viernes 19 de julio, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Alto Bío Bío

El volcán Copahue: la provincia se planifica ante un eventual despertar violento

Es considerado uno los volcanes más activos del país, ubicado a uno 100 kilómetros de Los Ángeles, y dentro de sus poblados más cercanos se encuentra la localidad de Ralco en Alto Biobío.


 Por Alejandra Sánchez

01-02-2019_20-42-481__1.jpg

Aunque hoy se encuentra en calma, su historial de erupciones no es menor, por lo que hay razones para preocuparse.

Se trata del volcán Copahue, localizado a 110 km. al sureste de la ciudad de Los Ángeles, y uno de sus poblados más cercanos es la localidad de Ralco en la comuna de Alto Biobío, y que se ha transformado en una amenaza latente que mantiene su alerta amarilla.

Está catalogado dentro de los 10 volcanes más activos del país, y su última actividad registrada, en 2016, corresponde a emisiones de vapor y ceniza desde su cráter alcanzando alturas de hasta 3,7 kilómetros.

En tanto, las erupciones históricas del Copahue han sido consideradas de baja magnitud. Las erupciones explosivas habrían ocurrido en los años 1750, 1759 y probablemente en la segunda mitad del siglo XIX (años 1867 y 1876).

Del mismo modo, entre los principales eventos ocurridos en décadas recientes destacan las erupciones de 1992, 2000 y 2012-2013 todas controladas por componentes freáticas y freatomagmáticas.

Si bien, sus erupciones no han sido muy explosivas, es uno de los volcanes que ha visto incrementada su actividad notablemente después del terremoto del 2010, y su mayor riesgo son los aluviones volcánicos que pueda producir, que tienen el potencial de alterar la vida de las personas que viven en los poblados aledaños a él.

Posee una cobertura glaciar permanente y, debido a esto, es un potencial generador de lahares que pueden alcanzar extensas distancias por los valles tanto chilenos como argentinos.

SU RELACIÓN CON LA COMUNIDAD CORDILLERANA

Nivaldo Piñaleo, alcalde de Alto Biobío, resume la particular convivencia que, según él, aquí se tiene con el riesgo volcánico.

“Se ha trabajado en la entrega de información por parte de las entidades, pero falta trabajar con las bases, como las mamás, gente adulta, niños, tenemos ganas, peros si hoy hubiera una situación de emergencia estaríamos colapsados”.

A lo anterior agregó que no existen rutas accesibles de doble vía, además, a esto se suma la preocupación que tiene la gente con respecto a su ganado, “moverlo 40 o 50 kilómetros no es fácil, y el camino es muy irregular, camino de ripio, peligroso, por lo tanto, para poder mantener una población siempre preparada, no es un proceso de la noche a la mañana, se requiere recursos, invertir, trabajar con los niños en las escuelas, formar personas que estén siempre en alerta de emergencia”.

Del mismo modo, el edil manifestó que “nuestra población ha vivido por años en la alta cordillera, y gracias a Dios nunca ha habido una alerta tan crítica, ojalá nunca lo haya, pero la naturaleza en cualquier momento nos puede dar una sorpresa, y sí preocupa, porque no inyectamos ni solicitamos recursos de emergencia, si no que estamos preocupados en materia de bienestar poco a poco. Sería muy importante trabajar, y solicitar recursos que permitan formar a la gente para que estén siempre preparados, porque tenemos represas, volcán, lluvias, nevazones inmensas, la gente si puede sobrevivir, pero no todos, hay mucha gente enferma, tercera edad, y eso dificulta el traslado”.

Es sólo una ruta, no existe vía de escape, por eso, Piñaleo considera importante la posibilidad de poder abrir la ruta a Lonquimay, y además construir un puente en el embalsadero Callaqui. “Tenemos una salida, pero ante una emergencia se corta el camino y quedamos totalmente aislados. Son ideas, yo sé que se pueden concretar a través de proyectos, y para eso tiene que haber voluntad de las autoridades, y en eso vamos a insistir para poder estar preparados, porque han pasado muchos desastres, y Alto Biobío no está exento de esto. Y para eso debemos estar preparados, pedir recursos para formarnos, y si pasa alguna emergencia no tener vidas que lamentar”, puntualizó Piñaleo.

ENTIDADES Y LA EMERGENCIA

Debido a la constante alerta amarilla del volcán Copahue, entidades gubernamentales se han reunido para llevar a cabo un trabajo en conjunto para prepararse ante alguna emergencia mayor, además de otorgarle una mayor difusión de información a la comunidad.

Por lo anterior, durante esta semana se reunieron, el gobernador de la provincia de Biobío, Ignacio Fica y la directora regional de la Onemi, Carolina Zambrano, para determinar los lineamientos de trabajo en base a una posible emergencia del volcán.

Al respecto, Fica expresó que lo que se busca en específico con esto es coordinar ensayos de evacuación con la comunidad de Alto Biobío, además actualizar el plan existente frente a la posibilidad de presentarse un episodio de erupción mayor.

“Lo que se busca, específicamente, es comenzar ya a realizar las primeras coordinaciones con respecto a un supuesto ensayo de evacuación programado para noviembre de este año en la localidad de Alto Biobío, así como además el poder generar una próxima reunión con todos los servicios en esa comuna, buscando –principalmente- hacer partícipe a la comunidad de la zona cordillerana, a los servicios, y actualizar el plan de evacuación que existe hasta el momento, con respecto a una posible erupción de este volcán”.

Del mismo modo, la máxima autoridad provincial, enfatizó que “es sumamente relevante realizar estas coordinaciones, porque nos da herramientas necesarias en el caso de alguna emergencia que pueda suscitar en este sector y en esta zona. Históricamente, tenemos que mencionar que la última evacuación que tuvo este volcán fue el 2013, donde también hubo algunas situaciones que hay que mejorar para una futura evacuación que podríamos generar”.

Recalcando que “la idea es que, además, las comunidades se hagan parte de este plan, así también ellas lo han hecho saber, asimismo, tenemos que considerar bastantes aspectos que en su momento no se consideraron, y esa es la idea de esto, ir actualizando un plan de evacuación, con la finalidad también de que cada uno de los actores e involucrados se haga parte de esta situación, de esta evacuación, y por supuesto también entendiendo la importancia que tiene para nosotros el mantener activos planes como éstos”, puntualizó el gobernador de la provincia de Biobío.

 

ANÁLISIS DEL PLAN ACTUAL

En este mismo sentido, la directora regional de la Onemi, manifestó que “nos reunimos con el gobernador para analizar el plan actual que existe para el volcán Copahue, que mantiene alerta amarilla para el sistema de protección civil comunal para la comuna de Alto Biobío, en el que pudimos apreciar que existen recursos disponibles para la zona, sin embargo, necesitamos mayor capacitación, coordinación con las comunidades, que es lo que vamos a estampar durante este año, y finalizar con un simulacro que esperamos llevar a cabo en noviembre de este 2019”.

Asimismo, Carolina Zambrano recalcó que “el volcán Copahue es una amenaza latente, que está en alerta amarilla vigente. Por lo que quedamos de acuerdo en trabajar arduamente, debemos reunirnos con el alcalde de Alto Biobío, las comunidades, medios de prensa, comité de operaciones de emergencia del nivel provincial, e incluso del nivel regional si es necesario”.

Con esto, la idea es que exista en la comunidad información que se maneje al aspecto, y así saber actuar en tema de emergencia. “Efectivamente se tiene que sociabilizar con la comunidad, que es lo más importante, son los primeros actores de este plan, con lo que debemos trabajar de manera mancomunada”.

Finalmente, Zambrano sostuvo que “si bien, este plan es a nivel local para la comuna de Alto Biobío, tiene recursos involucrados hasta el nivel provincial e inclusive regional, por eso esta Onemi presente, y estamos muy complacidos de poder apoyar en este plan, que nos consideren y que sigamos nuestro rol como ente coordinador”, concluyó.


  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes