suscríbete al boletín diario

Crónica

Los 20 años de batalla de la Sociedad Protectora de Animales de Los Ángeles

En su aniversario, la representante de la organización cuenta el complejo escenario que han tenido que vivir para dar refugio y cariño a los perritos sin hogar.


 Por La Tribuna

24-03-2019_22-45-161__23.2.jpg

Largo ha sido el camino que ha debido cruzar la Sociedad Protectora de Animales Los Ángeles, que este mes cumplió 20 años desde la fecha de su fundación.

El 12 de marzo de 1999, los cinco fundadores dieron el inicio oficial a la Acción Social y Cultural Sociedad Protectora de Animales Los Ángeles.

El objetivo es dar refugio por un tiempo de recuperación a perros que requieren urgentemente cuidado, respeto y amor.

Hoy en día, el recinto alberga a 61 perros adultos y tres cachorros, incluyendo a varios más que están por nacer.

Por este motivo, la integrante de la directiva de la sociedad, Hannelore Schoriever, relató lo difícil que ha sido, desde un punto de vista económico, mantener en pie la sociedad.

“La protectora sobrevivió muchos años gracias al entusiasmo e idealismo de sus integrantes activos. Sobrevivió años de carencia extrema, sobre todo en dinero”, indicó.

EL PRECIO DE LA BONDAD

Schoriever explicó que en febrero de 2005 había más de 120 perros y un sinnúmero de cachorros. Tenían caniles con rejas extremadamente débiles, pocas casitas para perritos, necesitaban directiva, un nuevo cuidador, constantes visitas de veterinarios, entre otros requerimientos. Por este motivo, debieron realizar un reinicio.

Por ejemplo, en 2016 los gastos de la protectora sumaron $2.355.500 y los ingresos fueron $2.089.000. Los principales gastos son veterinarias, alimentos, sueldo del cuidador y consumo.

Ella indicó que muchos piensan que la Municipalidad de Los Ángeles subvenciona regularmente a la protectora, lo que es falso.

“Desde hace siete años la Municipalidad entrega una subvención anual previa postulación, que agradecemos mucho, pero solo cubre una pequeña parte de nuestros gastos”, aseveró.

EL SUEÑO DE LA INSTITUCIÓN

Pese a las adversidades, para Hannelore Schoriever, la protectora busca dar un refugio a los perritos sin hogar y así poder cambiar vidas, tanto de los animalitos rescatados como de las personas que los adoptan.

Por este motivo, la voluntaria sueña con tener un “galpón”, lo que sería una unidad de recuperación nueva, con caniles más amplios y térmicos.

Asimismo, que se pueda separar una reja el sitio de atrás para que los perritos puedan moverse libremente.

Pero eso no es todo. Las aspiraciones de Schoriever van mucho más allá, como por ejemplo, que se adopten todos los perritos del albergue, que existan ordenanzas que se cumplan, que las autoridades estén comprometidas con el amor y el respeto hacia los animales y el medio ambiente.

Y por último, conformar un gran equipo dispuesto a trabajar sin descanso con la fortaleza y decisión de defender la causa.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes