lee nuestro papel digital

Tiempo libre

Revisa los diez puntos del decálogo de protección para ‘gamers’

Los jugadores “online” pueden ser víctimas de chantajes mediante contenidos de tipo sexual, que el ciberdelincuente tiene en su poder y promete no difundir a cambio de una contrapartida en dinero o favores.


 Por Claudia Robles

Decálogo de protección para ‘gamers’
Jugando en línea delante de la pantalla. Foto: Jeshoots.com/Unsplash.

AGENCIA EFE

A medida que aumenta la participación de pequeños, jóvenes y adultos en los juegos en la red, se vuelve cada vez más importante que las familias protejan esta actividad para evitar caer en manos de delincuentes, según advierten los especialistas en ciberseguridad y gestión de sistemas críticos.

Algunos de los ciberdelitos más comunes en estos entornos digitales son: El robo de nombres y direcciones, de tarjetas de crédito y de dinero; el acoso virtual o ‘cyberbullying’; el ‘grooming’ (engaño con fines sexuales a través de internet), y el envío de ‘malware’ (programas maliciosos) a los usuarios, según los expertos de S2 Grupo (https://s2grupo.es) o S2G.

Explican que a medida que aumenta la participación de pequeños, jóvenes y adultos en los juegos en la red, se vuelve cada vez más importante que las familias protejan esta actividad para evitar caer en manos de delincuentes, según advierten los especialistas en ciberseguridad y gestión de sistemas críticos.

Algunos de los ciberdelitos más comunes en estos entornos digitales son: El robo de nombres y direcciones, de tarjetas de crédito y de dinero; el acoso virtual o ‘cyberbullying’; el ‘grooming’ (engaño con fines sexuales a través de internet), y el envío de ‘malware’ (programas maliciosos) a los usuarios, según los expertos de S2 Grupo (https://s2grupo.es) o S2G.

Explican que los jugadores “online” pueden ser víctimas de chantajes mediante contenidos de tipo sexual, que el ciberdelincuente tiene en su poder y promete no difundir a cambio de una contrapartida en dinero o favores.

“Los videojuegos en línea y los eSports o deportes electrónicos ya trascienden las cuestiones de edad”, según explica José Rosell, director de S2G.

Señala que millones de jugadores participan en estos entretenimientos, que mueven una cantidad de dinero cada vez mayor en todo el mundo. “Esto ha conducido a un aumento de la cantidad de ciberataques a través de esta vía y que estos ataques sean cada vez más elaborados”, añade.

Asimismo, “muchos de los riesgos que enfrentan los jugadores en internet se deben a la alta conectividad que ofrecen los videojuegos entre los propios participantes”, añade Miguel A. Juan, socio-director de S2G.

“La existencia de estos peligros no implica que haya que dejar de jugar o de aprovechar las ventajas de estos entretenimientos, sino que invita a conocer las amenazas potenciales y saber cómo jugar sin ponerse en peligro”, comentan.

El equipo que dirigen Rosell y Juan ofrece una serie de recomendaciones para ayudar a  participar en los videojuegos online y en los eSports de una forma más segura.

1.- CREAR CORREOS ELECTRÓNICOS EXCLUSIVOS.

“Para jugar en línea hay que crearse una cuenta. Algunos videojuegos permiten acceder en base a un registro previo en redes sociales”, según S2G, quienes desaconsejan esta práctica “porque las aplicaciones o juegos podrían acceder de ese modo a mucha información personal”.

Estos especialistas recomiendan crear un correo electrónico nuevo, exclusivamente para el registro en los videojuegos y no incluir ningún dato personal como nombres, apellidos, fecha de nacimiento, sexo o ciudad.

2.- CREAR CONTRASEÑAS DIFERENTES.

Los expertos también aconsejan crear una contraseña nueva y segura para el email de registro y los videojuegos, la cual debe ser diferente de las utilicemos en otros entornos digitales.

3.- NO ENLAZAR A TARJETAS BANCARIAS.

Desde S2 Grupo desaconsejan asociar tarjetas de crédito o débito a los juegos “online”, para los pagos de suscripciones, de un determinado videojuego o de ítems durante las partidas.

En lugar de ello, recomiendan usar un monedero virtual como el de PayPal, con una cuenta exclusiva para los entretenimientos digitales y en la que no se almacenará dinero, o adquirir tarjetas para gastar en ecosistemas específicos de videojuegos cargadas con una suma limitada de dinero y que permiten pagar introduciendo un código.

4.- CONECTARSE SOLAMENTE A REDES FIABLES.

Cuando se juega desde el teléfono móvil “hay una tendencia a conectarse a redes wifi públicas, como las de restaurantes o aeropuertos, pero esto pone en riesgo la privacidad del usuario”, según S2G.

5.- CERRAR SIEMPRE LA SESIÓN.

Cuando se juega en dispositivos ajenos o en una ‘LAN party’, es decir un evento que reúne a un grupo de personas con sus ordenadores para jugar, debemos cerrar siempre la sesión de nuestra cuenta y eliminar los archivos temporales, el historial de navegación y las  ‘cookies’, según esta misma fuente.

6.- DESCARGAR DESDE TIENDAS OFICIALES.

“Descargar los videojuegos de webs desconocidas puede conducir a que nuestros dispositivos se infecten con ‘malware’ (programas maliciosos) y a que nuestra información privada se exponga a riesgos”, según afirma Rosell.

7.- LIMITAR EL USO COMUNITARIO.

“En los juegos `online´ se puede estar en contacto con otros jugadores mediante chats, audio y vídeo, formando parte de comunidades de juegos específicos, pero esto puede exponerlos a distintos tipos de ciberacoso”, advierten desde S2G.

“Por eso, no deben extralimitarse en las conversaciones con desconocidos a través de los videojuegos”, señalan.

8.- EVITAR ENLACES O EXTENSIONES DESCONOCIDAS.

“En muchos foros, comunidades de videojuegos o chats con jugadores desconocidos, es frecuente que se publiquen o se envíen diferentes enlaces o extensiones. Cuando haya dudas sobre su origen o fiabilidad, NO se debe acceder a estos recursos,  porque podrían infectar nuestro dispositivo”, advierten.

9.- NIÑOS: USAR UNA ‘APP’ DE CONTROL PARENTAL.

Los padres deben concienciar a sus hijos pequeños sobre los riesgos de los entornos digitales, crear un ambiente de mutua confianza para que les comenten cualquier anomalía que detecten y fomentar el uso de videojuegos adaptados a sus edades.

Además, “es recomendable que activen una ‘app’ de control parental que algunos videojuegos ya incorporan por defecto, en los dispositivos de los niños, para conocer la forma de jugar de sus hijos”, según Rosell.

10.- PROTEGERSE DEL CIBERESPIONAJE.

Algunos videojuegos requieren el acceso a la ubicación del usuario en tiempo real y la activación del GPS, al igual que a la cámara del dispositivo, pero esto puede entregar información muy valiosa a un ciberdelincuente, según S2G.

Por esto, desde esta compañía, aconsejan usar un ‘cubre cámara’ para tapar el objetivo del ‘smartphone’ y del ordenador, y desactivar el GPS cuando no se lo utilice para jugar en línea.

“Los videojuegos en línea y los eSports o deportes electrónicos ya trascienden las cuestiones de edad”, según explica José Rosell, director de S2G.

Señala que millones de jugadores participan en estos entretenimientos, que mueven una cantidad de dinero cada vez mayor en todo el mundo. “Esto ha conducido a un aumento de la cantidad de ciberataques a través de esta vía y que estos ataques sean cada vez más elaborados”, añade.

Asimismo, “muchos de los riesgos que enfrentan los jugadores en internet se deben a la alta conectividad que ofrecen los videojuegos entre los propios participantes”, añade Miguel A. Juan, socio-director de S2G.

“La existencia de estos peligros no implica que haya que dejar de jugar o de aprovechar las ventajas de estos entretenimientos, sino que invita a conocer las amenazas potenciales y saber cómo jugar sin ponerse en peligro”, comentan.

A CONSIDERAR

El equipo que dirigen Rosell y Juan ofrece una serie de recomendaciones para ayudar a  participar en los videojuegos online y en los eSports de una forma más segura.

1.- CREAR CORREOS ELECTRÓNICOS EXCLUSIVOS.

“Para jugar en línea hay que crearse una cuenta. Algunos videojuegos permiten acceder en base a un registro previo en redes sociales”, según S2G, quienes desaconsejan esta práctica “porque las aplicaciones o juegos podrían acceder de ese modo a mucha información personal”.

Estos especialistas recomiendan crear un correo electrónico nuevo, exclusivamente para el registro en los videojuegos y no incluir ningún dato personal como nombres, apellidos, fecha de nacimiento, sexo o ciudad.

2.- CREAR CONTRASEÑAS DIFERENTES.

Los expertos también aconsejan crear una contraseña nueva y segura para el email de registro y los videojuegos, la cual debe ser diferente de las utilicemos en otros entornos digitales.

3.- NO ENLAZAR A TARJETAS BANCARIAS.

Desde S2 Grupo desaconsejan asociar tarjetas de crédito o débito a los juegos “online”, para los pagos de suscripciones, de un determinado videojuego o de ítems durante las partidas.

En lugar de ello, recomiendan usar un monedero virtual como el de PayPal, con una cuenta exclusiva para los entretenimientos digitales y en la que no se almacenará dinero, o adquirir tarjetas para gastar en ecosistemas específicos de videojuegos cargadas con una suma limitada de dinero y que permiten pagar introduciendo un código.

4.- CONECTARSE SOLAMENTE A REDES FIABLES.

Cuando se juega desde el teléfono móvil “hay una tendencia a conectarse a redes wifi públicas, como las de restaurantes o aeropuertos, pero esto pone en riesgo la privacidad del usuario”, según S2G.

5.- CERRAR SIEMPRE LA SESIÓN.

Cuando se juega en dispositivos ajenos o en una ‘LAN party’, es decir un evento que reúne a un grupo de personas con sus ordenadores para jugar, debemos cerrar siempre la sesión de nuestra cuenta y eliminar los archivos temporales, el historial de navegación y las  ‘cookies’, según esta misma fuente.

6.- DESCARGAR DESDE TIENDAS OFICIALES.

“Descargar los videojuegos de webs desconocidas puede conducir a que nuestros dispositivos se infecten con ‘malware’ (programas maliciosos) y a que nuestra información privada se exponga a riesgos”, según afirma Rosell.

7.- LIMITAR EL USO COMUNITARIO.

“En los juegos `online´ se puede estar en contacto con otros jugadores mediante chats, audio y vídeo, formando parte de comunidades de juegos específicos, pero esto puede exponerlos a distintos tipos de ciberacoso”, advierten desde S2G.

“Por eso, no deben extralimitarse en las conversaciones con desconocidos a través de los videojuegos”, señalan.

8.- EVITAR ENLACES O EXTENSIONES DESCONOCIDAS.

“En muchos foros, comunidades de videojuegos o chats con jugadores desconocidos, es frecuente que se publiquen o se envíen diferentes enlaces o extensiones. Cuando haya dudas sobre su origen o fiabilidad, NO se debe acceder a estos recursos,  porque podrían infectar nuestro dispositivo”, advierten.

9.- NIÑOS: USAR UNA ‘APP’ DE CONTROL PARENTAL.

Los padres deben concienciar a sus hijos pequeños sobre los riesgos de los entornos digitales, crear un ambiente de mutua confianza para que les comenten cualquier anomalía que detecten y fomentar el uso de videojuegos adaptados a sus edades.

Además, “es recomendable que activen una ‘app’ de control parental que algunos videojuegos ya incorporan por defecto, en los dispositivos de los niños, para conocer la forma de jugar de sus hijos”, según Rosell.

10.- PROTEGERSE DEL CIBERESPIONAJE.

Algunos videojuegos requieren el acceso a la ubicación del usuario en tiempo real y la activación del GPS, al igual que a la cámara del dispositivo, pero esto puede entregar información muy valiosa a un ciberdelincuente, según S2G.

Por esto, desde esta compañía, aconsejan usar un ‘cubre cámara’ para tapar el objetivo del ‘smartphone’ y del ordenador, y desactivar el GPS cuando no se lo utilice para jugar en línea.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
chantajescontraseñascyberbullyingestafasgroomingInternetonline
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes