lee nuestro papel digital

Destacados

A 83 años del gran terremoto del ‘39

Aunque los daños fueron terribles en Los Ángeles, se dice que el intendente de Biobío en esa época, Ramiro Segura Cárter, le bajó el tono a los daños al momento de hacer los reportes al gobierno del Presidente Pedro Aguirre Cerda.


 Por Juvenal Rivera

Terremoto de Chillán-1

Todas las personas que tiene más de 80 años lo recuerdan con extrema claridad: fueron tres minutos de horror, de la tierra sacudiéndose en forma brutal, de mujeres y hombres rezando y llorando en medio de la incertidumbre y el terror, de nubes enormes de polvo que quedaron cuando la tierra dejó de moverse, de los enormes daños que s observaron al día siguiente cuando la luz permitió tener un panorama más completo de lo que sucedía.

Fue el 24 de enero de 1939, a las 23:32 horas, cuando se produjo un terremoto 8,3 Richter entre la zona de Talca y Biobío. Duró 3 minutos y que dejó desastrosas consecuencias, con miles de víctimas e incalculables daños materiales.

Ese megasismo es conocido como “el terremoto de Chillán” porque esa ciudad fue la más afectada, con más de 30 mil muertos y prácticamente todas sus casas y edificios en el suelo. Sus consecuencias también fueron brutales en Concepción y Los Ángeles, con perjuicios enormes y decenas de fallecidos.

Los daños más llamativos en nuestra ciudad ocurrieron en el hermoso edificio de la Intendencia, ubicado en la esquina nororiente de calles Colón con Lautaro (20 años más tarde se levantó en ese lugar el hotel Alcázar). El recinto – donde también funcionaban organismos públicos, como el servicio de correos y telégrafos- debió ser demolido rápidamente por el riesgo que la estructura colapsara. Otros edificios importantes, como el hospital y el regimiento (que estaba frente a la plaza), quedaron severamente dañados pero siguieron operando con relativa normalidad.

Sin embargo, aunque los daños fueron terribles en Los Ángeles, se dice que el intendente de Biobío en esa época, Ramiro Segura Cárter, le bajó el tono a los daños al momento de hacer los reportes al gobierno del Presidente Pedro Aguirre Cerda.

Al cabo, el grueso de la ayuda gubernamental fue para reconstruir otras ciudades, como Chillán, relegando a Los Ángeles a un muy reducido puñado de planes habitacionales. Uno de ellos es el conjunto denominada Carlos de la Maza, ubicado entre calles San Martín, Eleuterio Ramírez y O’Higgins y Condell. Dichas viviendas, entregadas en 1948, se financiaron con recursos de la Corporación de Reconstrucción.

Sin embargo, el terremoto también trajo consecuencias imprevistas para Los Ángeles. La urgencia de la reconstrucción obligó a postergar los festejos por los 200 años de fundación de la ciudad. De hecho, desde 1936 que funcionaba un comité pro-celebración que preveía realizar una gran fiesta ciudadana. Estaba todo listo… pero la naturaleza dijo lo contrario.

Todo fue postergado para 1942. Dentro de los hitos de la celebración estuvo la presentación del estudio histórico de la ciudad, elaborado por Domingo Contreras Gómez, en lo que ha sido el mayor trabajo de recopilación de los orígenes de Los Ángeles. El primer tomo vio la luz recién ese mismo año mientras que la segunda parte fue presentada en 1944.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes