lee nuestro papel digital

Deportes

Despídete de los brazos flácidos con estos simples consejos

El “chaito” o “murciélago” -que corresponde a la zona del tríceps- es una de las zonas más propensas al debilitamiento de tejidos y musculatura, debido a que es una parte muy delicada.


 Por La Tribuna

17-11-2016_18-19-421-shutterstock_177004775-Copiar

La flacidez en la parte inferior de los brazos es un problema que afecta a muchas mujeres, sin embargo, reducir el consumo de carne, ingerir suplementos con colágeno y algunos tratamientos estéticos son algunas alternativas que te ayudarán a mejorar este desagradable problema.

Saludar con la mano en alto puede ser todo un desafío para aquellas mujeres que tienen problemas de flacidez en los brazos, sobre todo en esta época del año donde el calor nos obliga a andar más destapadas.

El “chaito” o “murciélago” -que corresponde a la zona del tríceps- es una de las zonas más propensas al debilitamiento de tejidos y musculatura, debido a que es una parte muy delicada.

Aunque el problema suele darse más en mujeres maduras, las jóvenes también son víctimas de este “mal”, sobre todo cuando bajan abruptamente de peso. Pero tranquilas chicas, la flacidez se puede detener e incluso revertir con los siguientes tips:

 

REDUCE EL CONSUME DE AZÚCAR Y CARNES ROJAS

Recomiendan reducir el consumo de alimentos que afecten la producción de colágeno, pues esta es la proteína que da firmeza a los tejidos de todo el cuerpo, incluida la piel.

Hasta los 25 años producimos colágeno de excelente calidad, pero después su calidad baja y pasados los 45 años se empieza a destruir, generando arrugas y pliegues en los brazos.

Aconsejan reducir el consumo de azúcares refinadas, como caramelos, dulces y postres, que debilitan el colágeno, pues destruyen el colágeno. Lo mismo pasa con la grasa y carnes rojas; éstas tienen una proteína llamada purina que también degrada el colágeno.

Explican que las carnes blancas, como el pollo, el pavo y el pescado, que tienen aminoácidos esenciales que ayudan a las células fibroblastos a generar nuevo colágeno. El consumo de verduras y frutas con cáscara también ayuda en esto.

Baja de peso de a poco y trabaja tu musculatura

Los cambios bruscos de pesos también promueven la aparición del “chaito”, por eso es recomendable bajar kilos de forma paulatina (1 a 2 por mes) para que la piel tenga tiempo suficiente para acomodarse.

Junto con cuidar la piel, es fundamental el desarrollo muscular, pues los tríceps son músculos habitualmente abandonados del ejercicio. Los ejercicios con mancuernas o los movimientos de remos con bandas elásticas son muy efectivos.

 

EJERCICIOS PARA TONIFICAR LOS BRAZOS

La flacidez en los brazos es algo bastante molesto y que puede deberse al exceso de grasa subcutánea o bien a que la piel ya ha perdido su elasticidad. Lo mejor, de todos modos, siempre es realizar ejercicios con alguna mancuerna, ya que aumentando la tonicidad muscular es la mejor forma para combatir los brazos flácidos.

Lo más efectivo para tonificar los brazos que tú sientes flácidos, es trabajar los triceps, el músculo que cruza el brazo por debajo del biceps. Esa, además, es justo la zona donde se suelen formar los tan temidos “brazos de murciélago”.

Un ejercicio muy habitual para trabajar la zona de los triceps consiste en tomar una mancuerna de un peso adecuado a tu fuerza, pararte, poner la espalda bien recta, abrir levemente las piernas y extender el brazo. Luego, con el brazo extendido, trabajar flexionando el codo, llevando la mancuerna hasta la nuca y estirando el brazo nuevamente, mientras con el otro te sujetas el codo para que no pierda la línea. Realiza de 10 a 15 repeticiones en 4 series y aumenta con el paso del tiempo.

También hay otro ejercicio similar que es bastante efectivo para los triceps. Siéntate con el torso bien recto, toma una mancuerna en cada brazo y flexiona los codos junto al cuerpo. Luego estira los brazos hacia adelante y repite el movimiento hasta la posición normal, llevando los codos bien hacia atrás cuando regresas. Mantiene el mismo número de repeticiones que en el ejercicio anterior y también recuerda elongar bien al terminar.

 

PROGRAMA DE EJERCICIOS ESPECÍFICOS: 

De rodillas y piernas cruzadas o unidas y levantadas, palmas de las manos apoyadas en el suelo, brazos extendidos, separados a la altura de los hombros y el busto en línea, abdominales dentro, no curvar la espalda.

Flexionar los brazos en la bajada y extender en la subida con un movimiento lento y seguro fijando la postura de la espalda y abdominales contraídos, para no viciar la postura. Asegurarse de no arquear la espalda, durante la fase de retorno, evitar extender demasiado los codos: puedes dañarte las articulaciones. 

De pie, piernas ligeramente flexionadas, con la izquierda colocada delante de la derecha, talón derecho levantado, flexionar ligeramente el tronco hacia adelante y apoyar la mano izquierda sobre el muslo derecho. Brazo derecho extendido hacia el suelo, en la mano una mancuerna pequeña. 
Flexionar el brazo derecho hacia el pecho, codo alto detrás y extender el brazo derecho hacia atrás, repetir la combinación. Al finalizar, ejecutar con el otro brazo. Mantener la espalda derecha, nunca arqueada. Cuello en línea con el resto de la columna. Los hombros paralelos al suelo. 

De pie, piernas ligeramente dobladas y unidas. Busto hacia adelante, pero no demasiado. Codos doblados y adherentes al busto. En las manos las dos pesas, palma girada hacia el interior. 

Extender los brazos hacia atrás y lento el retorno. Asegurarnos de que la espalda esté derecha y nunca arqueada. Muñecas en línea con los antebrazos. 

 


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes