domingo 13 de octubre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Reportajes

Trabajo infantil en Biobío: labores agrícolas son las actividades que más desarrollan los menores

Si bien no existen cifras específicas de la cantidad de menores que están insertos en este mundo, en base a encuentros y conversatorios con niños, niñas, jóvenes y diversos actores locales, se ha podido analizar, en cierto modo, el panorama local.


 Por Alejandra Sánchez

6.1-trabajo-infantilOK

Alejandra Sánchez Ocampo

[email protected]

Este 12 de junio se conmemoró el Día Mundial de la Erradicación del Trabajo Infantil. Las cifras que se manejan a nivel nacional de niñas, niños y adolescentes son 3 millones y medio de ellos, de los cuales, entre 5 y 17 años, 229 mil están en trabajo infantil y adolescente, y 220 mil son niños.

En tanto, en Biobío, representado por la zona macrocentro, son 48 mil niños y niñas trabajando, principalmente las labores se dan en agricultura, comercio y trabajos domésticos, según datos extraídos de la Encuesta nacional de niños, niñas y adolescentes.

Si bien las cifras no son alarmantes en comparación a los datos que se manejan a nivel mundial y en otros países, la erradicación del trabajo infantil se ha convertido cada vez más en un tema de importancia a nivel local como nacional, por lo que se está trabajando en poder desarrollar ciertas políticas que vayan en la detección de este problema, así como tener una visión más específica de este panorama a nivel de localidades.

En relación al tema, Valeria Castro, es coordinadora oficina de protección de derechos –OPD- de la municipalidad de Los Ángeles explicó que “si bien no tenemos ciertas cifras que nos digan cómo está el trabajo infantil, con la realización de actividades, en las que se convocan autoridades y actores locales que nos puedan aportar con antecedentes, información, estadística, y así nosotros poder articular la red, con proyectos, programas, y por qué no implementar ciertas políticas que vayan dirigidas a este segmento de la población que son los niños y adolescentes que muchas veces se dejan de lado o no son visualizadas estas situaciones, entonces la idea es que se vea, se sepa aquí en Los Ángeles”.

A ello agregó que, “por ejemplo, hay chicos que trabajan, algunos por obligación, por gusto, por probar el tener plata, el poder comprarse las cosas, pero nosotros como OPD queremos velar por estos derechos de los niños, quienes tienen que desarrollarse íntegramente, participar, hacer actividades que a ellos les interese, y dejar de lado un poco esta visión más adulta de poder trabajar y aportar a sus familias, y eso va a venir más adelante cuando sean más adultos, entonces tenemos que respetar sus procesos, su ciclo vital, y aportar con estrategias que nos ayuden a erradicar de cierta forma el trabajo infantil”.

EL PANORAMA LOCAL

Consultada sobre la situación local con respecto al trabajo infantil, Castro detalló que de las actividades llevadas a cabo durante el año pasado se pudo desprender que las actividades laborales que desarrollan los niños se manifiestan principalmente en el verano, que son la recolección por ejemplo de frutas y que acompañan muchas veces a los papás, “como pagan bien y ‘altiro’ esto los motiva y trabajan en esta área específicamente, también descubrimos que en las esquinas a varios los malabaristas o quienes están limpiando vidrios, lo que también les entrega y genera más rápido el dinero, y se pueden hacer mucha plata en un día y eso los motiva más”.

Añadiendo que, “hay que tener cuidado porque eso hace que no vayan al colegio, que les interese un poco más el dinero y que dejen de lado su derecho a educación, entonces por ese sentido tenemos que trabajar y articular”.

DESDE LA SEREMI DEL TRABAJO

En tanto, el seremi del Trabajo y Previsión Social, Carlos Jara, en primer lugar, manifestó que “nuestro Presidente, Sebastián Piñera, ha dicho que los niños están en el corazón de este Gobierno, y esa es la razón porque Chile se ha adherido con tanta decisión al pacto mundial de decir no al trabajo infantil y terminar con esto en el país”.

A lo que añadió que “sabemos que las causas por las que nuestros niños tienen que trabajar son muchas y variables, la pobreza multidimensional he ahí la respuesta a muchas de esas preguntas, y lo que el Gobierno quiere es que nuestros niños puedan vivir su niñez completamente, que no tengan que distraerse en aquellas labores que no les corresponden”.

Del mismo modo, Jara sostuvo que “sabemos que hay muchos niños en Chile que tienen que realizar el trabajo infantil, y aun cuando el país está por bajo los niveles latinoamericanos de trabajo infantil eso no nos satisface, tenemos que erradicarlo, crear las condiciones para que entreguemos a los niños todos aquellos elementos que les permitan disfrutar de ser niños”.

Consultado por las cifras existentes en Biobío, la autoridad regional expuso que “la macrozona centro en la que estamos nosotros insertos son cerca de 48 mil niños los que están en esta situación y eso es una barbaridad, porque Chile como país a lo que aspira, no se puede permitir, y por eso es la decisión de gobierno, hacer todos los esfuerzos por erradicarlo”.

RANGO DE EDADES Y RESPONSABILIDAD

Hasta los 17 años ya se habla de trabajo infantil, aun cuando hay unos rasgos que pueden trabajar con consentimiento  expreso de los padres, y vigilando que no se vulnere el derecho a la educación, fundamentalmente al descanso, entonces el Código del Trabajo regula eso.

“Tiene que ser con el consentimiento de los padres, un horario determinado y que no les implique desatender sus obligaciones principales lo que es asistir a clases”, detalló el seremi.

Asimismo, expuso que en Biobío tienen un Consejo Regional que está compuesto por múltiples servicios, que su misión es trabajar, idear líneas de acción para evitar el trabajo infantil, y por supuesto que Carabineros tiene a su haber la responsabilidad de velar también por las denuncias del trabajo infantil y en definitiva sacar a los niños de este estado.

Consultado sobre a quién o quiénes se les atribuye la responsabilidad al vulnerar los derechos de los menores, Carlos Jara manifestó que “no siempre son los padres, aun cuando hay una gran responsabilidad en ellos, pero tal como señalaba recientemente, está la pobreza que no es sólo por falta de recurso, hay un problema de educación, es decir, los padres no siempre tienen toda la educación, no siempre han podido completar sus estudios, hay un  problema de violencia intrafamiliar, de por qué los niños quieren salir al trabajo, y claro, una parte es la necesidad económica, pero también hay otros factores y todo eso está dentro de ese concepto de pobreza multidimensional que el Gobierno está preocupado y ustedes saben todo lo que el ministro Moreno quiso por alguna manera introducir ese concepto en la ciudadanía, y por supuesto que tiene mucha razón”.

Finalmente, el seremi del Trabajo y Previsión Social recalcó la responsabilidad de denunciar e hizo el llamado a la ciudadanía a hacerlo. “Todos tenemos la obligación y especialmente los funcionarios públicos, pero todos los mayores tenemos la obligación de denunciar a aquellas personas que están haciendo trabajar a sus hijos, desatendiendo sus labores principales, denunciarlos a Carabineros, a la PDI, Inspección del Trabajo cuando es una cosa más sistemática, y está en lugares más establecidos que vaya el inspector, y vea si corresponde que el niño esté desarrollando labores que le son propias y en qué condiciones”, puntualizó.

LA LABOR DEL SENAME

El Sename, en este caso, trabaja en conjunto con la OPD, y al presentarse un caso de trabajo infantil determina cuál es el tipo de ayuda que necesitan, o si se requiere que se incluyan a alguno de los programas ambulatorios con los que cuenta el servicio, en el que, muchas veces, es necesario que participen los padres del menor.

En este sentido, el supervisor técnico de la dirección regional de Sename, Rigoberto Mariángel, explicó que tienen una serie de programas para prevenir el trabajo infantil, “esto a través principalmente de campañas y para que los niños también tomen conciencia y los adultos que los niños no deben trabajar, si no que tienen que, en este caso, respetar sus derecho a la recreación, al estudio principalmente”.

Donde recalcó que “el gran problema que tenemos en esta zona en particular es que hay mucho trabajo, por ejemplo en el campo, que es mucho más difícil de fiscalizar, las familias trabajan en la cosechas de fruta, también hay muchos que trabajan en la vega o ferias ayudando a sus padres o también cargando, descargando o limpiando vehículos, entre otros, donde es más difícil de poder fiscalizarlos porque no hay un contrato o una entidad como responsables”.

Dado lo anterior, Mariángel declaró que su labor, en este caso específico es que “tenemos también otros programas de la red Sename con un programa de prevención focalizada donde hay familias que tienen algunos problemas y estos equipos profesionales se encargan de apoyarlos para efectivamente evitar que el niño deje de trabajar”.

¿CUÁNDO ES DELITO?

Dado lo anterior, consultado si el trabajo infantil se considera un delito, el supervisor técnico enfatizó, “sí, hay delitos, de hecho porque la ley establece que cualquier niño se arroga pero en ciertas condiciones, pero todos sabemos que hay niños menores que están trabajando, ahí ya podríamos hablar de explotación laboral, entendemos que hay adultos o microempresarios o empresas que dicen que a un niño le puedo pagar la mitad o mucho menos de lo que le pago a un adulto, y por eso lo utilizan, ahora, lamentablemente y ahí hay una capacidad del Estado en general que habría que tener mucho más inspectores que pudieran fiscalizar eso”.

A lo que añadió que “al presentarse un caso de trabajo infantil, si cualquier persona ve un niño que está siendo vulnerado de sus derechos lo que se debe hacer es acudir a la OPD y ellos se encargan después de visitar el domicilio, y en base a eso definir si necesitan alguna ayuda o ir a un programa, en este caso ambulatorio”.

Al concluir, Mariángel recalcó que “cuando se habla de la red Sename la gente cree que son los niños que están internados, y la verdad es que los que están internados son sólo el 7%, la mayoría de los programas son ambulatorios y lo que buscan es apoyar a esas familias que están con algún problema para que puedan hacerse cargo de su hijo, y evitar que los niños caigan en la delincuencia o consumo de drogas”.

LAS DENUNCIAS EN LAS POLICÍAS

En las denuncias generalmente hay un cruce que va a la Dirección Regional del Trabajo, las inspecciones de cada comuna, ahí después la OPD trabajó y todo, pero sí, las policía, tanto PDI como Carabineros, reciben denuncias y están constantemente preocupados de la vulneración de los derechos de los niños.

Al respecto, la sargento primero Angelina Cuevas, de la Sala de Familia de la Primera Comisaría de Los Ángeles, detalló que “yo como sala de familia realizo todas las denuncias por vulneración de derechos, si a nuestros niños menores los encuentran en un supermercado pidiendo dinero o andan en situación de calle se hace la denuncia, los carabineros los traen a mi sala se realiza la denuncia y obviamente se envía al Juzgado de Familia”.

Por lo que recalcó el llamado a denunciar, no tan sólo el trabajo infantil, sino que todo acto en el que se vea vulnerado el derecho de los niños, “el llamado es que haga la denuncia, está el fono niños 147 y 149, para que la realicen en forma anónima y Carabineros concurran al domicilio donde el niño se encuentra o en la calle, en el lugar y puedan captar nuestros menores y poder traerlos y derivarlos a nuestra sala de familia”, concluyó.

En tanto, el inspector de la Policía de Investigaciones de Los Ángeles, Álvaro Meza, dijo que “en cuanto a este tema nosotros como PDI estamos en pos de la prevención de explotación y trabajo infantil, pero nosotros debemos enfocarnos y nos especializamos más en el ámbito delictual, siempre estando en alianza con las otras instituciones, los otros servicios gubernamentales que trabajan es pos de esta prevención del trabajo infantil”.

En cuanto a su misión como policía de Investigaciones, brindan siempre el apoyo a la juventud y “de qué manera, constantemente estamos efectuando muchas actividades tipo charlas en establecimientos educacionales de todo nivel, e inclusive tenemos una función de títeres que nosotros mismos nos disfrazamos, educándolos e incentivándolos a que no deserten de la escolaridad, que finalmente es lo que lleva a entender y evitar que estos niños ingresen en el ámbito laboral a tan temprana edad”, puntualizó.

LA VISIÓN DE LOS NIÑOS

No únicamente lo adultos trabajan en erradicar el trabajo infantil, sino que también hay muchos estudiantes que pertenecen a diferentes grupos y trabajan temas que les afectan directamente y vulneran sus derechos.

Una opinión desde la experiencia es la que tiene Martín Ortiz, 12 años, cuenta que él trabajó de temporero y qué no fue agradable, al contrario, no volvería a hacerlo, recalcando lo agotador y esforzado que es para un niño.

“Mi opinión sobre el trabajo infantil en sí es que si es voluntario me parece bien, aunque lo que me parece mal cuando la obligan o tiene que ir por una necesidad económica. Cuando yo trabajé de temporero fue una experiencia no tan agradable, pero fui dos semanas y no pude seguir yendo porque estaba muy expuesto al sol en el tiempo que cosechaba, estaba de 7 a 13 horas”.

A lo que agregó que “igual aprendí, pero pienso que sí yo trabajé sólo dos semanas y fue cansador, cómo será para los niños que tienen que trabajar siempre, todos los días para conseguir dinero. Por eso me preocupa y creo que se debe trabajar en erradicar el trabajo infantil”, concluyó.

Desde los mismos niños, hasta autoridades de Gobierno, se encuentran hoy trabajando por la erradicación del trabajo infantil.
Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes