suscríbete al boletín diario

Los Ángeles

Edwards González Portilla: el artista radicado en Los Ángeles que impacta con el realismo de sus tatuajes

El antofagastino que decidió hace un año hacer de la Región del Biobío y la comuna de Los Ángeles su hogar, es requerido por clientes provenientes de distintos puntos de Chile.


 Por La Tribuna

10-05-2018_18-19-111__10.1

Suena “Nothing Else Matters” de Metallica en su estudio y no hay mejor título de canción para describir la actitud de este artista mientras realiza una de sus obras en el brazo de un cliente: (“Nothing Else Matters”) “Nada más importa” en el mundo que el tatuaje que está creando. Así de involucrado y sumergido en su arte está Edwards González Portilla cuando La Tribuna lo interrumpe en su domicilio/estudio para entrevistarlo.

 

Oriundo de Antofagasta, hace un año dejó todo y decidió venir a vivir junto a su mujer y tres hijos a la comuna de Los Ángeles para traer su talento y destreza a estas tierras.  “Llegamos acá sin saber cómo era, sin tener familia, llegamos a Los Ángeles a probar suerte, por un tema personal, familiar y también por calidad de vida. Venirse al sur era un proyecto que teníamos hace tiempo. Un día mi señora vino a visitar a una amiga de Mulchén, le gustó la ciudad, me mandó unas fotos y a mí también me gustó y nos vinimos: así de determinante fue la decisión” cuenta, mientras toma una pausa en el tatuaje-retrato que realiza.

 

En Los Ángeles está dedicado en un 100% a los tatuajes. “De esto vivo, mantengo a mi familia y por lo mismo hago mi trabajo de la manera más profesional posible”, asegura.

 

Justamente ese profesionalismo, dedicación y constancia para perfeccionar día a día, es el que se refleja en su trabajo, que impacta visualmente por su calidad y diseños, que él define como estilo “realismo”.  Son los propios amantes del tatuaje que, a través de las redes sociales y el boca a boca, lo clasifican en un nivel de prestigio en la escena local y nacional y que hoy por hoy lo mantienen con una agenda copada, con clientes provenientes de distintos puntos del país que viajan para estampar sus cuerpos con obras que realmente narran.

 

González cuenta que por lo que más lo buscan sus clientes es por retratos. “Cada retrato es único: facciones, tono de piel, etcétera. A mí me gusta porque es un reto, mucha gente se hace retrato de seres queridos que han fallecido, por lo que para el cliente es algo muy importante. Una sesión implica que me dedico el día entero a un cliente, si me demoro cinco o seis horas: me dedico, y si no alcanzo a terminar, se deja para otra sesión. Tiene un proceso y no se puede hacer apurado” explica.

 

 

INICIOS

 

El talento de este joven viene en su genética, cuenta que su primer referente fue su propio padre. “De pequeño me gustaba dibujar, y si bien no me gustaba tanto el tatuaje, veía a mi papá que tatuaba con una máquina hechiza a sus amigos. En ese tiempo me llamaba más la atención sólo dibujar. Hace diez años mi padre falleció, y la vida me llevó a los mismos caminos que mi papá. Hace cinco años decidí comenzar en el mundo del tatuaje, me compré un kit básico para tatuar e intenté auto-tatuarme. No era tan fácil como yo pensaba. Ahí dije que esto tenía que hacerlo bien y comencé a buscar información, nutrirme de otros referentes a través de internet y a partir de ahí comencé a formar mi base” precisa González.

 

Respecto al tatuaje de estilo “realismo”, asegura que decidió especializarse en ello porque es similar a lo que pasa, por ejemplo, con los médicos. “Hay algunos médicos generales y otros con especialidad. En el mundo del tatuaje es parecido y en mi caso me dedico a todo lo que tenga que ver con imágenes realistas. Al especializarme en este estilo, avanzo, perfecciono cosas, me fijo en cosas que estoy fallando y cada vez intento hacerlo mejor”.

 

EL TATUAJE: UN FENÓMENO EN AUMENTO

 

Antiguamente los tatuajes eran utilizados para identificar a las personas de acuerdo con el rol que tenían en la sociedad. Lo cierto es que hoy es un fenómeno cada vez más común y usual en nuestro país, ya sea por moda o simplemente por gusto personal. Según el Micro estudio “Los chilenos y los tatuajes” realizado a 4.800 personas por la empresa Gfk Adimark en octubre del año pasado, hoy, en Chile, el 17% de los mayores de 15 años tiene al menos un tatuaje. El número de tatuajes promedio es de 2,8, y si se observa por género, se aprecia que el 19% de los hombres tiene uno, porcentaje que en las mujeres llega al 14%. El grupo que más tatuajes luce es el de 25 a 34 años (38%), seguido por el de 15 a 24 años (26%) y el de 35 a 44 años (22%).

 

Una realidad que al menos este joven talento radicado en Los Ángeles, en su estudio ubicado en calle Arturo Pérez Canto #180, continuará acrecentando.

 

Facebook: Edwards Tatuador González Portilla. (https://www.facebook.com/edwardsalexander.gonzalezportilla.3)

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
Edwards GonzálezRegión del Biobío

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes