martes 15 de octubre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Reportajes

Puerto Rico, un museo al aire libre

Desde hace unos siete años decenas de artistas, tanto locales como internacionales, se han dedicado a engalanar sus obras en pintura y hasta en mosaicos en cientos de paredes a gran escala en Puerto Rico, convirtiendo la isla en un auténtico museo al aire libre.


 Por La Tribuna

1253961_1

Jorge J. Muñiz Ortiz.

EFE/REPORTAJES

Según la investigación plasmada en el libro “Puerto Rico, Museo al aire libre”, del periodista Marvin Fonseca, desde la década de 1950 existen proyectos de arte urbano en la isla, unos establecidos por el Gobierno de turno y otros que surgieron de la autogestión del artista y su interés por llevar el arte al pueblo.

“La gente le ha cogido cariño al arte público, que no es vandalismo, que se hace arte, que es educativo, que  alegra la vida de las personas, que funciona como terapia y, creo, que la gente está entendiendo de qué trata el arte que se ve en la calle”, comenta el artista Alexis Díaz a Efe.

Uno de los murales más impresionantes en la isla es el dedicado a la primera alcaldesa de San Juan, Felisa Rincón de Gautier, en la entrada del Viejo San Juan, de 450 pies de largo (137 metros).

Artistas de Puerto Rico como Alexis Díaz, Celso González, Bik Ismo, Javier Cintrón, Vero Rivera, Sofía Maldonado, el colectivo Moriviví, Luis Alejandro Rodríguez, Alexis Bousquet, Abey Charrón, David Zayas, Jean Oyola o Stencil Network, han sido algunos de los creativos de impresionantes murales que decoran la isla.

Esas piezas, igualmente, han recobrado interés y exposición en festivales dedicados al arte urbano o arte callejero, como “Santurce es Ley” y “Los Muros Hablan”, y han trascendido a municipios fuera de la capital e impulsado el sector turístico local.

ARTE URBANO CON PROYECCIÓN INTERNACIONAL

“La gente le ha cogido cariño al arte público, que no es vandalismo, que se hace arte, que es educativo, que alegra la vida de las personas, que funciona como terapia y, creo, que la gente está entendiendo de qué trata el arte que se ve en la calle”, sostuvo Alexis Díaz a Efe.

“Esta es nuestra pasión. Siempre nos gusta proyectar lo que sentimos, en nuestros casos a las paredes”, agregó Díaz, considerado el artista puertorriqueño de mayor reconocimiento a nivel mundial, al contar con más de 187.000 seguidores en la red social Instagram.

Además, ha plasmado obras en países como Corea, Brasil, Túnez, España, Italia y los Estados Unidos.

Vista de un barrio de casas pintadas por el artista Samuel González, en el marco del proyecto Yaucromatic, en Yauco, ciudad en la región suroeste de Puerto Rico. EFE/Thais Llorca

El respaldo de Díaz se debe a que éste crea sus piezas con un pincel pequeño y tinta china, tal y como hizo recientemente al elaborar en dos semanas, y durante la noche y la madrugada, la fachada del Museo de Arte de Puerto Rico.

“La gente se asombra cuando ve el trabajo, todo el tiempo que conlleva, los detalles y la paciencia para crear un mural de un tamaño y con un material que no son comunes”, abundó.

Según la investigación plasmada en el libro “Puerto Rico, Museo al aire libre”, del periodista Marvin Fonseca, desde la década de 1950 existen proyectos de arte urbano en la isla, unos establecidos por el Gobierno de turno y otros que surgieron de la autogestión del artista y su interés por llevar el arte al pueblo.

Vista de un mural pintado en la fachada de un edificio abandonado en el barrio de Santurce en Yauco, ciudad en la región suroeste de Puerto Rico. EFE/Thais Llorca

La autogestión fue lo que impulsó a Alexis Bousquet a organizar, en el año 2012 en La Comunidad El Gandul de Santurce (San Juan), el evento “Santurce es Ley”, del cual ya se han celebrado siete ediciones con la participación de artistas locales e internacionales y recibiendo a miles de visitantes.

“Hay un despertar y una aceptación del arte urbano. Ha habido una inyección de que el arte funciona, no solo para decorar, sino para crear capital”, indicó Bousquet a Efe sentado frente a su galería, “Instituto de Subcultura”, en la Calle Cerra, plasmada de decenas de murales.

Ese auge artístico en la Calle Cerra lo ha visto plasmado desde hace varias décadas el residente y artista del área Javier Cintrón, quien se ha destacado con sus obras pintando pequeñas casas en El Gandul desde su fundación hace más de cien años.

“La integración del arte en este área se ha convertido en un museo al aire libre, ha educado a la comunidad y la comunidad se ha integrado. Es un movimiento que se está manifestando ahora y que ya se ve la repercusión”, afirmó Cintrón.

Vista de una pintura en la fachada de un taller de mecánica en el barrio de Santurce en Yauco, ciudad en la región suroeste de Puerto Rico. EFE/Thais Llorca

TAMBIÉN EL MOSAICO

“Hubo un lapso en el que se abandonó mucho el vecindario y los artistas urbanos jóvenes aprovecharon los edificios”, agregó.

Aparte de los murales en pintura que exhibe “La Cerra”, como se le conoce comúnmente a la calle santurcina, también se ilustra una pieza en particular, pero en mosaico, creada por el artista puertorriqueño Celso González, cabeza de la empresa Cero Design & Built.

Esa obra, hecha con pequeños pedazos de lozas, exhibe al personaje de “Mars”, del director estadounidense de cine y ganador de un Óscar Spike Lee.

Tanta fue la emoción de la pieza, que Lee escogió a González para crearle un mural en Nueva York dedicado a los 30 años de su película “Do The Right Thing”.

Vista de unas escaleras pintadas en el cerro de Yauco, ciudad en la región suroeste de Puerto Rico. EFE/Thais Llorca

“Ha sido una evolución. Empecé pintando pero, a través de los años, me interesé en buscar un medio más permanente. De esa manera llegué al mosaico, que mantiene sus colores y tiene una vigencia de miles de años. Así que me he dedicado a esa práctica desde hace 20 años”, detalló González a Efe.

Durante esas dos décadas, González y sus colaboradores de Cero Design & Built, han elaborado más de 40 proyectos de arte público apreciables en murales distribuidos a lo largo de toda la isla y en países tan lejanos como Taiwán.

Pero uno de los más impresionantes en la isla es el dedicado a la primera alcaldesa de San Juan, Felisa Rincón de Gautier, en la entrada del Viejo San Juan, de 450 pies de largo (137 metros).

Cercano al mosaico de Spike Lee se ubica una pintura de gran escala de Luis Alejandro Rodríguez, que presenta el rostro de una niña con una brocha en una mano y que con los dedos pulgares e índice de ambas manos trata de hacer la composición artística de su pieza con el propósito de inculcar a los niños a interesarse por el arte.

Vista de un mural del artista puertorriqueño Javier Cintron pintado en la puerta de un negocio en el barrio de Santurce en Yauco, ciudad en la región suroeste de Puerto Rico. EFE/Thais Llorca

“El arte urbano es una oportunidad que tenemos nosotros, los artistas, de sacar el arte de las galerías, de los museos, y plasmarlas en las paredes. La calle es el museo y la gente está en la calle sin limitaciones algunas”, apuntó a Efe Rodríguez, quien debutó en “Santurce es Ley” en su séptima edición.

De igual manera, “Santurce es Ley” también se ha expandido y organizado en otros municipios, como Ponce y Culebra, mientras que “Los Muros Hablan”, que arrancó también en Santurce, se ha esparcido a Río Piedras (San Juan) y Bayamón, colindante a la capital.

Este esparcimiento también ha logrado que alcaldes y líderes comunitarios de otros municipios se hayan interesado en organizar festivales de arte urbano o crear eventos para que los artistas callejeros plasmen sus piezas en paredes a gran escala.

LAS PERSONAS CUIDAN EL PROYECTO PORQUE FORMAN PARTE DE ÉL

Un ejemplo de ello es el “Yaucromatic”, organizado por Jonathan “Pito” Hernández, director de la organización “Arte para Unir”.

El “Yaucromatic” se organiza desde el año 2017 en el sector Cantera del Cerro de Yauco, al suroeste de Puerto Rico.

El propósito principal del evento era, según explicó Hernández a Efe, pintar cuatro murales cerca de la plaza de Yauco para remozar el casco urbano del pueblo pero, por el auge que consiguió, terminaron siendo 16 piezas.

Para la segunda edición, Hernández abrió una convocatoria entre los artistas, de los cuales 42 sometieron propuestas, pero solo se escogieron 13, entre ellas, las de Celso González, Javier Cintrón, Jean Oyola y Damaris Cruz.

No obstante, la propuesta más llamativa para Hernández fue la de Samuel González, quien planteó el proyecto “Macromural Brisa Tropical”, que consistió en pintar de diferentes colores alrededor de 20 casas de Cantera, parecido a lo que existe en las favelas de Río de Janeiro, en Brasil, o en la Comuna 13 en Medellín (Colombia).

Fueron los propios residentes de la comunidad quienes, en catorce días, finalizaron el proyecto.

“No hay forma de que las personas cuiden y protejan un proyecto del que no son parte. Ellos se apropian del proyecto y forman parte de la misma comunidad”, afirmó Hernández.

La obra ha sido tan elogiada y respalda que, por el momento, y de acuerdo con Hernández, unas 200.000 personas han acudido a verla.

Por su parte, el periodista Marvin Fonseca se decidió y lanzó en 2016 el libro “Puerto Rico: Museo al Aire Libre”, en el que compila más de 300 páginas y 900 fotografías de murales en la isla.

“Mucho de los artistas nos hablaban que Puerto Rico fuera un museo al aire libre, pero que puede mejorar. Ha mejorado en cuestión de cantidad. Se siguen duplicando los murales. No solo aceptarlos, sino ayudar a los artistas y proteger esas obras”, dijo Fonseca a Efe.

La belleza de los murales y los festivales de arte urbano también han colaborado con el turismo, específicamente en los municipios que organizan eventos y le interesan estas pinturas a gran escala.

“Muchos municipios se están dando cuenta de las posibilidades que tienen estos festivales y emularlo”, dijo Rodríguez, quien detalló que el interés de los ciudadanos recae en el tamaño de las piezas, la oportunidad de ver al artista trabajando, pasando el rolo, pintando y el compartir con él, totalmente diferente a un museo.

Vista de una pintura en una cisterna en el barrio de Santurce en Yauco, ciudad en la región suroeste de Puerto Rico. EFE/Thais Llorca
Newsletter

  • Compartir:
etiquetas
MuseoPuerto Rico

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes