lunes 16 de diciembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Reportajes

Artistas de la provincia ven la crisis social como una oportunidad para crecer

Músicos productores que han sido afectados por la situación continúan trabajando desde la creación y el compromiso con el público.


 Por Arturo Ledezma

WhatsApp Image 2019-12-01 at 21.15.09

Chile enfrenta, actualmente, uno de los escenarios políticos más difíciles de los últimos treinta años, y no existe un aspecto de nuestra realidad nacional que no haya sido afectado, en alguna medida, por el estallido social.

Desde las grandes empresas, hasta los pequeños productores locales, han s e nt i d o fuerte el impacto de una crisis que hoy inicia una nueva semana en medio de un escenario que mezcla, en una misma fotografía la lucha social, el desorden político, y la esperanza de una mayoría que pide soluciones pacíficas para este conflicto.

Dentro de este panorama, la industria de la música, tan afectada como cualquier otra, ha jugado un rol tan fundamental como difícil ya que, por una parte, han sido los músicos quienes han servido como catalizadores de un sentimiento que unifica y al mismo tiempo han debido soportar el golpe durísimo de la cancelación de recitales, festivales y actividades culturales de fin de año, que son en muchos casos, una de las fuentes de ingreso más importante para la mayor parte de los artistas.

Los músicos frente a la contingencia

La semana pasada la SCD, a través de las palabras de su director Horacio Salinas, hacía un llamado a levantar la industria musical que se ha visto profundamente afectada por la situación política del país.

A este respecto Salinas señala que: “La música no es sólo pasión, emociones y colectividad: la música es también fuente de trabajo y el sustento para miles de creadores e intérpretes, así como también de una enorme cadena virtuosa de músicos, productores, sonidistas, técnicos, asistentes y una larga lista de profesionales que hoy se han visto profundamente afectados”.

Con esto se pone el foco de luz sobre un grave problema que viven todos los músicos quienes, a razón de la cancelación de eventos, han visto reducidas considerablemente sus posibilidades de trabajo en lo que resta del año y quizá también buena parte del verano. “(…) manifestamos nuestra preocupación y hacemos un llamado urgente y sincero a retomar la actividad cultural y reactivar la industria de la música, a dejar atrás el miedo y volver a generar instancias formales de encuentro”, añade Salinas.

La realidad de la provincia

Pensando en las palabras del presidente de la SCD salí en la búsqueda de algunos músicos y productores locales de distintos estilos y espacios, para que me comentaran cómo se está viviendo en Biobío, y desde la música, el momento político y social.

TENEMOS QUE CUMPLIR NUESTRA MISIÓN DE CANTORES, es inspirador este movimiento social y es maravilloso ver que Chile despertó”

Leo Castro

Me sorprendió positivamente el ver que en conjunto, a pesar de reconocer que se ha visto afectada la escena local en todos los sentidos, tienen un optimismo y compromiso que no pasa por un sentimiento personal, sino que, por el contrario, apunta a que la industria de la música local debe ser motor y ejemplo, para visibilizar las demandas de aquella gran mayoría de la sociedad que busca y propone soluciones importantes para resolver los problemas de Chile.

Leo Castro

Leonel Castro, payador de Huépil señala, por ejemplo : “Desde lo artístico ha sido inspirador, porque en todos nosotros, y hablo como payador, también despertamos”.

Y va más allá pensando en que los músicos, sobre todo los payadores y cantores populares, tienen una misión que nunca ha tenido como primera prioridad la búsqueda de un beneficio propio, sino comunitario. Al respecto señala: “Las pegas escasean, las platas son aún menos, pero también entendemos que es una lucha que estamos dando todos. Si las pegas son menos y las platas son menos precisamente este movimiento es por eso, porque las lucas son pocas para el 97% de la sociedad”.

HEMOS TENIDO UNA BAJA DE PÚBLICO, pero es más por un temor de la gente a no salir, porque las actividades se están realizando exactamente igual”

Pablo Syll

Por su parte Pablo Sill, productor general de Casino Enjoy de Los Ángeles, cuenta que “Localmente, y afortunadamente, no hemos tenido ningún tipo de alteraciones, salvo algunas muy mínimas acá en Los Ángeles, y como grupo Enjoy estamos trabajando con la gente local y ellos tampoco se han visto alterados en sus presentaciones”.

Y agrega: “La cultura angelina ha sabido representar lo que es el movimiento social, pero sin afectar la industria”.

Pablo Syll

Comprendo si el lector de esta página pudiera pensar que las declaraciones recién mencionadas no corresponden a la realidad que vemos por televisión, porque, si bien sabemos que es cosa de mirar cualquier noticiero nacional para saber que en Chile hay situaciones de violencia y de violaciones de derechos humanos que inquietan a la sociedad en su totalidad, también convengamos en que resulta inmensamente esperanzador el escuchar que, en la provincia del Biobío, vivimos en una realidad que, por decir lo menos, nos permite respirar un aire que no es el mismo que en aquellas ciudades donde se mezcla en las calles el miedo y la insatisfacción, junto con los gases de las bombas lacrimógenas.

La Rox

Roxana Pardo (La Rox), cantante y empresaria de la comuna de Laja, señala con el mismo optimismo: “En realidad ha sido para mí en lo personal y musical una oportunidad de poder componer canciones que tienen que ver con el estallido social que estamos viviendo. Ha sido también una posibilidad de estrechar lazos con más músicos no sólo de Chile sino también de afuera”.

“HA SIDO UNA OPORTUNIDAD DE MOSTRAR NUESTRA MÚSICA, de componer y de estar sacando canciones contingentes”.

La Rox

El rol de los artistas

No podemos desconocer que, a lo largo de la historia, los músicos han sido parte de los que han liderado los grandes cambios sociales y las grandes batallas culturales. En el Chile de hoy precisamente son ellos los protagonistas de amplificar los mensajes de una sociedad que dijo, fuerte y claro, que el país despertó. De este modo la música chilena ha estado presente en la contingencia desde distintos formatos y estilos.

Ya sea con Mon Laferte en los Grammy llevando un duro mensaje escrito sobre su piel; Los Prisioneros convirtiéndose en himno con canciones escritas hace más de treinta años; o con Víctor Jara volviendo a sonar desde los balcones de los edificios para reiterar que, como él mismo escribió, el “canto que ha sido valiente siempre será canción nueva”.

Por eso hay que reconocer que los creadores e intérpretes han contribuido con la banda sonora positiva de este estallido social.

Alberto Queupil

Alberto Queupil, folclorista de la comuna de Alto Biobío, dice: “Me he dado cuenta que hay gente que antes veía a Los prisioneros como una banda con tendencia de ser de izquierda y los escuchaban en privado, porque les gustaba por la forma en que tocan ellos, pero no así el contenido ya que marcaba una tendencia política, sin embargo, ahora todos se reflejan en el acontecer, en el reclamo que hace la mayoría del país, y muchos se sumaron a esas letras y las han hecho propias. Por supuesto que los músicos cumplen un rol muy importante en este tiempo”.

“La mayoría de mis actividades son en los pueblos chicos, en LAS COMUNIDADES RURALES, DONDE NO HAN SIDO MUY AFECTADAS”

Alberto Queupil

La música vuelve a ser himno

Durante el último mes, en el que la sociedad chilena alzó la voz con fuerza por sus demandas, uno de los elementos más significativos ha sido, sin duda, la expresión musical.

Así lo hemos visto cuando miles han coreado obras creadas por autores chilenos, muchas de ellas verdaderos escudos y estandartes que han acompañado este y otros momentos cruciales de nuestra historia.

“TODO SEA POR EL PAÍS, hay que apoyarse entre todos, los chilenos siempre hemos sido unidos para levantarnos”

Pedro Araneda

En el plano local también se mira al futuro. Y a pesar de que las actividades artísticas están siendo reducidas o canceladas en todo el país, existe por parte de nuestros creadores provinciales un espíritu común que apunta a lo solidario y a lo colectivo.

Pedro Araneda

Pedro Araneda, animador del grupo ranchero Los Rieleros del Sur, oriundos de Santa Bárbara, señala: “Lo que deberíamos hacer todos los grupos para levantar el país es hacer beneficios grandes porque la música llama a mucha gente, y podemos hacer beneficios para levantar y ayudar un poco a aquellos que han sido afectados”.

Similar pronóstico entrega La Rox cuando indica que “Se deben seguir haciendo recitales, con más fuerza todavía, la gente lo necesita. La gente está saliendo a la calle, no se está quedando en la casa, no tiene miedo, no está asustada, entonces la música y el arte en general une, genera momentos donde la gente vuelve a dialogar”.

Al finalizar este texto me gustaría resaltar que el espíritu de todos los entrevistados es de una positiva e inspiradora objetividad que, de buena forma, indica que el camino de los artistas siempre apunta a salidas donde un mundo mejor es claramente posible. Sin embargo, también quiero dejar como recordatorio que, históricamente, los músicos han sido o víctimas de la violencia, o testigos y cronistas del dolor profundo de las naciones.

Y a razón de esto me quiero quedar con las palabras de Leo Castro que hace una reflexión potente cuando me dice “Lo que no me gustaría que pasara es que nosotros los artistas, si es que sobrevivimos a esto, obligados por las circunstancias como el de la Nueva Canción Chilena, terminemos cantándole a nuestros jóvenes mártires, y que nos encontremos con cientos de miles de jóvenes masacrados como ha sido, a lo largo de la historia, la tónica para quienes se han atrevido a dar esta lucha”.


Este reportaje es parte de la edición del diario La Tribuna.
LINK: Edición del Lunes 2 de diciembre de 2019

Newsletter

  • Compartir:
etiquetas
culturaFOLCLORISTAHoracio SalinasLa ROxLa Rox BandLeo CastroLos ÁngelesMovimiento socialPablo SyllSanta BarbaraSCD

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes