domingo 25 de agosto, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Reportajes

Los suplementeros: un oficio que se niega a morir

Con más de 139 años de existencia, hoy luchan por sobrevivir y seguir llevando las noticias a sus clientes.


 Por Alejandra Sánchez

10.1

Alejandra Sánchez Ocampo

[email protected]

Cuando no existían el internet, redes sociales o diarios electrónicos, fue la época en que un oficio vivía sus años dorados, se trata de los suplementeros, personas que cumplían el rol fundamental de mantenernos informados, pero lamentablemente hoy su realidad es indiscutiblemente distinta.

Las nuevas tecnologías los tienen prácticamente en extinción, y de su época de oro, tan sólo quedan recuerdos, si bien ya son varios los que dejaron el oficio, porque no les era rentable, hay algunos que aún resisten y luchan por sobrevivir.

Las ventas de diarios y revistas cada vez son evidentemente más bajas, por lo que tras esto introdujeron los confites y cigarros a sus productos de venta, lo que antes no era necesario. Así el rubro ha ido mutando, dejando el papel por papas fritas o álbumes por bebidas.

Con más de 139 años de existencia en Chile, hoy celebran su día, y pese a que el oficio no está en su mejor momento, aún así aquellos que quedan, siguen manteniendo su antigua rutina, levantándose temprano para ir a buscar sus diarios a la agencia, y comenzar con la venta de las noticias a sus clientes antiguos, y encontrar algún nuevo cliente que pudiese interesarse por la lectura del papel, y dejar de lado, por algún momento, a su invisibles rival, el internet.

Para destacar su trabajo, de este importante oficio, que por años fue el nexo de información de las personas, no tan sólo con su país o región, sino que también con el resto del mundo, La Tribuna conversó con algunos suplementeros de Los Ángeles, para conocer de primera fuente la realidad que hoy vive el gremio, que lleva más de 55 años en la comuna.

Germán Mella

Lleva 30 años en el oficio, cuenta que se introdujo en el rubro cuando comenzó a trabajar con el agente distribuidor de diarios, después que su jefe se fue decidió instalarse con un kiosco.

“Hoy el rubro está malo, tuvimos una época de gloria, donde había muchas revistas, álbumes, enciclopedias y los diarios, todo esto se vendía mucho.

Hoy, este negociado prácticamente no da más, el internet mató todo, es tanto que toda la venta de diarios y revistas, se murió, y yo creo que el internet fue el causal de todas estas cosas. Ya la gente lo único que está comprando es el confite, la revistas son viejas.

Este oficio va a morir, yo le doy pocos años más, porque así como vamos no hay ninguna solución cada día las ventas van bajando más, la gente ya no compra, y ya se terminaron todas las revistas”.

Clara Cabezas

Lleva 35 años en el rubro, oficio al que llegó por circunstancias de la vida, luego de separarse.

“Las circunstancias de la vida me trajeron a ser suplementero, se me presentó la oportunidad de comprar un kiosco, me ayudaron mis papás y ya llevó 35 años en esto, oficio con el que pude educar y mantener a mis hijos.

Doy gracias a Dios que estoy jubilada, soy pensionada y con eso puedo subsistir, pero para mis colegas que no tienen esa entrada es imposible, las revistas desaparecieron todas, lo único que está saliendo ahora son las colecciones.

La gente se informa de todo por internet, ve todo en el celular, como que nos estamos muriendo, y ya muchos han dejado el rubro, porque no les da”.

Domingo Jara

Es el presidente del gremio de suplementeros en Los Ángeles, llegó hace 51 años al rubro, oficio que hoy, pese a estar de capa caída, siente orgullo de ser suplementero.

“Es un oficio que de primera uno no lo toma muy en cuenta, si no que como un trabajo más, pero después ya sabiendo de cómo se desarrolla este asunto, el interés es mayor, y uno se va formando.

Hoy, la tecnología nos ha dañado bastante, nosotros entendemos que tiene que seguir avanzando, pero las empresas también han buscado otra forma de comercializar sus productos, y nos está quedando muy poco. No creo que el oficio vaya a desaparecer, porque en realidad nosotros somos parte de estos, entendemos, y tenemos muchos clientes que no son tan tecnológicos y nos vienen comprar los diarios todos los días.

Si bien, ahora ya no es tan rentable como antes, un tiempo estuvo rentable, por ejemplo hay muchos colegas que hicieron de la venta de sus diarios los estudios de sus hijos, algunos compraron casa, pero para esto, como uno tiene plata todos los días hay que saber ahorrar, y administrar. Lo importante es no bajar los brazos”.


  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes