lee nuestro papel digital

Reportajes

El “verdadero” puente al desarrollo: estudio del MOP se orienta a solución definitiva

El alcalde lajino, José Pinto, destacó el gran paso con el ministro de Obras Públicas, ya que por años se intentó algo similar sin éxito.


 Por La Tribuna

18-11-2016_23-33-05Sintítulo

 

A pesar de que parece una necesidad reciente debido a la expectación mediática que ha provocado la posibilidad de que el puente mecano sea trasladado a la zona, la demanda de contar con un viaducto que una a Biobío con la Provincia de Concepción es un anhelo histórico que supera el medio siglo de vida.

 

Según los datos recogidos por la Tribuna FinDe, las primeras gestiones se llevaron a cabo durante la presidencia de Jorge Alessandri Rodríguez, en el año 1958, en donde se hicieron las primeras acciones para materializar la demanda, principalmente de los vecinos de la comuna de Laja y San Rosendo, que aspiraban a un paso inmediato al otro lado del río Biobío.

 

Pese a que se llevaron a cabo sondajes en el lugar, se debió dejar de lado el proyecto debido a que estos trabajos se realizaron muy cerca de la confluencia de varios ríos que desembocaban en el Biobío, lo que hacía impracticable continuar con las obras.

 

Debieron pasar más de cuatro décadas para que en el 1994 se volviera a retomar la petición, principalmente, de las autoridades y vecinos del Territorio Biobío Centro, que lo componen las comunas de Los Ángeles, Nacimiento, Laja y Negrete, en donde el mandatario de la época, Patricio Aylwin, realizó diversas gestiones para desarrollar estudios de prefactibilidad y diagnóstico, acciones que al final no se lograron materializar.

 

Llegó el cambio de milenio, específicamente el año 2006, cuando nuevamente el tema capturó la atención de las autoridades, lográndose al menos concretar un estudio de diagnóstico de los mejores lugares para emplazar el viaducto; en un primer momento descartaron un puente entre Nacimiento y Concepción, a raíz de que era un tramo demasiado largo.

 

Estos análisis continuaron los años posteriores, determinándose en el 2008 cinco lugares para su emplazamiento, siendo tres al sur de San Rosendo y dos al sur del río Laja, hacia Nacimiento.

 

Pese al avance logrado y que una de las opciones al sur del río Laja presentaba una alta rentabilidad social, pues daba solución al aislamiento que tenían las comunas de la provincia, la proyección económica del lugar no tenía el mismo alcance, por lo cual fue quedando de lado con el paso del tiempo.

 

Fue así que las alternativas en la provincia fueron pasando paulatinamente al olvido, tomando mayor interés un paso por sobre el Biobío que una las comunas de Santa Juana y Hualqui, debido al supuesto apoyo del Ministerio de Desarrollo de Planificación (Mideplan), que en definitiva dejó avanzado un estudio de prefactibilidad que, con el paso de los años, continuó con uno de ingeniería.

 

 

PUENTE MECANO

 

Aunque el viaducto en la provincia pasó a segundo plano en las autoridades de gobierno, las aspiraciones siguieron latentes en los alcaldes de Laja, Nacimiento y San Rosendo, quienes luego de conocer que se desarmaba el puente mecano del Ejército, instalado tras el 27F en Concepción, revivieron su esperanza de contar, en el breve plazo, con un paso sobre el río Biobío en la zona.

 

A esta aspiración se sumó la colaboración sostenida y concreta de parlamentarios de la Provincia de Biobío, principalmente del senador Felipe Harboe (PPD), quien logró en varias oportunidades instalar la necesidad en las altas esferas del Ejecutivo.

 

Prueba de ello son las reuniones con el ministro de Defensa del gobierno de Sebastián Piñera; el ministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga, y el intendente regional, Rodrigo Díaz; en muchas de las instancias fue acompañado por los jefes comunales del Territorio Biobío Centro.

 

Pese a ello, el futuro del puente mecano quedaba aún en la incertidumbre, con la posibilidad cierta de incluso retornar al Ejército.

 

 

EL GRAN PASO

 

Uno de los alcaldes que más abogó por la instalación de un viaducto en la zona y posteriormente por el traslado del puente mecano fue el alcalde en ejercicio de Laja, José Pinto, quien con 20 años en el cargo, siempre aspiró ver concretada la obra en su comuna.

 

Pese a ello, las respuestas de las autoridades fueron en su mayoría esquivas, situación que lo tiene, a días de dejar su cargo -ya que no fue reelegido-, con una espina en su corazón debido a que reconoce que fue la gran meta que no pudo cumplir.

 

“De toda la vida me hubiera gustado concretarlo. Recuerden que soy oriundo de Laja y, le digo algo más, yo soy del otro lado del río, yo nací allá y pasé parte de mi juventud ahí. Por lo cual, sé cómo es atravesar el río en bote, la peligrosidad existente en los inviernos, donde incluso ha muerto mucha gente”, enfatizó.

 

No obstante, el jefe comunal aseguró sentirse igual de reconfortado a raíz de las últimas gestiones en las cuales participó, en donde el ministro de Obras Públicas comprometió recursos para un estudio de prefactibilidad del puente entre Laja y Nacimiento.

 

“Ese día me sentí más feliz que nunca, pues siempre quise esto, porque siendo realista, un mandatario no puede generar una idea y concretar un estudio al respecto, ya que simplemente los tiempos no coinciden, son muy cortos. Por ello, aquí partimos concretamente con la posibilidad de tener un puente, pues se comprometen recursos para el estudio de prefactibilidad y se garantizan otros, de salir favorable, para continuar con el proceso, lo que hace viable un sueño tan anhelado por mí”, resaltó.

 

Tras ello, Pinto abordó la alternativa del puente mecano, contextualizando que no se puede instalar sin un estudio previo. “Yo creo que la gente tiene que tener paciencia, es un sueño que para convertirlo en realidad, se necesitaban varios pasos, todavía puede ser posible, aún no se ha tomado la decisión definitiva. Pero con puente mecano o sin él, se necesitan estudios acabados que arrojen resultados positivos. Vale mencionar que para un puente mecano se necesitan 22 mil millones, y para uno definitivo 35 mil millones, pues es necesario recordar que el viaducto del Ejército es sólo la cubierta, no tiene las bases”, concluyó.

 

 

PUENTE A LA ESPERA

 

En tanto, el puente mecano se encuentra actualmente en periodo de desarme a la espera de la resolución del intendente regional, Rodrigo Díaz, quien deberá definir el próximo 15 de diciembre su futuro emplazamiento.

 

El seremi de Obras Públicas, René Carvajal, detalló cómo van los trabajos de desguace del viaducto. “El desarme del puente se encuentra dentro de los plazos programados, ya tiene cerca de un 60% por ciento de desarme. En la actualidad está siendo depositado en recintos del Ejército, realizando en paralelo los trámites para ser traspasado al MOP, para disponer de él de acuerdo con lo que el intendente señale”, precisó.

 

Cabe destacar que la autoridad regional deberá decidir entre tres grandes propuestas, que son la solicitud de Ñuble, precisamente en la desembocadura del río Itata, el puente Amdel entre Talcamavida y Santa Juana, y el ya mencionado viaducto entre Laja y Nacimiento.

 

A los anteriores se añaden 72 solicitudes para distancias más cortas que buscan conseguir alguna parte del mecano que entregue solución al problema de aislamiento de varias localidades de la región.

 

Consultado al respecto, el director regional de Vialidad, Carlos Sepúlveda, explicó así la diferencia al analizar las propuestas: “los puentes de gran envergadura requieren obras de estas características, como son los más grandes que necesitan una alta inversión en sus fundaciones. En tanto, los puentes mecano menores no requieren mucha inversión, pues estos se apoyan sobre lo existente”.

 

Por último, indicar que para dar respuesta a todas las solicitudes se necesitaría un viaducto de una extensión de más de 5 mil metros, en circunstancias que el mecano tiene sólo mil 500 metros. 

 


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
mopPuente Mecano
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes