacia la máquina. Hay que construir menos y fabricar más”, recalcan.

Este trabajo de BCL replantea un elemento prioritario de cualquier habitáculo: La protección. “En IX los espacios pueden dejar de estar expuestos a la intemperie y a las inclemencias meteorológicas, cada día más cambiantes, para obtener unos espacios más seguros y sostenibles” destacan.

Así, el espacio de esta casa es capaz de adaptarse según las temperaturas, humedad, insolación, volviéndose más eficiente, apuntan.

Al esconderse IX en pocos minutos, puede retardarse la erosión que sufriría si estuviera expuesta permanentemente al aire  libre, así como evitar otras agresiones físicas, puntualiza Subiràs.

UN SISTEMA, MÚLTIPLES APLICACIONES

Esta vivienda ha sido diseñada y construida bajo la premisa de que cuando no está siendo habitada, puede desaparecer de la vista para no ocupar un espacio visual, reforzando el valor del entorno, tanto en espacios naturales como urbanos, según BCL.

“No tiene sentido que el entorno, ya sean unas viñas o una rambla ubicada en medio de la ciudad, sea visualmente alterado si no hacemos uso de un espacio arquitectónico”, de acuerdo a la propuesta de este estudio. 

El diseño y la tecnología modular y dinámica de IX puede aplicarse para volver dinámicos distintos espacios (apartamentos, viviendas, oficinas, estudios, aparcamientos, habitaciones de hotel, gimnasios, equipaciones lúdicas o culturales), de diferente tamaño y niveles de altura y soterramiento, y pueden integrarse en otros proyectos arquitectónicos, según BCL.

Además de la primera casa IX, que funcionará como un centro creativo,  BCL ha finalizado otra construcción de este tipo   donde el movimiento estará al servicio de un tanatorio para animales, que al esconderse, desaparece y deja un espacio en el bosque, permitiendo una despedida en un entorno natural de gran belleza con la intimidad que exige ese ritual.

Asimismo se está estudiando la futura incorporación de este sistema en unas bodegas y en dos edificios públicos.

Su denominador común es que emergen y se esconden según el uso, proporcionando las mejores condiciones térmicas y ambientales en cada momento, añaden desde BCL.

El sistema IX puede ser concebido como un complemento de la arquitectura existente, como un espacio para invitados en una vivienda ya construida, un lugar para teletrabajar o una sala de un restaurante o de un complejo hotelero (“resort”), según Subiràs.

Es interesante para albergar espacios vinculados con el entorno natural, como miradores o refugios, y además es idóneo para ubicar tiendas, quioscos o cafés en espacios emblemáticos de una ciudad, sin afectar de modo permanente su fisonomía, precisa.

Desde el punto de vista geológico, IX se puede implantar en cualquier tipo de terreno, aunque siempre será más fácil si ese terreno no es rocoso y si el nivel freático (nivel superior de las aguas subterráneas) no supone un problema, explica Subiràs. 


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
arquitecturacasadesapareceedificaciòn
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes