suscríbete al boletín diario

Deportes

Marcelo Vildósola se prepara con todo para el rally, ahora con un Peugeot 208 R2

Con una inversión total para la temporada, cercana a los 120 millones de pesos, este reconocido piloto angelino se prepara para subir de categoría con la nueva adquisición.


 Por La Tribuna

1-PARA-LA-ESQUINA-INFERIOR-DERECHA

Usualmente podemos ver en las competencias locales, vehículos adaptados para el rally, y son máquinas que logran el objetivo: poder obtener un buen desempeño. Este concepto no era suficiente para el piloto que corre en el Nissan Sentra blanco, Marcelo Vildósola, quien en su afán de mejorar su rendimiento, y potenciar aún más su carrera como piloto, decidió subir de categoría, pero no quiso dar el salto largo, sino que uno que permitiera quemar paso a paso cada una de las etapas en el mundo automotriz.

Así fue como llegó a entusiasmarse con llegar a la categoría R2, con mayor potencia, velocidad y otras características que motivaron a este angelino a embarcarse en este desafío.
En este tipo de competencias, es absolutamente necesario trabajar en equipo, y para ello, se unió con ‘Valeo Comautos’, quienes creyeron en el proyecto que encabeza Vildósola, y también se subieron a este reto.

Para cumplir ese objetivo, pensaron inmediatamente en la marca Peugeot, con su modelo 208, y quienes tienen de fábrica un vehículo acorde a las necesidades de la competencia que demanda el rally. Por tanto, el auto al que accedieron es un Peugeot 208 R2.

HASTA QUE SALIÓ LA COMPRA

El protagonista de esta historia, Marcelo Vildósola, cuenta parte del proyecto, y relata la forma en que se gestó este gran capítulo de su historia competitiva.

“Este año participaré en la categoría R2, que es la categoría internacional, en un Peugeot 208, equipado completamente, el auto se está armando todavía en Francia. Me llega los últimos días de mayo, y la idea es participar en el campeonato nacional de rally en la categoría. El auspiciador oficial es Vale Comautos. Ellos se sumaron a este proyecto. Son importadores mayoristas de varias marcas de Santiago. Uno de los gestores del proyecto es Daniel Mannhein, y le quiero agradecer”, sostuvo.

Con aquellos que creyeron en su propuesta, no es primera vez que se ven las caras.

“No es primera vez que trabajamos juntos, ya habíamos hecho algo en menor escala, no tan profesional. También me apoyaron, y eso fue hace como tres o cuatro años atrás”, explicó el piloto angelino.

No solo aumenta la responsabilidad y los gastos que implica la compra de un auto R2, sino que también crecen las expectativas.

“Los resultados deportivos creo que van a ser de los mejores. Estoy confiado, he hecho bastante preparación física. Fui el otro día a participar en el rally del Bío-Bío, en el otro auto, y salimos primeros. Estamos haciendo un trabajo que ahora se está viendo reflejado en los deportivos y en los proyectos. Para mí es un sueño correr en una categoría tan importante como la R2. Esto se corre en países europeos como Francia o Italia. Yo voy a ganar o, sino, andar en los primeros lugares”, aseguró.

Pensando en la competencia, y en los buenos pilotos que hay en la zona, Vildósola cree que es bueno dar un salto de calidad en los vehículos, por lo que espera que sus pares locales también asuman desafíos importantes.

“Ojalá a los otros pilotos angelinos les dé ganas de innovar y poder atreverse. Esto es valentía y un poco de suerte, porque logré convencer a mi sponsor para que me acompañe a este proyecto ambicioso”, indicó.

Al estar completamente equipado, con implementos de fábrica, los costos del vehículo se disparan, a diferencia de uno adaptado.

“Aquí hablamos de unos 80 o 75 millones de pesos, más o menos. Solo el auto. Si hablamos del resto de los factores, envío, repuestos, correr durante el año, estamos hablando de 4 millones y medio por fecha. Este proyecto alcanza en total unos 120 millones de pesos”, confesó.

Finalmente, ya se mentaliza para la próxima competición, y se localiza en la región de O’Higgins.

“A Santa Cruz voy con el Nissan, va reparado, le pegamos una buena arreglada. Mecánicamente va bien el auto, anduvo bien en el último rally, así que estamos confiados que vamos a hacer un buen papel. De todos modos, voy con este auto sólo porque no ha llegado el R2”, cerró Marcelo Vildósola. 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes