lee nuestro papel digital

Reportajes

¿Cuánto cuesta morir en Los Ángeles?: las cifras del negocio del “último adiós”

A su vez, se indagó en métodos alternativos como la cremación, los que tienen costos similares a un servicio tradicional.


 Por La Tribuna

04-11-2016_19-29-4813.0

 

 

Si bien la muerte se ha convertido -prácticamente- en un tema tabú en nuestra sociedad, apareciendo en diálogos acotados y siempre cuando se hace estrictamente necesario, existen fechas como la reciente conmemoración de Todos Los Santos, en que se crea una especie de “reencuentro” con ese destino ineludible, que nos hace plantearnos cómo estamos preparados para ese momento.

 

En ese instante surge un tema aún más incómodo, con respecto a los costos que reporta tan lamentable momento, gastos que muchas veces son desconocidos y mucho menos contemplados.

 

En ese sentido y para saber cuánto cuestan los servicios funerarios en la comuna de Los Ángeles, La Tribuna FinDe realizó una extensa revisión del tema, contactándose con los diferentes actores presentes en el “último adiós”.

 

De esa manera se partió realizando un recuento de las funerarias existentes en la capital regional, llegando a la conclusión que en la comuna únicamente existen tres, siendo estas Ruíz, Villena y Los Ángeles.

 

La mayoría de ellas ofrece un servicio completo, que incluye  la carroza fúnebre, ataúd, el asesoramiento en materias legales y cobro de seguros, los cuales -incluso- pueden ser gestionados por ellos mismos.

 

El valor más bajo del servicio parte en los 400 mil pesos,que en lo general es asumido por la cuota mortuoria de las pensiones del INP o asistenciales. Mientras que el costo va aumentando de acuerdo al tipo de ataúd, siendo los más caros en base a raulí, los que pueden superar los $1.500.000 pesos.

 

 

LOS CEMENTERIOS PÚBLICOS

Siguiendo con la revisión del tema, se hace necesario conocer los precios de los terrenos en los camposantos de la comuna, para lo cual el diario de la provincia se contactó con el administrador del Cementerio General, Alfonso Arriagada.

 

Antes de ello, vale contextualizar que la citada necrópolis no fue elegida al azar, debido a que es la única que aún tiene capacidad suficiente para seguir recibiendo más familias, pues el Cementerio Católico está -prácticamente- sin capacidad.

 

Tras la aclaración, se puede consignar que los terrenos más baratos, que son de 2 metros y familiares (hasta los nietos), tienen un valor que va entre los $550 a $850 mil. En tanto los más caros, con una extensión de 5 metros y también familiares, se empinan $2 millones 100 mil.

 

Con respecto a las formas de pago, estas pueden ser al contado o a cuotas, las que se cancelan de manera directa en el Cementerio General.

 

Vale mencionar que los precios citados no contemplan las mesas y bóvedas, ya que las propias familias deben hacerlas, externalizando su construcción con contratistas.

 

En tanto, si el presupuesto de los deudos no es muy amplio, también existe la posibilidad de arrendar, cuyo costo es de $115 mil por 5 años.

 

Cabe mencionar que este contrato se puede llevar a cabo por 7 meses hasta los años que se estime conveniente, pero nunca esto se traduce en un derecho a compra, pues son sectores sólo para arriendo. 

 

 

CAMPOSANTOS PRIVADOS

 

Debido a la poca capacidad de los cementerios públicos y quizá buscando un espacio más acogedor, algunas familias angelinas también han optado por los cementerios privados.

 

Hasta el minuto en la comuna existen dos, siendo estos Parque del Sur y Parque Santa María de Los Ángeles, ambos gestionados por una página central, http://www.parquesdechile.cl/, que se encuentra en la región metropolitana. 

 

Para conocer los precios se debe llenar un formulario del mencionado portal, habiendo ocho tipos de servicios.

 

El diario de la provincia intentó conocer los valores de las prestaciones, sin embargo, no se pudo lograr antes del cierre de la edición, debido a que sólo entregaban información -detallada- a través de ese canal.

 

 

CREMATORIOS

 

Dentro de las alternativas que algunas personas barajan al momento del “último adiós”, es que los restos de sus seres queridos sean cremados.

 

Si bien hace algunas semanas un documento emanado por la Congregación para la Doctrina de la Fe, que fue avalado por el Papa Francisco, provocó polémica internacional al prohibir ciertas prácticas con las cenizas de los difuntos, sigue siendo una buena posibilidad, tanto para católicos y no creyentes.

 

Pese a ello, en la provincia no existe un crematorio, por lo cual las personas que quieran incinerar su cuerpo a la hora de su muerte, deben contratar los servicios en otra  provincia o región.

 

El más cercano se encuentra a más de 170 kilómetros, en Concepción, cuyos servicios contemplan servicio de cremación, ánfora de cobre, templo ceremonial, sala de estar, velatorio y maestro de ceremonia.

 

Los rangos de los precios van desde los $950 mil a $1 millón 150 mil, dependiendo de su mayor suntuosidad y si son contratados en el momento.

 

Cabe destacar que para arribar al lugar se deberá tener presente el transporte, que correrá dentro de los gastos extras de los servicios de una funeraria, los que pueden ser negociados de acuerdo al precio del ataúd, es decir, a mayor valor, menos valor del viaje.

 

 

¿BUITRES EN LOS ÁNGELES?

 

Aprovechando el tema y para revisar algunas malas prácticas que se generan en el país, La Tribuna FinDe indagó la posible presencia de captadores de funerarias, al interior del hospital base angelino.

 

Tras algunas averiguaciones y sin conseguir un dato certero de la presencia de los conocidos -popularmente- como “buitres”, se optó por consultar directamente al director del plantel de salud, Brian Romero, quien descartó de esta manera su presencia.

 

“Dentro del recinto asistencial no está autorizado el ingreso o presencia de estas personas que realizan estos servicios. Sí está permitida la entrada de aquellos que concurren a retirar los cuerpos con sus familiares. A su vez, no existe ninguna vinculación o conexión con quienes desarrollan estos trabajos”, puntualizó.

 

 

NECESIDAD DE UN NUEVO CEMENTERIO

 

Por último y recogiendo la problemática que los cementerios locales se encuentran en sus capacidades máximas, se indagó con el administrador del Cementerio General angelino, Alfonso Arriagada, la situación.

 

“El cementerio está casi en su cuota máxima, contabilizando entre 45 mil a 50 mil personas sepultadas. (…), sin embargo, esto no implica un inminente cierre del cementerio, pues un 70% de las familias con terreno, pueden ser sepultados ahí”, explicó.

 

De igual modo, Arriagada, comentó que desde el municipio ya se han hecho gestiones para buscar una alternativa, ya que es una necesidad real contar con un nuevo camposanto en la comuna.

 

“Nosotros presentamos un proyecto al FNDR, aproximadamente en el 2008 a 2010, el cual está en revisión y hay seguir dándole  respuesta permanentemente. (…) Estamos viendo que se apruebe pronto, sin embargo, no es un tema que dependa de nosotros”, senteció.

 

 


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
CementeriosFunerarias
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes