suscríbete al boletín diario

Cartas

Coherencia


 Por Fredy Muñoz

Señora directora

¡Qué ridículo es ser generoso con los bienes ajenos! Así cualquiera. Todos queremos una sociedad más empática y colaborativa, pero esto no se logrará por medio de falsos profetas de la igualdad, que pregonan en contra del lucro y a favor de la distribución de la riqueza, pero que en su vida privada persiguen el interés propio como todo hijo de vecino. En estos últimos años hemos sabido que los políticos más contrarios al sistema de capitalización individual son los que más dinero tienen ahorrado en APV, quienes más apoyan las tomas en los colegios públicos son los que tienen a sus hijos en colegios particulares pagados y aquellos que más se quejan del poco capital agregado de nuestras exportaciones no invierten un solo peso de sus ahorros en emprendimientos arriesgados e innovadores. ¿Qué tal si a la indignación le agregamos un poco de coherencia?

Juan L. Lagos

Fundación para el Progreso

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes