lee nuestro papel digital

Cultura

En las próximas semanas debiera iniciarse esperada restauración de la capilla del hospital

Aunque la empresa a cargo de las obras ya estaba definida, diferencias en los montos finales obligaron a pedir una suplementación adicional de recursos para salvar el impasse y dar curso al proceso de adjudicación.


 Por Juvenal Rivera

92, capilla con daños

La burocracia suele entrampar las soluciones, incluso de las causas más urgentes y justas. La montaña de papeles, informes y documentos exigidos para resolver o avanzar tal o cual asunto pone a prueba la paciencia de cualquiera que se interne por esos derroteros.

Eso bien lo saben en la Agrupación de Reconstrucción y Restauración de la capilla San Sebastián, uno de los pocos lugares que tiene la categoría de monumento histórico en la provincia de Biobío.

El icónico recinto religioso resultó seriamente afectado para el terremoto del 27 de febrero de 2010. Sus paredes estuvieron a puntos de ceder a la violencia del fenómeno natural (una de ellas cedió) y su interior, con sus decorados y frescos en el techo, sufrió severos daños.

A los pocos meses de ocurrida la desgracia, se formó la Agrupación de Reconstrucción y Restauración de la capilla con el fin de tramitar una solución pronta al patrimonial recinto.

Sin embargo, debieron pasar más de 12 años para que la estructura pueda ser reparada hasta volver a ser aquella edificación que existía hasta antes del terremoto.

Así lo espera el doctor Luis Correa, quien preside la referida agrupación. Es que, primero que nada, cualquier acción para recuperar ese espacio histórico debe ser visado por el Consejo de Monumentos Nacionales debido a su categoría patrimonial.

Luego, debieron aunarse las voluntades en instancias regionales y nacionales para gestionar los recursos por cerca de 2 mil millones de pesos para la restauración. Después vino toda la tramitación para la licitación y adjudicar a una empresa especializada en el tema. 

Transcurridas todas esas acciones, se espera que durante este mes se inicien las faenas propiamente tales, afirmó Correa. “Por fin vamos a iniciar las obras”, aseguró confiado.

Explicó que aunque la empresa ya estaba definida, diferencias en los montos finales obligaron a pedir una suplementación adicional de recursos para salvar el impasse.

“Todo esto ha sido posible gracias a un compromiso muy importante de los Ministerios de Obras Públicas y de las Culturas, así como del gobierno regional cuyos consejeros consiguieron el recurso de los fondos. Aunque hubo una diferencia de fondos con respecto al proyecto final, el gobernador regional (Rodrigo Díaz) autorizó el traspaso de fondos”, afirmó.

Según Correa, “ahora esperamos que esta importante obra sea una realidad que podamos entregarla a las generaciones posteriores, de modo que puedan ver cómo en el corazón del hospital de Los Angeles está la capilla como un centro espiritual y de acogida a los pacientes, funcionarios y a la comunidad provincial”.

Para el profesional, se trata de “una noticia muy importante que, por fin, después de tanto esfuerzos, tantos años, tantas reuniones, con el apoyo de tanta gente desinteresada, podemos ver este logro que es para toda la comunidad”.

La empresa a cargo de las obras de restauración será la Sociedad Constructora Reving Limitada, que se adjudicó la licitación pública al ofertar la ejecución de las obras por un monto de más de mil 813 millones de pesos.

De acuerdo al cronograma del proyecto de restauración, las faenas debieran final en 600 días (20 meses) para concluir a principios de 2024.

MONUMENTO HISTÓRICO

En el sitio web del Consejo de Monumentos Nacionales se destaca que la capilla original data de 1877 como parte del Hospital San Sebastián de Los Ángeles, fundado por la Municipalidad de la ciudad en 1867.

Inicialmente fue conocido con el nombre de Hospital de la Caridad, hasta que en 1876 su nombre fue cambiado oficialmente por el de San Sebastián. Los daños estructurales causados por terremotos en la capilla obligaron a su reconstrucción a comienzos del siglo XX.

La edificación actual fue construida entre 1916 y 1924 y se realizó en adobe, madera y cimientos de piedra.

Con la construcción del nuevo hospital, en 1953, la capilla perdió su comunicación directa con la calle Los Carrera al quedar confinada dentro del recinto hospitalario.

Sin embargo, aquello no le restó importancia a su valor patrimonial al punto que, en 1989, la capilla fue declarada Monumento Histórico por su calidad arquitectónica y su relación con la historia de la ciudad.

Fue un esfuerzo realizado por el médico Wladimir Sánchez y el arquitecto Osvaldo Cáceres, con lo que Los Angeles pasó a tener un segundo recinto con protección patrimonial, sumándose al fuerte de San Carlos Purén.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
CapillaHospital de Los Angelesinicio de obrasMonumento Históricorestauraciòn
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes