martes 18 de junio, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Tendencias

Dermatitis, calma el picor

La dermatitis es una patología que padecen tanto niños como adultos. El picor es uno de sus síntomas y tratamientos con aguas termales y nuevos emolientes reducen esa irritación en la piel.


 Por Sebastián Carrizo

26-04-2019_19-44-211__54137_1.jpg

Por Inmaculada Tapia.

EFE/Reportajes

 

“El que nace atópico, muere atópico”, así de rotundo explica el Jefe de Dermatología del Hospital de la Paz (Madrid, España), Raúl de Lucas, una enfermedad que afecta al 40 por ciento de los niños y bebés, pero que también padecen los adultos  y que produce eccemas y picor persistente, una patología que deteriora el día a día de la vida del enfermo.

La dermatitis atópica se detecta en los primeros meses de vida de un niño, una enfermedad de la que “en teoría, el 80 por ciento de los pacientes mejoran con la edad”, afirma el galeno.

"Tiene un diagnóstico clínico sencillo al tratarse de una enfermedad que es visible por sus brotes en la piel, y una de sus principales raíces se encuentra en los antecedentes familiares", comenta De Lucas a Efe.

 

INMUNIDAD

“El 20 por cierto de los niños en edad escolar la padecen”, detalla el dermatólogo, quien añade que es una enfermedad asociada al mundo occidental y "vinculada a la protección excesiva hacia la suciedad", e indica que la piel es un órgano que interviene en la inmunidad innata del organismo.

El hecho de que los niños estén cada vez menos en contacto con la suciedad “hace posible que ésta sea una de las causas, según algunos doctores. Claro que es una teoría con seguidores, pero también detractores”, afirma el dermatólogo, quien reconoce que se trata una enfermedad "más vinculada a la infancia y la adolescencia, etapas en las que los pacientes están más sometidos a factores irritantes".

“Veo a pocos adultos rebozarse en la arena del parque y los más jóvenes y los niños se rascan de manera incontrolada. Tampoco tienen opción para elegir la tela del uniforme que deben llevar al colegio y que puede no ser favorable a su dolencia", agrega el especialista.

La farmacéutica de los laboratorios Uriage, Teresa Pardo, considera que la dermatitis atópica genera un círculo vicioso del que es complicado salir, ya que las crisis acrecentan las ganas de rascado que se van encadenando.

“Debajo de las uñas van acumulándose bacterias que alteran la barrera cutánea, que se hace más vulnerable ante las agresiones externas, lo que provoca una sensación de prurito y disconformidad continua”, explica.

 

ENFERMEDAD VISIBLE

En los adultos las secuelas de la atopía aparecen en rostro y manos. A muchas mujeres les impide maquillarse y a los hombres les afecta en el afeitado, provocando un “aspecto desagradable para quien la padece y para quienes les observan”, afirma Pardo.

"Son visibles porque afectan a las manos y también aparecen en forma de manchas faciales en párpados y labios en un momento, como la adolescencia o la madurez, en las que provocan cierto rechazo social”, agrega la experta.

 

LA HERENCIA

El doctor Raúl de Lucas considera que la herencia es determinante en la aparición de esta enfermedad, que altera la barrera cutánea e inmunológica.

“Si una pareja padece la enfermedad, su hijo tiene el 40 por ciento de posibilidades de padecerla. Si los dos padres la padecen, existe entre un 80 y un 88 por ciento de probabilidades de heredarla”, señala.

Los factores ambientales pueden ser desencadenantes, si estamos ante temperaturas extremas, o expuesto al cloro y a la contaminación,  elementos que inciden en la aparición de la enfermedad, además de una incorrecta higiene con jabones agresivos.

De Lucas indica una causa directa que va asociada a la mitigación de sus síntomas: el relax. “El estrés lo empeora, libera sustancias inflamatorias que provocan que se potencie la dermatitis”, expresa rotundo.

 

EL BENEFICIO DEL AGUA TERMAL

Algunas terapias de aguas termales reducen el proceso inflamatorio de la enfermedad y favorecen la hidratación, según explica el médico.

Es el caso de la estación termal de Avène, al sureste de Francia, donde han aislado una bacteria con propiedades “antiinflamatorias que calma y mejora el picor, haciendo que el prurito no sea incesante”.

Según los médicos de esta estación termal, las duchas capilares son excelentes para calmar la intensidad el picor y “aliviar las irritaciones”.

Según los datos aportados por sus últimos estudios, basándose en ocho temporadas de tratamiento y en registros de más de 10.000 curistas con dermatitis atópica o psoriasis, "existe una disminución de los efectos adversos en la piel después de tres semanas de cura termal y la atopía se reduce un 42 por ciento. En el caso de la psoriasis, un 54 por ciento menos".

Para equilibrar la alteración de la barrera cutánea que se produce con los eccemas, la doctora Christelle Durieu, de los Laboratorios Ducray, indica que los dermocorticoides forman parte del tratamiento de referencia, junto a los emolientes, como complemento. "Entre ellos el Dexyane Med, una fórmula sanitaria de tratamiento que trata tres tipos de eccema y repara las lesiones, fruto de seis años de investigación", indica.

“El dolor y el picor producidos pueden ser el origen de trastornos del sueño y repercutir en la calidad de vida”, comenta la especialista, quien apunta a lo importante que es reducir el impacto psicológico que la dermatitis provoca en los pacientes y en su entorno, "que puede llevar a ciertos enfermos hasta estados ansiosos o depresivos", remacha.

Opción en la que también entran los principios activos de la Avena Rhealba, una avena blanca que reequilibra la piel y “reduce la sequedad cutánea gracias a los flavonoides", asevera Durieu.

 


  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes