sábado 20 de julio, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Reportajes

Proponen medidas alternativas para preservar bosques nativos en Alto Biobío

Entre las fórmulas se plantea dedicar una parte de los terrenos de cada familia a la plantación de especies de rápido crecimiento, como por ejemplo, el aromo, el sauce chileno o una especie de eucalipto, evitando así el impacto sobre el bosque nativo.


 Por Claudia Robles

IMG-20190609-WA0010

Conaf mantiene un programa de reforestación en suelos degradados de la alta cordillera con el objetivo de producir madera de rápido crecimiento.

Claudia Robles Maragaño

Bordeando los cajones de los ríos Queuco y Biobío, en medio de vegetación nativa y paisajes de belleza insuperable, aparecen los majestuosos bosques cordilleranos donde las añosas araucarias dan vida a la flora nativa en la comuna pehuenche.

En el lugar se buscan preservar no solo las tradiciones ancestrales, sino que también las especies nativas que crecen imponentes junto al piñón –o pehuén– en grandes extensiones, donde las aguas cristalinas aparecen generosas en todos los rincones de las comunidades y la la leña es usada para calefaccionar los hogares y cocinar.

En medio de las acciones en pro del medioambiente, se trasladó a Ralco un equipo de Infor, dependiente del Ministerio de Agricultura, encabezado por el investigador Juan Carlos Pinilla Suárez, director de proyectos, biomasa forestal y energía de Infor, quien dictó una capacitación sobre “Biomasa forestal y energía”, a la que se sumaron funcionarios del Departamento de Economía Local y del Programa de Desarrollo Territorial Indígena.

En la jornada, el investigador señaló que cada vez es más complicado conseguir leña de buena calidad y seca, y que en muchas ocasiones deriva en la tala de árboles nativos, siendo expuesta la necesidad de recurrir a otro tipo de especies de rápido crecimiento, evitando el coihue o el hualle.

“Nos debemos concentrar en las particularidades de Alto Biobío, con sus cualidades únicas respecto de otros lugares de la región, al ser un lugar donde, por ejemplo, el porcentaje de plantaciones forestales es mucho menor en relación con el resto de la región”, dijo.

Agregó que en la comuna de Alto Biobío existe un potencial que puede perfectamente ser desarrollado por cada pequeño propietario. “El paisaje se caracteriza fundamentalmente por bosque nativo renovable de Nothofagus y especies muy interesantes, como la araucaria, que tiene un manejo y consideraciones especiales”.

IMPACTO Y PROPUESTAS

El experto en biomasa forestal y energía manifestó que el panorama que se vive en las demás comunas de la región es distinto a la realidad de Alto Biobío. “En la comuna existe un potencial que podría ser utilizado para que cada pequeño propietario pueda plantar, en parte de su predio, árboles que puedan ser utilizados para responder a la demanda de energía que ellos mismos puedan utilizar y no tengan que recurrir al bosque nativo o caminar kilómetros y kilómetros para buscar leña o similares”.

En tal sentido, precisó que existen dos líneas de trabajo planteadas por Infor. Una de ellas se refiere a utilizar lo que es el manejo del bosque nativo a través del raleo, es decir, cómo se cuida el bosque nativo “entregando las mejores condiciones de crecimiento para los árboles que llegan a la cosecha final, y para eso hay que generar las instancias para que estos árboles puedan crecer bien”.

Precisó que esa acción implica en algunas ocasiones “sacar algunos árboles, los más viejos o los que tienen alguna complicación. Esos árboles que son extraídos del bosque nativo, perfectamente pueden ser utilizados en leña a través de un proceso previo de secado”.

La segunda línea de acción considera plantar especies de rápido crecimiento, como por ejemplo el aromo, el sauce o Salix, que son de las zonas más húmedas, “especies que en otros países se han usado mucho para energía y sería interesante ver cuál sería su rendimiento, su factibilidad de uso en Alto Biobío y otras especies que es necesario investigar un poco más”. 

Entre esas alternativas, mencionó “una especie de eucalipto que tiene un crecimiento muy bueno, que soporta el frío y que ha demostrado muy buen crecimiento en el área. Entonces, podría ser una opción interesante. No estamos hablando de grandes plantaciones, tampoco de masas continuas, sino que de pequeños bosques, según la realidad de los propietarios o de las comunidades”.

BOSQUE NATIVO

El investigador de Infor precisó que toda medida de protección al medioambiente es imprescindible y valiosa, “mientras no tengamos que recurrir al bosque nativo para cubrir nuestras necesidades; es a través de otras especies forestales que crecen en el área, como especies exóticas u otras; de todas maneras vamos a proteger nuestro bosque nativo, el que queremos cuidar, conservar, y que crezca mejor”, puntualizó al hablar de las acciones para transitar al mundo de las energías renovables.

Agregó que la leña es un recurso energético renovable solo en la medida que existe un manejo sustentable del bosque y que en el sector cordillerano aporta también al crecimiento del turismo. “Mientras sea más sustentable y más armónico con el medioambiente, mejor, más interés va a tener la gente en trasladarse para allá y ahí la leña puede ser un tema interesante si es bien utilizada, si viene de un bosque sustentable, si se reconoce el valor cultural”.

REFORESTACIÓN

La biomasa forestal es una actividad que dentro del rubro ha llevado a la Corporación Nacional Forestal a mantener en la zona una labor permanente desde hace 15 años, expresó el jefe provincial de Conaf Biobío, Miguel Ángel Muñoz, al puntualizar que “el año 2002, en la comuna de Alto Biobío se realizó un programa de reforestación en suelos degradados con el objetivo de producir madera de rápido crecimiento, específicamente con la especie Eucalyptus nitens”.

Explicó que se trata de una especie resistente a las bajas temperaturas del territorio pehuenche, “donde se establecieron módulos desde media hectárea hasta tres hectáreas, en un trabajo que se prolongó por cuatro años, finalizando en 2007”.

Agregó que se establecieron 500 hectáreas, “cuyo objetivo principal era la producción de leña para bajarle la presión al bosque nativo y, por otra parte, contar con varones para la construcción de cercos y mangas, considerando además el movimiento y traslado del ganado”.

EN SANTA BÁRBARA

El jefe provincial de Conaf explicó que si bien la corporación lleva un camino avanzado en estas materias “con el objetivo de producir energía, la materia prima y las especies no han variado significativamente en Alto Biobío”.

Al mismo tiempo, destacó que en la comuna de Santa Bárbara también se realizaron este tipo de ensayos “en la zona de Ayin Mapu, con superficies similares de media hectárea para llegar a completar alrededor de 100 hectáreas para evaluar el funcionamiento de esta metodología de trabajo con plantaciones dendroenergéticas”.

FOMENTO Y RECUPERACIÓN

Así como se incentiva, también se sanciona a quienes infringen la ley 20.283 sobre fomento y recuperación del bosque nativo, que es un cuerpo legal que protege y fomenta el manejo sustentable del bosque nativo. Al respecto, Miguel Ángel Muñoz precisó que los incentivos económicos van de 5 UTM a 100 UTM por hectárea, “por lo tanto, el bosque nativo de la provincia de Biobío y del país no está desvalido ni desprotegido, sino que al contrario, tiene sanciones muy graves para quienes infringen la normativa legal, y que pueden llegar hasta el 200% del valor de la madera ilegal”.

DESDE LO BÁSICO

Miguel Ángel Muñoz, experto en manejo de bosque nativo, comentó que desde hace 10 años se desarrolla un programa dirigido por un ingeniero forestal que realiza labores de educación desde el punto vista técnico, “donde el beneficiario aprende desde lo más básico, que es definir el estado de su bosque, ya sea brinzal (joven), latizal (juvenil) o fustal (adulto)”, y dependiendo de su estado, se define un objetivo de manejo, que puede ser maderero, no maderero o de preservación, si cuenta con especies vulnerables o en alguna categoría de estas, para luego formular el plan de manejo, requisito fundamental para realizar las intervenciones silvícolas en los bosques nativos de Chile, los cuales son autorizados por la Corporación Nacional Forestal.

BONIFICACIONES

Hasta mediados de junio hay plazo para postular a las bonificaciones del concurso del fondo de conservación, recuperación y manejo sustentable del bosque nativo. Al respecto, el jefe provincial de la corporación en Biobío dijo que “para este año, el plazo vence el 18 de junio, por esto, el llamado es para los propietarios de bosque nativo para que postulen al concurso, que tiene un monto de dos mil millones de pesos”.

FRASE DESTACADA  

“Nuestra energía está en los bosques. Se debe plantar y conservar”.

Juan Carlos Pinilla, director de proyectos, biomasa forestal y energía de Infor.

Juan Carlos Pinilla

FRASE DESTACADA

“El bosque nativo de la provincia de Biobío y del país no está desvalido ni desprotegido”.

Miguel Ángel Muñoz, director provincial de Conaf, experto en manejo de bosque nativo.

Las reuniones se desarrollan en terreno.

FOTO PRINCIPALES 1 Y 2

están en pag 4-5 CON CREDITO FOTO Esteban Pérez Por favor

Los bosques milenarios de Alto Biobío dan vida al territorio pehuenche.

FOTO 2 CON CRÉDITO ESTEBAN PÉREZ PORFAAAA

Preservar el bosque nativo es el desafío.

Datos a destacar

¿Qué es biomasa forestal?

Es toda la materia orgánica renovable de origen vegetal, desechos forestales, cultivos agrícolas y residuos de industrias agroforestales, cuyo aprovechamiento para fines energéticos es posible.


  • Compartir:
etiquetas
alto biobioBiomasaMinisterio de Agricultura

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes