miércoles 26 de junio, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Desarrollo

Plaga de langostas podría afectar cerca de 2 mil hectáreas en Quilaco

Autoridades comunales aseguraron a La Tribuna que la propagación del insecto es inminente, sin embargo desde el gobierno aclararon que aún se puede fumigar y que la plaga se puede detener.


 Por Sebastián Díaz

26-12-2018_18-04-081__10.4.jpg

Por Benjamín Ahumada Alvarez

En 2012, el alcalde de Quilaco, Fredy Barrueto logró gestionar 25 millones de pesos en químicos para fumigar y frenar la plaga de langostas.

Este año, el líder comunal ha trabajado desde marzo para conseguir los fondos, sin embargo no lo ha logrado y en la comuna cordillerana ya viven lo que llaman plaga.

Barrueto, está con un día libre por temas personales, pero eso no le impidió hablar con La Tribuna y relatar su preocupación, sobre todo porque lo advirtió, pues en su gestión, ya había visto el problema.

Respetuoso de la institución, el alcalde nos invitó a conversar con el administrador municipal y subrogante de su cargo, Bernes Toloza quien detalló el trabajo municipal para prevenir la plaga de langostas: “desde marzo estamos sosteniendo reuniones para analizar el tema. Hemos invitado a todos los actores institucionales y también a nuestros vecinos para analizar el problema de las langostas en los sectores de Quilapalos, Loncopangue y San Ramón. En todo momento, el SAG nos dijo que no había de qué preocuparse, pero nosotros insistimos en que sí y que los datos nos indicaban eso”.

LA REALIDAD TRAS LAS REUNIONES

Toloza no escatima palabras para evitar un problema entre Quilaco y el Gobierno, pero reconoce que el error está en el Servicio Agrícola Ganadero, al apuntarlos como responsables de la plaga: “El SAG fue bastante poco precavido al ver la realidad y hoy nos encontramos con una plaga de langostas que ha crecido y que se ha transformado en una complicación para los vecinos”.

Aunque no cuentan con los estudios que los avalen, la experiencia les indica que la plaga de langostas, de este año, es parte de un ciclo que viven desde 2007, que lograron detener en 2012 y que hoy amenazaría la economía familiar en cerca de 2 mil hectáreas.

Bajo la premisa del ciclo de los 5 años, relata Toloza, es que se acercaron al SAG y al INIA provincial, pero no obtuvieron la respuesta esperada, por lo que elevaron su problemática al Ministerio de Agricultura, quien si observó una dificultad al comprobar que el número de individuos en estudio (saltamontes) era demasiado denso en un metro cuadrado,”180 langostas”, expresó el alcalde subrogante.

Mientras los quilaquinos aseguran que ya no se puede fumigar y que la plaga es inminente, desde el Gobierno dan fechas y plazos para detallar que están a tiempo y que se deben coordinar los esfuerzos y las energías para evitar la sobrepoblación.

LA VOZ DEL GOBIERNO

El gobernador de Biobío, Ignacio Fica, explicó a La Tribuna que ha estado preocupado del tema desde que asumió. En ese sentido quiso llamar a la calma a las autoridades locales indicando que “hemos tenido conversaciones con el encargado provincial del SAG, Guido Merino que nos ha mencionado, respecto  de la plaga de langostas,  que tenemos plazo hasta el 15 de enero para poder hacer los procesos de fumigación”.

La máxima autoridad política de la provincia explicó que existen dos variables que provocan la excesiva población de langostas. La primera apunta a la falta de trabajo en la tierra, motivada principalmente por el envejecimiento de la población rural que ha dejado de arar, facilitando con ello la propagación del insecto.

Un segundo tema apunta al tema del control con plaguicidas, el que recordó se debe realizar antes del 15 de enero.

Aunque no aparece como una tercera causa, los científicos ya determinaron la existencia de un microclima en Quilaco que favorece la expansión de estos insectos.

El tema de la fecha es fundamental en momentos de cambio climático, pues si bien los tiempos del pasado hablaban siempre del mes de noviembre, la realidad da cuenta que todo ha cambiado y que la fecha de procreación en estado de larva del insecto se mantiene hasta la primera quincena de enero.

Para poder fumigar y conseguir un estimado de 50 millones de pesos, la Municipalidad de Quilaco debe coordinar sus esfuerzos con el INIA y el SAG, cuestión que se debe realizar en el corto plazo si quieren evitar la plaga: “para poder fumigar, el SAG habló con las autoridades municipales para que eleven la solicitud y la información al INIA para que, a través de este, se generen los recursos y el producto para hacer la fumigación correspondiente”.

Las langostas o saltamontes se alimentan de cultivos y pastos, por lo que una plaga afecta plantaciones y forrajes, generando en consecuencia, un grave problema en las finanzas de las familias que viven de la agricultura doméstica.


  • Compartir:
etiquetas
La TribunaLangostasplagaQuilaco

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes