suscríbete al boletín diario

Deportes

Claudia Leyton: “El Tai Chi no curó el Parkinson, pero mejoró mi calidad de vida”

La miembro de la Agrupación de Tai Chi del Instituto Confucio de la Universidad Santo Tomás en Los Ángeles, explicó que, la práctica de la disciplina ha sido trascendental para llevar su enfermedad.


 Por La Tribuna

18.2

Claudia Leyton Escobar es una de los miembros de la agrupación de Tai Chi de Santo Tomás Los Ángeles. Hace diez años sufre de Parkinson y desde que se estableció este arte marcial como parte de las actividades del Instituto Confucio de la Universidad Santo Tomás (UST), ella no ha dejado de asistir, ni un solo día.

Comenta que la enfermedad inició con un temblor en una de sus piernas, pero que posteriormente se distribuyó a la totalidad del cuerpo. Sin embargo, le ganó al desánimo y gracias al apoyo de su familia y amistades, comenzó a participar en las clases de Tai Chi, para fortalecer la coordinación muscular. Esto último, dado que el Tai Chi es un arte marcial chino, que, a través de la respiración y movimientos lentos, posibilita la concentración y favorece la obtención de un mayor equilibrio físico y psíquico.

Según Leyton, la motivación de realizar esta actividad nació porque se documentó en cuanto al beneficio que le podía aportar, así luego de casi dos años de haberse iniciado en la práctica de esta disciplina, hoy puede dar fe de que sus temblores han disminuido de sobremanera.

“Realmente siento que he tenido gran cambio y mejoría. Los ejercicios me sirven porque son pausados y me relajo. Además, me oxígeno y me lleno de energía. Antes me era muy complicado desplazarme de un lugar a otro, ahora eso ha cambiado, porque soy autónoma y más independiente” subrayó la alumna.

En esta línea, instó a la comunidad a ser partícipe de esta terapia alternativa, que, según declaró, muy pocos conocen en la zona.

“Me enamoré de esta actividad. El Tai Chi no curó el Parkinson, pero mejoró mi calidad de vida. Yo me siento feliz, porque además tengo muchos amigos que comparten el amor por esta disciplina y me apoyan en las clases” finalizó.

TAI CHI EN INSTITUTO CONFUCIO UST LOS ÁNGELES

A cargo del profesor Hsueh Shih Yung (Chang), quien además entrega conocimientos de medicina china, este arte marcial chino se lleva a cabo en Los Ángeles, a través del Instituto Confucio de UST, desde el año 2017.

En torno a los beneficios que proporciona, el sensei explicó que “el Tai Chi trabaja con la coordinación, entonces ello permite que el cerebro practique movimientos nuevos y estimule el aumento de la dopamina a nivel de la sangre, entonces eso baja episodios epilépticos, activa la irrigación cerebral y relaja el cuerpo”.

En relación con la mejoría de Claudia, el profesor de Tai Chi relató que el primer día que ella llegó a clases, lo hizo mostrando importante dificultad “por los temblores no podía estar de pie mucho tiempo, siempre tenía que estar sentada, pero siguió practicando y permitió que mejorara su salud y metabolismo de manera significativa” subrayó.

En torno al beneficio y aporte de esta práctica, Dafne Taroppio, coordinadora del Instituto Confucio de la UST Los Ángeles rescató que “ayuda a armonizar, equilibrar e integrar las energías de nuestro cuerpo y espíritu. Me refiero al Yin y Yang, energías opuestas que se necesitan y se complementan. Yin representan la pasividad y el yang, el movimiento o impulso”.

AGRUPACIÓN DE ADULTOS MAYORES

Kiyoshi Jo Montero, quien es miembro de la agrupación de Tai Chi del Instituto Confucio de UST Los Ángeles, y a su vez, coordinador y presidente de la Organización de Tai Chi adultos mayores de la capital de la Provincia de Biobío, se refirió a Claudia Leyton, como ejemplo de constancia.

“Claudia para nosotros representa precisamente aquello, porque a pesar de todas las limitaciones, ella nos ha demostrado que se pueden hacer cosas en beneficio de una mejor calidad de vida” recalcó.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
ConfucioKiyoshitai chiust

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes