domingo 25 de agosto, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Reportajes

Agua potable rural: A pesar de avances, aún falta mucho por hacer en la provincia

Una eficiente administración de la información, y la ampliación de la cobertura en diversas localidades, son unos de los desafíos para mejorar la calidad de vida de las familias.


 Por ALEJANDRA SANCHEZ OCAMPO

28-10-2016_18-29-33APR7-1

Camiones aljibes, norias, pozos, ríos y vertientes, son algunas de las modalidades que usan para abastecerse las familias de la provincia de Biobío que viven en sectores rurales, y que no cuentan con agua potable en sus viviendas.

La provincia de Biobío, tiene cerca de un 45% de ruralidad, por lo que esto se convierte en una necesidad primordial para este segmento de la población, donde escasea el recurso. Situación que, además, se replica en gran parte del país. Según datos nacionales, el acceso a agua potable ha aumentado en más de un 90% para los habitantes de las localidades rurales -desde las década de los 70-, pero aún falta mucho por hacer en esta materia, sobre todo para comunidades pequeñas.

La realidad que viven estas personas no es fácil, ya que algunos deben darse el tiempo de acarrear el agua a sus hogares, y otros –simplemente- dependen de los camiones aljibes, los cuales van cada cierto tiempo, lo que igualmente implica escases del “vital elemento”.

Afortunadamente, existe una alternativa para abastecer a estas localidades: el programa de Agua Potable Rural –APR-, donde se desarrolla un saneamiento de pozos o agua de cauces naturales. Esta iniciativa ha sido muy significativa para las zonas rurales de la provincia de Biobío, sobre todo para su capital, Los Ángeles.

En esta línea, el seremi de obras públicas de la región del Biobío, René Carvajal, explicó que “los sistemas de agua potable que se conocen como APR, buscan poder entregar agua potable en los sectores rurales, donde –habitualmente-, la gente se ha abastecido de agua de los ríos, pozos, vertientes, aguas que no son potables, y que tienen, por cierto, algún grado de problema para la salud, entonces el entregarles agua potable es un paso significativo para la gente”.

A ello, agregó que estos sistemas se construyen con tal nivel de garantía que aseguran la continuidad del agua, y el control, a través de un medidor. También, la regulación del uso de agua que llega hasta su propio domicilio, para que así no tenga que sacar el recurso desde un pozo, o de otra manera. 

 

SU IMPLEMENTACIÓN EN LA PROVINCIA

En la historia del sistema de agua potable rural, que tiene cerca de 50 años, a la fecha, en la provincia de Biobío, se han construido 54 sistemas de APR que ya están en funcionamiento, esto implica 13 mil viviendas y 54 mil beneficiarios. Se está hablando que tienen, más o menos, el equivalente a una cuarta parte de lo que existe en la totalidad de la región.

La situación más particular se da a partir del año 2014 a la fecha, donde se ha logrado construir 6 APR, mejorando lo que se venía haciendo, que era solo una construcción por año.

“Nosotros tenemos en estos dos años 6 APR terminados y funcionando, 4 de ellos en Los Ángeles, 1 en Santa Bárbara y otro en Tucapel, y además, en este minuto en la provincia de Biobío, tenemos en construcción a 3 APR más, que están ubicados en la comuna de Los Ángeles. Es decir, entre el 2014 y 2016 vamos a haber construido y puesto en funcionamiento 9 APR”, enfatizó Carvajal.

Asimismo, añadió que, además, se tienen 7 sistemas de APR más que ya están con todos sus requisitos listos en Biobío, esperando la orden para poder partir. Aparte de eso hay 9 más que se encuentran en la primera etapa de búsqueda de agua y 24 en desarrollo de ingenierías, contó el seremi de Obras Públicas.

“El avance que hemos logrado a partir de marzo del 2014 a la fecha ha sido extraordinario, hemos quebrado todos los record”, destacó Carvajal.

 

LOS MAYORES LOGROS

La provincia de Biobío es una zona que ha sido muy beneficiada durante esta administración, es la zona donde más se ha logrado avanzar, en comparación a las demás provincias de la región.

De este modo, el seremi de obras públicas destacó que se han logrado muchos avances –particularmente- en la ciudad de Los Ángeles, debido a un amplio trabajo, donde, además, el ministerio ha dispuesto más recursos para avanzar.

“Ha sido una prioridad del Gobierno, y en segundo lugar se ha establecido un convenio de alianza con el gobierno regional, para también contar con fondos del FNDR, o sea, hemos logrado juntar recursos no solo de nuestros ministerios sectoriales, sino que también del Gore, y eso también nos permite avanzar”, señaló la autoridad.

De esta misma forma, el secretario regional ministerial agregó que se ha logrado mejorar la capacidad del equipo de trabajo, se han realizado importantes alianzas con los municipios, destacando especialmente a la capital de la provincia de Biobío, por su gran trabajo y entusiasmo para que las zonas rurales de su comuna tengan acceso a agua potable.

“Los Ángeles, está dispuesto de excelentes recursos humanos para avanzar en la solución y cumplimiento de la superación de los requisitos, donde han coincidido otros elementos, y eso tenemos que destacarlo, porque no todos los municipios han entendido que haciendo una inversión con ciertos recursos especiales destinados a este esfuerzo, se puede avanzar mucho más rápido como había ocurrido en la comuna de Los Ángeles, la que nosotros ponemos como ejemplo en este tema”, recalcó.

 

EL ROL DE LOS HABITANTES

Los habitantes tienen un papel tremendamente importante en esta tarea. Porque en estos APR, la misión del estado es construirlo, y lo entrega en administración a la población, por lo que es necesario que exista una población organizada, dispuesta a gestionar, y hacerle la mantención en adelante, “si no está esa organización, aunque exista la necesidad, no construimos el APR, necesitamos una contraparte local, que pueda cautelar, administrar y gestionar, y de ahí entonces están lo que se conoce como los comité o cooperativas de agua, que tienen su propia directiva que administran y mantienen con posterioridad el sistema”, explicó el seremi.

Además, indicó que este es un sistema que desde el inicio del funcionamiento, los vecinos beneficiarios de esta agua potable tienen que cancelar una pequeña suma por el consumo de este recurso, el que administra la propia cooperativa o comité. Convirtiéndose así en una pequeña entidad empresarial sin fines de lucro, que hace la gestión y mantención.

 

DETERMINAR LOS SECTORES Y POSTULAR AL BENEFICIO

La implementación de sistemas de agua potable en los sectores rurales en una importante beneficio para sus habitantes, sin embrago, para esto las comunidades deben emprender un largo camino de trámites para obtener derechos sobre el recurso, y formar una comunidad de usuarios de agua.

En primer lugar, para postular a este beneficio, se debe tener una determinada cantidad de personas o familias que vivan en el sector, esto en base a la densidad existente en un número de kilometraje específico.

Actualmente, el proyecto se encuentra en la fase de las poblaciones semiconcentradas, donde se exige un número menor de familias, las que agrupan desde 80 habitantes, y una densidad mayor a 8 viviendas, ubicadas a un kilómetro de distancia del lugar donde podría situarse una red de agua potable.

Por otra parte, en cada localidad donde se proyecta un Sistema de Agua Potable Rural, se constituye una organización comunitaria denominada comité o cooperativa de agua potable rural, entidad con personalidad jurídica propia.

Ahora, son los mismos equipos de los municipios, quienes están constantemente evaluando sus necesidades, y son ellos los que hacen llegar al MOP las demandas y carencias de sus habitantes.

De este mismo modo, René Carvajal dijo que también hay equipos provinciales del MOP, que están permanentemente trabajando en los sectores rurales, a través de vialidad, obras hidráulicas y dirección general de aguas, donde van estudiando y detectando necesidades, “pero la verdad es que la mayor parte llega por requerimiento de los propios municipios y vecinos organizados”.

 

QUEDA MUCHO POR HACER

Si bien, actualmente, en la provincia se está trabajando en cerca de 63 lugares más, unos pronto a iniciar construcción, otros haciendo pozo; estos se suman, a los anteriormente ejecutado.

Dicha situación no significa que se tenga todo cubierto, en Biobío aún se detecta que aún hay alrededor de 300 lugares más donde debería implementarse nuevos sistemas de APR, de distintos tamaños.

Es por ello que para este 2017 se aumentó la cantidad de recursos de inversión para el ministerio de Obras Públicas, en donde el presupuesto para agua potable rural va a crecer en un 22%, destacó el seremi de la cartera.

Finalmente, subrayó que “entendemos que todavía hay una gran carencia y demanda, pero, además, hemos demostrado que estamos en condiciones de poder avanzar mucho más rápido, y por eso también se disponen de muchos más recursos, que podemos –efectivamente- ejecutarlos, gastarlos e invertirlos en la gente”.


  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes