lunes 14 de octubre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Los Ángeles

Instalaciones de calidad versus calidad en la atención

Una serie de reclamos por parte de usuarios del hospital que denuncian un trato y atención “inhumana” por parte de los funcionarios del recinto, en el marco de la serie de irregularidades registradas últimamente en la salud pública.


 Por GONZALO MELLER

03-08-2018_22-05-541__18.1

Un informe en 2016 de fiscalización realizado por la Superintendencia de Salud, aplicado a los hospitales públicos más relevantes evaluando su dignidad y espacios físicos, determinó que Los Ángeles cuenta con uno de los mejores hospitales de Chile con un 85% de cumplimiento, ocupando el primer lugar de la región y el segundo a nivel nacional.

En julio de este año, el alcalde Esteban Krause clamó por un hospital de mediana complejidad, ya que hay un traslado indiscriminado, generando una situación de indignidad para muchos pacientes.

A fines de julio, un reportaje emitido por Canal 13 informó el vencimiento de medicamentos durante 2017 que sumarían $180 millones de pesos, donde el senador UDI, Víctor Pérez Varela, señaló que el Hospital Víctor Ríos de Los Ángeles era uno de los que poseía dichos medicamentos.

Estos datos hacen un paralelo entre buenas instalaciones para atender a los pacientes, que al parecer no reflejan un excelente compromiso por parte de los trabajadores asistenciales, sobre los cuales muchos usuarios denuncian un trato indigno y/o poco ético por parte de los funcionarios.

ESTÁN EN BODEGA

Una de estas irregularidades le ocurrió a Elsa Chávez León, quien interpuso una denuncia en contra de la farmacia del complejo asistencial, ya que, el medicamento trascendental para el tratamiento de su hija no era entregado de forma oportuna y, peor aún, no tenía un trato humano cuando asistía a retirar los remedios, sumado a esto, la mujer declaró que el hospital falseó  información.

“El recinto respondió a Fonasa que yo retiraba todos mis medicamentos, siendo que tenía una carta respondida por el director del hospital, pidiéndome disculpas por no haber tenido el medicamento”, aseguró.

El caso de Elsa no terminó ahí, ya que estos últimos dos meses las irregularidades y, sobre todo el poco profesionalismo de los trabajadores, empezaron a colmar su paciencia.

“En el hospital me dijeron que el medicamento no estaba cuando ni siquiera fueron a buscar los remedios, esperé dos horas y cuando me llamaron para entregarme el medicamento, me dijeron que no estaba”, afirmó.

La mujer fue al día siguiente esperando más de una hora y, cuando la llamaron resultó que el medicamento si se encontraba, pero en bodega.

La explicación de los funcionarios fue poco convincente y de ninguna forma solucionaban su problema.

Otra situación irregular para Elsa se dio el mes pasado, cuando se acercó a retirar el medicamento y resultó que con una atención que dejó bastante que desear un funcionario le dijo a otro –según expresó ella- “déjala que siga preguntando no más”.

“Lo que más me chocó fue que se encogieron de hombros”, dijo.

La mujer explicó que esto ya va más allá de un tema de vencimiento de medicamentos y administración, porque hay graves situaciones de irregularidades en la disposición y voluntad de parte de las personas que atienden.

Según explicó la mujer, cuando pidió hablar con la encargada-donde tuvo que esperar más de una hora-, para pedir los datos con los nombres de los funcionarios con la finalidad de establecer una denuncia, llegó la jefa de la farmacia, la señora Viviana Veloso.

“Yo hable con ella y adivinen. El medicamento estaba en bodega otra vez”, sentenció.

Por último, Elsa comentó que va todos los meses a retirar sus medicamentos, asegurando “no me pueden venir con cuentos, no sólo a mí, a toda la gente que veo, ya parece un chiste, porque empiezan a atender rápido cuando está a punto de terminar la jornada para irse temprano”.

“SI NO ES POR MIS HIJOS ME MUERO”

El caso de Gloria Alarcón, casi es fatal. Ella comentó que este último tiempo ha tenido experiencias terribles en el hospital, debido al despotismo de algunos profesionales de la salud, quienes le entregaron diagnósticos erróneos teniendo que migrar al hospital Regional de Concepción.

“Una vez me llevaron con ataque asmático fui a firmar la receta y el médico me tuvo toda la tarde sentada ahí porque andaba en un funeral. Llegó a firmar la receta apurado y cuando le reclamé me dijo sos una mala agradecida".

También comentó que cuando le hicieron exámenes en un scanner le salió la vesícula inflamada y que tenía piedras, pero

“me mandaron para la casa de nuevo”, aseguró.

La mujer siguió insistiendo en atenderse en el complejo asistencial, donde la tercera vez el diagnóstico casi le cuesta la vida.

“Me dijeron que tenía cólicos, me hicieron exámenes de sangre que nunca me entregaron, me pusieron calmantes y para la casa” dijo.

Posterior a ello Gloria se fue a Concepción, ya que tuvo que  operarse de urgencia. Le encontraron la vesícula con un cáncer.

Para finalizar Gloria comentó que hay más situaciones irregulares debido a que las personas no pueden ir con su papel y pedir que la atienda el médico, sino que ellos llaman para poder ir a control.

“Para mí es una burla, al parecer si uno no tiene plata no puede atenderse” dijo.

Además Gloria señaló que hoy gracias al apoyo de sus hijos se puede atender, una realidad que no muchos pueden contar.

“Si no es por mis hijos me muero”, finalizó Gloria.

Por otra parte su hija, Sandra Valderrama Alarcón, directora de la corporación Inclusión GAE, quien ve muchos de los “casos aislados” que siempre comentan las autoridades, aseguró que ella tiene todas las redes para interponer los reclamos correspondientes, pero en esta ocasión quiere hacer una denuncia como cualquier ciudadano para ver la disposición de las autoridades correspondientes de escuchar los reclamos.

“Me da a pensar que hay una situación muy irregular en los Ángeles, hay gente que no operan acá, mi madre casi muere, la calidad de la atención es inhumana en algunas ocasiones, no hay que generalizar, pero yo he visto la mala disposición de los médicos”, afirmó.

“Hay gente que se tiene que atender obligatoriamente de forma particular, mi madre se puede operar gracias a sus hijos, pero hay gente que no tiene los recursos, el Servicio de Salud no está funcionando, no podemos dejar a la gente en sus manos, porque terminará muriendo”, puntualizó.

LA POSICIÓN DEL HOSPITAL

El director del Complejo Hospitalario Dr. Víctor Ríos Ruiz, Brian Romero, en una primera instancia comentó sobre los dichos del senador Pérez y, dijo que “aquí es importante hacer mención a varias cosas, en primer lugar, obviamente que es preocupación de nuestro complejo asistencial evitar todo tipo de pérdidas en fármacos o en insumos o cualquier tipo de recursos que corresponda a los bienes fiscales”.

Además aseguró que realizan una permanente vigilancia de estos procedimientos, pero dijo que estas cifras también involucran fármacos que por distintas razones los establecimientos deben tener preparándose para situaciones de emergencia o contingencia y dijo “uno esperaría que efectivamente no se tengan que utilizar porque las condiciones clínicas no lo requirieron, en ese caso nuestro complejo asistencial permanentemente está haciendo gestiones para poder canjear con otros organismos”.

De todas formas puntualizó que “sin minimizar los datos obviamente queremos seguir avanzando para disminuir aún más ese déficit en fármacos y para eso hemos estado trabajando ya en la misma línea que nos ha indicado el ministerio a través de mejor coordinación con Cenabast”.

Respecto a las denuncias de los usuarios y las aptitudes de los funcionarios para atender a los pacientes de una forma digna, comentó que constantemente hacen evaluaciones de la atención que realizan dentro del hospital.

“Hay evaluaciones que son hechas por parte de personal externo, no parte del establecimiento y los resultados que hemos obtenido, distan bastante de lo señala la gente”, dijo.  

“Es frecuente encontrarse con situaciones de usuarios que reclaman por la atención, pero debemos entender que nuestra unidad de urgencia es una unidad altamente complejizada y que está dispuesta para atender la patología de mediana y alta complejidad”, agregó.

Además el director señaló que para resolución de problemas existen hoy día varios dispositivos puestos en la red, como por ejemplo, los Sapus, Sistemas de Atención de Alta Resolutividad, sistemas de atención primaria de urgencia, hospitales familiares y comunitarios.

De todas formas explicó que siguen trabajando en entregar garantías explícitas en salud y que tienen plazos definidos por ley donde el equipo del hospital está orientado en poder gestionar la atención de esos usuarios y que se cumplan efectivamente los tiempos de atención y el tipo de actividad que se les debe entregar. 

Sumado a esto, aseguró que todos los meses evalúan las consultas ciudadanas que les hacen llegar los usuarios, ya sea vía correo electrónico, a través de los formularios dispersos en todo el establecimiento, oficinas OIRS e incluso a través de los dirigentes que forman parte de las distintas agrupaciones que trabajan dentro del hospital y que permiten mejorar el nexo con la comunidad.

Se espera que el hospital pueda recoger de forma efectiva y solucionar las problemáticas de los usuarios y, sobre todo que pongan énfasis en cómo están desempeñando su trabajo todos los funcionarios del complejo asistencial, ya que de nada sirve tener excelentes instalaciones, si la calidad humana es deplorable.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes