suscríbete al boletín diario

Cartas a la directora

Incombustible


 Por La Tribuna

Señora directora :

Chile será incendiado si gana el Rechazo, según algunos. La primera obligación de un político es hacer que el país sea incombustible. Esto se logra con ayudas sociales en la medida que lo permita la billetera de país subdesarrollado que todavía somos, pero también con medidas de fuerza para tranquilizar a los impacientes violentos que quieren “todo” y lo quieren ahora.

Los esfuerzos por mejorar la situación de una parte de la población endeudando al país son necesarios, dentro de ciertos límites. Pero también hay otros factores que no permitirán volver a quemar Chile tan fácilmente. En primer lugar, la gente se dio cuenta que quemar el país no es gratis, que muchos pagaron un alto costo personal con la pérdida de su trabajo y de sus bienes, y muchos más están siendo afectados por el empobrecimiento general de Chile. Por otra parte, está el hecho que el factor sorpresa ya no operará a favor de los vándalos pues a la larga la gente se organizó para defender sus casas y sus supermercados, y se defendieron de los que intentaron saquear y quemar esos lugares.  Las Policías han jugado un rol importante capturando a unos cuantos que causaron enormes pérdidas al país, lo que habrá hecho reflexionar a otros en que el brazo de la ley puede caer sobre ellos mucho tiempo después de sus acciones. Y lo más importante, los políticos debieran colaborar a mantener el orden público con las leyes que sean necesarias para que el vandalismo y la piromanía de algunos no se vuelvan a imponer a la mayoría. Los temas sensibles generan rápidamente leyes con penas más altas y por eso es raro que, en base a la experiencia reciente, no tengamos ya una ley que, por ejemplo, duplique las penas para el porte y uso de bombas Molotov. Es necesario seguir poniendo a prueba la sinceridad de esos sectores políticos que poco o nada han hecho para tener un país incombustible, ya que Chile no debería tropezar con la misma piedra sólo unos meses después por falta de diligencia de los poderes del Estado. Porque si las decisiones de voto de las personas son tomadas bajo amenaza, no hay democracia.

Atentamente.

José Luis Hernández Vidal

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes