Regístrate Regístrate en nuestro newsletter
Radio San Cristobal 97.5 FM San Cristobal
Diario Papel digital
La Tribuna

Las vivencias de quienes sufrieron el rigor de los incendios

por Salomón Bobadilla González

Cientos de familias lo perdieron todo en las comunas afectadas.

varias más (8) /

En un recorrido por algunas de las zonas afectadas, La Tribuna recopiló testimonios y vivencias de quienes debieron enfrentar la voracidad del fuego, en algunos casos, sin siquiera contar con la posibilidad de reaccionar.

Viviendas, bodegas, galpones, maquinarias, espacios de trabajo, animales, cultivos, árboles frutales, cercos, mangueras y un sinfín de otros bienes adquiridos con permanente esfuerzo y trabajo, ahora solo son parte del recuerdo de los cientos de afectados.

DE UN MOMENTO A OTRO

María Durán sufrió los embates de las llamas junto a su familia. “En la tarde veíamos el humo como muy lejos, pero de un momento a otro nos vimos con el incendio que venía demasiado cerca. En eso mis hijos empezaron a reaccionar para que saliéramos”.

Sostuvo que “salimos a brazos cruzados, porque el fuego lo veíamos detrás de la casa de mi hijo, que fue la única que al final se salvó. Necesitamos que nos ayuden para poder levantarnos, porque en este momento estoy con toda mi familia en una pieza que nos prestaron; pero tenemos niños que necesitan igual su lugar”, apuntó María Durán.

En tanto, José Carrasco, el dueño de la única casa en esos terrenos que resultó indemne ante la acción del fuego, atribuyó tal hecho únicamente a un “milagro de Dios, no me explico cómo se salvó. Todos me decían ‘tu casa fue la primera que ardió’, y yo estaba impactado pensando en que lo había perdido todo. Pero Dios se encargó de reguardar mi casa”.

DEFENDIERON SUS CASAS

En la Hijuela La Matanza, a ocho kilómetros del sector urbano de Nacimiento, reside Luis Saavedra junto a sus seres queridos y otras dos familias.

Comentó que si bien lograron que sus casas no fueran consumidas por las llamas, no pudo salvar su campo y una bodega que contenía gran parte del abastecimiento agrícola anual.

“Se quemó todo el campo, un galpón con fardos y otras cosas. Se escaparon las casas porque nos quedamos a defenderlas con agua. La sufrimos harto, porque el humo nos ahogaba”, sostuvo Luis.

PÉRDIDA TOTAL

Patricio Toloza, de 72 años, fue otro de los vecinos a los que el fuego les arrebató todo en el sector Santa Rosa Chico camino a Carrizal Meñir. “Cuando vimos el humo muy fuerte salimos a ver dónde venía el fuego, y a la vuelta ya estaba acá. Perdí una yunta de bueyes, novillos, 500 kilos de trigo, 400 kilos de maíz, 20 sacos de papas, 400 fardos; el trabajo de todo el año”, lamentó don Patricio.

Ahora viene lo complejo, advirtió, pues su temor es que las ayudas lleguen tarde mientras se acerca el invierno. “Queremos empezar como se pueda a hacer algo; vamos a salir adelante”, concluyó.

Síguenos: Google News
banner redes
banner redes banner redes banner redes banner redes banner redes

¿Quieres contactarnos? Escríbenos a [email protected]

Contáctanos
La voz de la provincia AM

Más visto